martes, 30 de diciembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 667, Aprendiendo a Tatuar pt4

(Antes que nada, disculpen la calidad de la fotografía, fue realizada en condiciones "poco propicias", veré la posibilidad de subirla posteriormente)

Ok, el día de hoy fue mi "examen final" de tatuaje, me levanté temprano para empezar a practicar el diseño que me habían encargado, primero me puse a dibujarlo unas 3 - 4 veces para poder modificar un poco el diseño original, y así hacerlo ver más como lo que se pretendía que fuera, "una libelula".

Al salir de mi casa, también me había asegurado de practicar el diseño un par de veces en piel de puerco (lo cual es como lo más similar a la piel humana), una vez lo hube dominado y entendido, salí de mi casa y me fui al encuentro con la persona a quien tatuaría el diseño, una amiga mía que - muy valientemente - se prestó a ser el "lienzo" para el trabajo.

El diseño original estaba pensado ( o lo realicé pensando, lol) para abarcar una considerable parte de la espalda poco más abajo de la nuca, sin embargo, mi cliente tenía otros planes..., fuimos a realizar una reducción del diseño cercana al 50% de la idea original, lo cual ciertamente... aumento un poco el grado de dificultad de aquel primer diseño.


Tenía pensado emplear una aguja considerablemente grande (una linea del no. 7) con la cual fue de hecho que practiqué el diseño, sin embargo, pese a las condiciones que ahora se presentaban, fue necesario emplear una linea bastante fina (una linea del no. 3) lo cual implicaba un trabajo bastante preciso y delicado.

Fue realmente todo un desafío, porque ésto demandaba de mi parte una considerable precisión, y empecé a ponerme nervioso, empecé a respirar para calmarme y preparé mi equipo y mi mesa de trabajo, de igual forma preparé la piel con el extensil que necesitaba seguir, y empecé a tatuar.

Empecé despacio, tomando el tiempo que fuera necesario para poder dejar las lineas lo más precisas posibles, procurando respirar en cada trazo que hacia, para poder tener el mayor control sobre la mano a pesar de la vibración y peso de la máquina.

Ésta clase de trabajos debería poder resolverse en no más de 30 minutos, sin embargo, sinceramente me llevó 2 horas resolverlo, y el resultado particularmente fue bastante cool.

Mi maestro finalmente le hizo un regalo a mi amiga, (que desafortunadamente en la fotografía parecen unos manchones a como realmente se ven) una técnica conocida como "de acuareleado" en su tatuaje, lo cual le dio un realce muy interesante.

Ésta ha sido solo mi primera prueba, y mi primer trabajo de tatuaje profesionalmente hablando, aún hace falta practicar mucho, perfeccionarme en diversos aspectos. Sin embargo, ésta experiencia me ha servido para entender todo el "trabajo interno" que realmente uno debe realizar no solo para llegar a dominar la técnica, sino para llegar a dominarse a uno mismo. Espero un día lograr hacer trabajos tan profesionales como aquellos que nos deleita ver en las páginas de profesionales, pero hasta entonces, seguiré practicando.