domingo, 28 de diciembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 665, Consecuencias de no aplicar Sentido Común

El día de hoy por la mañana, salí a dar una vuelta con Luna (la perrita que vive conmigo) como lo hacemos diariamente, y en el suelo se podían notar grandes pilas de hojas que habían sido arrastradas por el viento, sin embargo, entre las hojas pude notar a una pequeña ave, apenas un polluelo, su plumaje ya se encontraba bastante denso, sin embargo se podía notar que éste era un plumaje relativamente nuevo por la condición del mismo. No soy un experto en aves, solo diría que una suerte de pichón.

Esa mañana (como suele serlo en ésta temporada del año) hacia un viento considerablemente frío, y no me costó mucho trabajo imaginar lo que había pasado con él; Luna se acerco para olerlo y él simplemente aleteo con toda su fuerza (sin poder levantar vuelo) y Luna se alejó de un brinco hacia atrás.

Desde luego vino a la mente la idea de llevarlo conmigo; sin embargo, ya he compartido ésta clase de experiencias antes, es decir, pude recordar en ese momento a todas las aves que había rescatado antes, ninguna ha sobrevivido, perros y gatos es otra historia, pero aves...

A excepción de un periquito australiano que en alguna ocasión llegó volando hasta uno de los balcones de la casa, por lo cual asumo que se escapó de alguna otra y permitió no solo que le diéramos de comer sino que lo colocáramos en una jaula y lo adoptáramos, y un colibrí que en alguna ocasión recogió mi padre fuera de su trabajo y lo mantuvo consigo dentro del bolsillo de su camisa alimentándolo con una taparrosca de refresco con agua y miel (el cual a los pocos días liberamos por supuesto), son los únicos casos que han sobrevivido. Por ello, decidí que no lo llevaría conmigo a mi casa.


Pude notar que estaba tratando de "brincar" dentro de una pequeña barda enrejada, de esas que consisten de una alineación de unos gruesos tubos que dejan ver al interior, éste de una escuela particularmente. Me acerqué a él, y le dije: "Puedo ayudarte a cruzar, ¿Quieres que te ayude?".

Descendí mi cuerpo suavemente hasta adoptar un posición de cuclillas, extendí poco a poco mi mano hasta él y para mi sorpresa, subió a mi mano; como dije: solo lo ayudé a cruzar, lo deposité en el otro extremo de aquella precipitada barda que no era capaz de subir, dí la vuelta y me fuí.

El andador es un trayecto recto que termina con dos avenidas cruzándolo en cada trecho, y no salgo de allí cada vez que le doy la vuelta a Luna, así que, fue inevitable encontrar mi camino de vuelta por el mismo trayecto de vuelta, tardé cosa de 15 minutos en el primer trayecto de ida, y al volver, me asomé por las rendijas de aquellos gruesos tubos, y pude ubicarlo a cosa de 1 metro y medio de donde lo había dejado en el suelo, moviendo las alas agonizante.

Por un momento me invadió el deseo de "salvarlo" y estaba pensando en alguna forma de brincar la barda para poder llegar a él, lo cual era en realidad una tarea bastante complicada puesto que no había un punto de apoyo para poder sujetarse, ni siquiera los tubos mismos lo permitían por su grosor además de su inconveniente alineación vertical.

Me detuve por un momento a considerar la situación, y ver lo que estaba haciendo, así que me pregunté: "¿Realmente podrás salvarlo? Supon que saltas la barda y lo llevas corriendo a casa... ¿luego qué?" Con esa pregunta simplemente detuve mis esfuerzos y me limité a presenciar los últimos momentos de agonía de aquella ave. Una vez se hubo detenido continué mi camino.

No lloré, ni siquiera miré hacia atrás, no había nada que hacer ya, y no obstante en mi mente seguí planteándome las condiciones de la situación per se desde el primer momento, levanté la cabeza y pude notar que el sol empezaba a asomarse por el horizonte (un poco tarde pensé...) y allí fue donde me dí cuenta... es decir, evidentemente tenía frío como lo había intuido en un inicio, todo lo que necesitaba era calor... al menos hasta que el sol saliera lo suficiente para poder acobijarlo, por decirlo de alguna manera.

