jueves, 1 de enero de 2015

Mi Jornada hacia al Vida, Día 668, La Diferencia entre un deseo y un compromiso

Cada año en la fiesta de año nuevo, hay una tradición que particularmente ha empezado a llamarme la atención desde que inicié mi proceso con Desteni, y ésta tradición es la de "los 12 deseos".

Si te das cuenta, en realidad éstos 12 deseos muchas veces tienen que ver con cosas que a las personas les gustaría "traer a su vida o CAMBIAR DE SÍ MISMOS", sin embargo, tal pareciera que en gran parte de las ocasiones éstos "12 deseos" siguen más la suerte de "una esperanza" que es colocada en el deseo mismo, como "esperando que algo externo realicé por ellos aquello que quieren para si mismos"

En realidad, creo que ésta tradición podría ser redefinida por "los 12 compromisos", porque, si hay algo que he llegado a comprender dentro de éste proceso, es que el cambio es en definitiva algo que no puedes como "simplemente esperar o desear que ocurra", (en realidad el desear que ocurra prolonga más tu propia aplicación, porque te limitas a dejarlo en tu mente como una proyección futura en lugar de un movimiento aquí en el momento), es decir, imagina lo que sería la redefinición de ésta tradición, donde las personas exploran detallada y honestamente consigo mismos que es aquello que quieren para si mismas y en ello, definen "un propósito dentro de ese cambio, un punto de partida que les permitirá vivir esos compromisos", y en ello se comprometen a hacerlo en ese nuevo año, como una lista de aquello que verdaderamente se comprometen a cumplir.

Y es decir, si te das cuenta, la tradición en sí ya se encuentra establecida, es simplemente cambiar nuestro punto de partida dentro de la misma.

Así que dentro de los próximos blogs estaré compartiendo mis 12 compromisos de Año nuevo y expandiré sobre como voy a realizar cada uno de éstos de modo que pueda garantizar por mi mismo su realización.

Continuo en el próximo post