sábado, 6 de diciembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 641, El Camino fuera de la Vergüenza pt2



Esta publicación es la continuación de éste post:

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2014/12/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-639-el.html

Así que,para un "trasfondo completo de lo que se discutirá aquí, te sugiero vayas a leer ése post antes de continuar con éste.

Un aspecto interesante de mi relación a la vergüenza, ha sido entender como la culpa, es decir "la proyección de la culpa hacia los demás" solo ha servido para en realidad alimentar mi propia vergüenza interna, ¿Cómo es ésto?

Al momento de culpar a otra persona, lo que en realidad uno está haciendo es "responsabilizar a otras personas de nuestra experiencia interna", sin embargo, si pusiste atención al inicio, ¿Cual fue uno de los puntos que mencionamos con relación a los deseos?

"Una de las cosas más básicas acerca de, digamos la "lógica de los deseos", reside en el hecho de que "si lo deseas, es porque aún no lo tienes", y a ésto evidentemente uno no se imagina el daño que en realidad uno es susceptible de apropiarse cuando uno empieza a desear encontrarse en una determinada posición con relación a los demás, y sobretodo lo mucho que entonces puede afectarnos lo que nos digan otras personas, y ésto por consecuencia misma de los deseos.

Imagina que tienes el deseo de ser aceptado y reconocido dentro de un grupo en particular, ¿qué estás haciendo allí? bueno, de entrada, en el deseo mismo de ser aceptado por los demás, estás "firmando un contrato" con tu mente, en donde 1.- no estás aceptándote a ti mismo, porque tu lógica mental, sigue la idea de: "ok, quiero ser aceptado", pero si tu dentro de ese "deseo" no te encuentras claro en relación con quien eres y como quien eres es inamovible invariablemente a las condiciones del entorno, entonces, esa "búsqueda por aceptación" se convierte en tu camino hacia la experiencia de la inferioridad

2.- Dentro de tal búsqueda de aceptación, estás haciéndote a ti mismo inferior (siguiendo la lógica del primer acuerdo) ¿por qué? porque al no aceptarte a ti mismo, esencialmente lo que estás diciendo es que lo que eres "como quien eres", no es suficiente para ti, ya que aparentemente necesitas o requieres la aceptación o integración dentro de un grupo en particular para poder aceptarte a ti mismo, y por consecuente te vuelves susceptible de juicios de valor hacia tu persona/tu presencia, que harán más complicado tu relación dentro de tal o cual grupo.

3.- A razón de ésta inferioridad, te vuelves más vulnerable ante críticas, juicios de valor, categorizaciones, y por consecuente, es muy probable que entonces vayas en "el deseo de satisfacer a éstas personas" convirtiéndote en una "imagen" que pueda ser aceptada o apreciada por ellos en una u otra forma."


Entonces, ¿qué hace uno en realidad al culpar o responsabilizar a otras personas por la experiencia de vergüenza, miedo, amor, etc.? En realidad solo justificas tus propios deseos, y en lugar de entender o cuestionar: ¿Cómo y por qué es que has "deseado tales deseos"? Alimentas tu propia experiencia de inferioridad, tu propio auto-rechazo, y por consecuente, la experiencia de la vergüenza se ve alimentada porque en la mente, la vergüenza es como... es como si te vieras a ti mismo, y pudieras ver tu ADN, y estuvieras viendo ésta inferioridad en tu ADN como una experiencia inherente a tu propia eseidad, como si por consecuencia misma de la propia existencia uno fuese una critatura inherente e inexplicablemente inferior... lo cual es en realidad una falacia


Al llegar a mi proceso, uno de los puntos recurrentes que solían tomar dentro de mi mente era pensar que "he llegado a ser como soy porque así me hicieron mis padres" o "tengo éste miedo porque aquella persona me molestaba en la escuela", esa clase de culpa y tendencia de responsabilizar a otros por las experiencias dentro de la propia mente, sonaban siempre como "bastante válidas" desde la perspectiva de que al momento de recordarlas, relacionaba la experiencia con la persona, y entonces tendía a definir a ésta persona como "el origen de dicha experiencia", es decir "claramente su imagen está en mi mente así que él/ella tuvo algo que ver con ésta experiencia".

Sin embargo, si te das cuenta, aquellas personas a las cuales uno relaciona tal experiencia, en realidad "ya no están allí", es decir, si en verdad una persona puede provocar la experiencia de vergüenza, miedo, culpa, amor, etc., tendría que ser "solo en presencia de aquella persona que uno experimenta dicha experiencia, o bajo situaciones similares", sin embargo aquí estaba, alejado de todas esas personas, que en realidad no volví a ver en años consecutivos, y estaba aún experimentando esta vergüenza, sintiendo esas experiencias todo el tiempo, reviviéndolas dentro de nuestra mente cada vez que recordaba tal o cual suceso, pero en realidad, dentro de esas memorias no era en realidad "yo recordando lo que otros me hicieron, sino que recordaba lo que yo "viví, permití y acepte" dentro de un determinado momento, y por consecuente, obviamente todo lo que yo no hice para cambiarlo.

Y es decir, era bastante evidente ¿por qué? Porque aún seguí deseando los mismos deseos, y por tanto todas las experiencias se vuelven "aparentemente significativas" porque toda la carga simbólica está ligada a la firma de tales deseos como relación energética en nuestra mente, como nuestra propia memoria, y es decir, todo lo que tales "experiencias dejan como traumas", se vuelven como un punto de "referencia" sobre el cual creamos nuestro actual "quien yo soy", así que en tanto el actual "quien yo soy" aparentemente como el ego, siga diciendo "es que soy como soy porque así me hicieron", No, en realidad entiendase que en realidad nosotros SOMOS LO QUE HACEMOS CON LO QUE HICIERON DE NOSOTROS.

A lo que me refiero con ésto es que, si bien es cierto, que cuando somos niños absorbemos toda la información y ejemplos de nuestro entorno como esponjas, es decir, una vez alcanzada determinada edad en donde ahora "eres consciente de tales consecuencias, de tales eventos, y de las cosas que no se te dieron a conocer antes", eso evidentemente te hace ya "responsable de tu propia consciencia", eres capaz de decidir sobre tus propias experiencias y pensamientos, puedes ya decidir "quien eres o quien vas a ser", y si no puedes... entonces simplemente estás rechazando aún tu propia responsabilidad por tu propia existencia y en ello estás aún dejando que sea por consecuencia de factores externos que éstos determinen quien eres o debes ser aparentemente, solo porque otros lo dicen... es tan absurdo como preguntarle a otras personas si deberías hacerte un tatuaje sabes? es decir ¿no eres tú quien decide qué rayos va a poner en su piel y tal vez por el resto de tu vida?

La vergüenza es algo que aún enfrento hoy día, porque la relación a todo aquello que me permití y acepté ser, ha sido extensa... verdaeramente extensa... , y es decir, mientras escribo ésto, puedo ver que, las memorias se convierten como en una "referencia de quien soy", por tanto, en tanto siga trayendo esas memorias, estaré sujetándome al pasado, a mi experiencia de vergüenza y a mi propia mente...

Continuo en el próximo post.