miércoles, 25 de febrero de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 708, Una vida para honrarme a mi mismo

En éste blog continuo con el punto que he estado caminando de "definir mi puto de partida dentro de mi proceso" de los siguientes días:

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2015/02/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-705.html

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2015/02/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-707.html

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido valorar como "importante" ser apreciado y respetado por mis compañeros de la escuela y por las personas en mi entorno, con lo cual, veo como al haber definido el respeto con la idea de tener "mucho conocimiento e información", me enfoqué completamente en la adquisición y acumulación del mismo en lugar de verdaderamente enfocarme en mi proceso de aplicación práctica en y como la honestidad conmigo mismo

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido relacionar "el ser respetado y apreciado" con tener mucho conocimiento e información, donde puedo ver como valoré más una personalidad, que una vida de principios y por lo tanto

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido honrarme a mi mismo al honrar una vida de principios en y como la Unicidad y la Igualdad, en y como la honestidad con uno mismo, para en ello poder vivir una vida que pueda de hecho ser independiente de cualquier forma de respeto o aprecio externo, de modo que yo vivo ese aprecio y respeto por mi mismo al vivir éstos principios incondicionalmente en todo momento

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido darme cuenta que caminar los principios incondicionalmente me permite abrir y explotar mi potencial incondicionalmente, de modo que no me veo ya dependiente en forma alguna de pensamientos, sentimientos o emociones externos, sino que yo me dirijo incondicionalmente en todo momento

Me comprometo conmigo mismo a vivir en y como el Principio de explotar mi máximo potencial en todo momento, lo cual veo y entiendo es una vida en y como la honestidad conmigo mismo, viviendo y haciendo lo que veo y me doy cuenta puede realmente traer un mundo que sea el mejor para todos como lo querría para mi mismo.

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido darme cuenta que ésta es la última vida para poder de hecho levantarme y honrarme a mi mismo como vida viviendo siempre en la consideración de todo lo físico en y como la Unicidad y la Igualdad, dejando ya ir la mente, para poder traer la mejor versión de mi en todo momento, una versión que ya no es dirigida de forma automática por pensamientos o impulsos de ningún tipo, sino que de hecho vive y expresa lo que es en todo momento incondicionalmente