domingo, 21 de diciembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 658, Aprender a no tomarme mi Mente de forma personal



Algo bastante cool que ocurre cuando venimos a visitar a mi abuela, es que tengo la oportunidad de platicar con mi padre; es decir, cuando estamos en casa, raras veces tenemos la oportunidad de platicar o contarnos realmente algo, así que éstos días/momentos, son en realidad bastante provechosos cuando salen cosas en la plática como lo que ocurrió el día de hoy.

Estábamos sentados a la mesa con mi abuela y con algunos primos que vinieron a visitarnos de Quebec (Canadá), y mi padre comenzó a platicar diversos aspectos de su infancia con los cuales pude “relacionarme” de forma bastante cercana, en términos de ver como mi actitud realmente se asemejaba a la suya en diversos sentidos, (muchos más de los que realmente habría imaginado) 

Y es decir, éste momento fue ciertamente muy interesante porque, podía notar como a lo largo de mi vida, tales patrones que había estado experimentado desde mi infancia, solía tomármelos bastante personales en términos de que sentiría una gran culpa y vergüenza con respecto a éstos momentos y situaciones dentro de esos patrones mentales. Uno de ellos por ejemplo siendo ésta personalidad "presumida" que tendría cuando era niño, en donde trataría de quedar "bien con mis compañeros de la escuela" a través de conseguir "cosas que ellos valoraran" para sentirme bien conmigo mismo, donde aparentemente el valor de la cosa pasa a ser/formar parte de mi identidad al usarlo... lo cual es verdaderamente interesante.

Y menciono ésto porque, mi padre me compartió una experiencia donde él hacía exactamente lo mismo... le habían regalado un suéter que se lo habían traído de Estados Unidos, y el se los mostraba a sus compañeros en, ya sabes, "ese tono" presumido...

De hecho aprovecho éste momento para abrir un punto que está emergiendo a medida que escribo ésto, y es el hecho de que, antes de escribir ésto, no estaba seguro de si debía o no compartirlo, sin embargo, la realidad es que invariablemente de lo que compartiera, las personas leyendo ésto, probablemente solo lo habrían tomado como "un punto más, o solo una experiencia sin la mayor trascendencia", sin embargo, aquí estoy yo dándole una gran relevancia, y antes que escondiéndolo de los demás, en realidad escondiéndolo de mi mismo porque soy yo el que "duda si debería compartirlo", es decir, sentía vergüenza de compartir la clase de experiencias que compartía mi padre. y estaré expandiendo más sobre éste punto a medida que camine a través del mismo, sin embargo, volviendo al punto principal de éste post particularmente.

Ésta clase de cosas siempre las he visto en mi familia, sobretodo en mi abuela... , existe una gran "envidia, celos, egoísmo" hacia las cosas de los demás, y es como que nos definimos tanto por éstas...

Y es por eso que, en ese momento, mientras mi padre estaba compartiendo sus experiencias, podía ver como todas éstas actitudes, se reflejaban o reverberaban en y como las mías de tal suerte que, en realidad, pude entender como éstas fueron "programadas" términos de como en realidad, el origen de todas éstas actitudes ciertamente derivan de mis padres, y en ese momento pude ver claramente que éstas simplemente son eso, un programa, y pude entender como en realidad fueron cosas que han pasado de generación en generación, porque a medida que estábamos discutiendo en la mesa, y estando mi abuela, mi padre y las hermanas de mi abuela y otros familiares sentados a la mesa, podía ver las dinámicas de la forma en que habían estado llevando sus vidas toda su vida, porque de igual forma mi abuela estaba trayendo memorias de mi abuelo, y de sus actitudes, etc., así que, pude entender que, no había necesidad de tomarme éstas personales...

Y es interesante porque, siempre me he tomado éstas cosas personales, por el hecho de que, siempre las consideré como "muy mías", es decir, en términos de creer que eran realmente yo, y al identificarme con éstas de tal forma, es decir, es como si esa... avaricia, envidia, egoísmo que veía en mis actitudes fuesen algo que, eran como tan yo, que es "todo lo que hay", sin embargo, al ver a mi abuela, a mi padre, y las actitudes y comportamientos que estaban saliendo dentro de tales conversaciones, podía entender y ver el origen de todas éstas.

 Y a su vez, pude entender que la culpa y la vergüenza que experimentaba con relación a esos momentos, era en realidad innecesaria, porque de hecho comprendí que aquello que había estado haciendo, proviene consecuente de cosas que en realidad no determiné por mi mismo, y es decir, tampoco voy a negar o ignorar el hecho de que se han convertido en una parte de mi debido a que he participado en pestas una gran parte de mi vida, sin embargo, ahora me veo impulsado por un nuevo... punto de partida por así decirlo, y éste es: "la curiosidad", la curiosidad de ver quien sería yo ahora que he identificado éstos patrones, y quien sería si me doy a la tarea de dejarlos ir incondicionalmente, para poder ver, "quien soy yo" y qué queda de mí más allá de eso.

Continuo en el próximo post