jueves, 15 de enero de 2015

Mi Jornada hacia la Vida, Día 670, Una caminata por la Sierra de Oaxaca



Hola a todos, finalmente de vuelta tras una breve ausencia. En ésta ocasión salí con mi pareja a visitar el estado de Oaxaca lo cual nos dio una gran oportunidad para poder llevar a practica (aunque por condiciones un tanto controladas por decirlo de alguna manera), lo que significa "vivir con alguien".

Por supuesto el viaje fue un gran deleite para ambos, tanto para conocer diversos lugares como para llegar a colocarnos en diversas experiencias que trajeron una infinidad de memorias que estuvimos caminando y referenciando el uno con el otro y que de hecho estaremos compartiendo en blogs por venir.

Por supuesto el conflicto y la resistencia no se hicieron de esperar en diversos momentos a lo largo del viaje, tanto en nuestras discusiones sobre algún punto que emergía, como en relación con el dinero, lo cual fue algo verdaderamente fascinante de verlo particularmente a lo largo del viaje, en términos de como una experiencia de "preocupación" vendría en ambos en el momento de hacer cuentas y calcular nuestros gastos para evaluar si nos sería posible quedarnos aquí o allá, etc.



Y es decir, es interesante porque éste viaje lo planeamos con casi 6 meses de anticipación, realizamos nuestras reservaciones y demás cuestiones, y realizamos los pagos necesarios, sin embargo, cuando ambos calculábamos una cantidad..., resultaba que viajábamos cortos de presupuesto y aún así nos fue necesario solicitar que nos enviaran efectivo una vez estando por allá... en fin

Particularmente encontré realmente fascinante el poder tener ésta oportunidad de ver como en cada momento que algo surgía, ambos nos empujaríamos para traer algún punto que notaríamos en cualquier momento o entre cualquier comentario u observación, y poder realmente vivir el proceso en cada momento teniendo a un apoyo constante que vendría del uno al otro de forma directa, y donde al principio ambos tendríamos gran resistencia de abrir algún punto, poco a poco fue dando lugar a una apertura más incondicional e íntima de los puntos que caminábamos, los cuales fueron desde memorias y pensamientos relacionados con experiencias pasadas, hasta el apoyo físico, donde "B" aprendió a nadar (y aprendió a hacerlo en el mar, lol) con la asistencia de las herramientas del respiro, y el perdón a uno mismo, donde no se daría la oportunidad de seguir sintiendo miedo y yo trataría de apoyarla para permanecer consciente, confiada en si misma en todo momento, y lo mismo haría ella conmigo en momentos donde haríamos un poco de ejercicio para darnos un poco de calor en medio de la Sierra de Oaxaca, ya que hacia un montón de frío, lol




Disfruté mucho el poder abrir el perdón a uno mismo con otra persona incondicionalmente, estando consciente de que ésta persona camina dentro de y como las mismas herramientas, porque eso dio poco a poco la confianza en cada uno para poder abrir puntos cada vez más "enterrados o complejos" que normalmente habríamos guardado para nosotros mismos, y como he dicho, serán puntos que estaremos compartiendo en posts por venir, particularmente en nuestros blogs personales.

Continuaré en otro momento. Saludos