"Tal vez habría bastado con que lo acercara a mi cuerpo una vez lo tuve en mis manos y lo hubiese mantenido abrazado entre mis palmas para darle un poco de mi calor", por simple "sentido común", si tienes frío ¿que necesitas? Calor, eso era todo... y por supuesto continué recriminándome ésto por el resto del trayecto hasta mi casa "Es por ésto que la gente muere en el mundo pensé, porque no nos ponemos en el lugar del otro" soluciones por sentido común es pensar "con un poco de calor puede restablecerse", "la falta de sentido común es lo que mata a la gente".

A lo largo del día estuve enfrentando diversos puntos, entre ellos algunos con relación a mi propia aplicación, mi falta de disciplina y responsabilidad dentro del mismo, y pareciera en verdad irónico como algo en apariencia tan "insignificante" como un ave puede mostrar tanto de mi... en términos del simple sentido común que me ha hecho falta aplicar dentro de mi propio proceso, la aplicación de la honestidad conmigo mismo en cada momento.

A todo ésto solo puedo decir que me ha hecho falta constancia y consistencia en demasía.

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado darme cuenta que aquella ave solo requería de calor, no requería que la llevara conmigo ni que la alimentara o algo, simplemente requería un poco de calor, es por eso que el lugar donde la encontré posteriormente fue cercano a la esquina de un muro que formaba una cuña que la "protegía del frío", y puedo ver como por mi falta de sentido común, ésta ave en realidad podría haberla ayudado, no sé hasta que punto pero podría haberla ayudado, sin embargo, por haberme dejado dirigir por mis memorias, por mis pensamientos, por los sentimientos y emociones en lugar de enfocarme en lo físico, fue que de hecho fallé para ayudar a aquella ave

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado dejar que las memorias y experiencias con anteriores aves, influenciaran sobre mi decisión y punto de apoyo para ésta ave, puesto que puedo ver que a pesar de que en el primer momento podía ver la simpleza de la dificultad de aquel problema, dejé que experiencias pasadas determinaran/dictaminaran el resultado en ésta ocasión y me dí por vencido desde antes de comenzar

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado hacerme a mi mismo "una víctima del pasado", donde me he definido dentro de éste como "incapaz de resolver o enfrentar tal o cual punto", cuando en realidad en lugar de enfrentar y reconocer el hecho de que no tomé responsabilidad en el pasado siendo yo quien provocó el resultado en la gran mayoría de las situaciones (sino es que en todas), nuevamente me he definido de acuerdo a tales puntos y en ello me estoy llevando a mi mismo a repetir los mismos errores una y otra vez en lugar de buscar soluciones y resultados eficientes ante aquellos problemas dentro de mi mundo y realidad para asegurarme de no repetirlos nuevamente

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado darme por vencido antes de siquiera comenzar al hacer caso de mis memorias y experiencias pasadas en donde esencialmente me dije a mi mismo: "jamás podrás ayudar una ave, es demasiado difícil para ti", aunque la realidad es que, jamás fue fácil realmente, es decir, cuidar perros o gatos fue igual de difícil que cuidar de cualquier otro ser, y no porque haya "fallado" en el pasado significa que lo haría de nuevo; nuevamente puedo ver aquí que el resultado de ésta experiencia fue consecuencia de mi pereza mental para realmente buscar soluciones, para traer el cambio dentro de mi mismo diciendo: "No más"

Me perdono a mi mismo que no me he permitido y aceptado ser verdaderamente serio en mi proceso, enfrentando cada memoria y cada pensamiento en el momento que surgen, cada experiencia emocional y sentimental, de modo que no permita que éstas cosas sigan ocurriendo dentro de mi mundo y realidad que es donde de hecho puedo hacer un cambio, sin embargo si no aplico sentido común y honestidad conmigo mismo en cada momento y empiezo a asistirme y apoyarme a mi mismo en cada momento, ¿cómo voy siquiera ayudar en las cosas "más pequeñas y aparentemente insignificantes" si primero no me estoy asistiendo y apoyando a mi mismo

Me comprometo a no dejar que las memorias me definan o limiten en mi aplicación, sino que me doy la oportunidad de caminar fuera de tales definiciones para poder caminar seguro de mi mismo aquí, en el momento, sin ya ir en posesiones de culpa y victimización con relación al pasado que solo continúan evitando mi completa aplicación dentro del mismo proceso

Me comprometo a no darme por vencido antes de iniciar, sino a buscar soluciones que me permitan resolver el problema de forma distinta, tomando responsabilidad por mis acciones para garantizar de ésta forma que sea verdaderamente eficiente al enfrentarlo en la oportunidad que se me presenta ahora