viernes, 5 de diciembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vída, Día 639, El Camino fuera de la Vergüenza

Me gustaría compartir un punto que ha sido, podría decir que, una de las partes más fundamentales que constituyeron mi punto de partida al llegar a éste proceso y ha sido una de las partes y procesos más significativos que he caminado con el tiempo.

Y éste punto es con relación a la experiencia de la vergüenza, la cual fue, una experiencia bastante prominente dentro de y a lo largo de mi vida debido a diversas consecuencias que fui creando con el tiempo; ahora, a lo que me refiero con "fui creando con el tiempo", es al hecho de que, particularmente no podría "entender" el origen de la experiencia de inferioridad y la timidez dentro de mi mismo, ya que éstas son cosas que en realidad asociaría más con una suerte de "naturaleza implícita en la personalidad del individuo por así decirlo", ahora con la vergüenza ocurriría algo interesante porque, ésta devendría relacionado con diversos eventos o situaciones en las cuales inclusive "por consecuencia de éstos complejos de inferioridad y timidez" como que, tendrían un impacto ciertamente específico dentro de tales eventos o situaciones en las cuales, uno podría decir que, las cosas no saldrían como lo esperaba.

Y sin embargo, como he dicho, no seria capaz de "asociar" el origen de tales experiencia dentro de la inferioridad y la timidez con, la "responsabilidad que en realidad yo tenía por cada evento" en el cual yo construía cada vez más y más ésta experiencia dentro de mi mismo, porque en realidad no podría ver como a consecuencia de mis propios deseos, de mis propias expectativas, es que por consecuencia estaba alimentando éstos complejos de inferioridad.

Una de las cosas más básicas acerca de, digamos la "lógica de los deseos", reside en el hecho de que "si lo deseas, es porque aún no lo tienes", y a ésto evidentemente uno no se imagina el daño que en realidad uno es susceptible de apropiarse cuando uno empieza a desear encontrarse en una determinada posición con relación a los demás, y sobretodo lo mucho que entonces puede afectarnos lo que nos digan otras personas, y ésto por consecuencia misma de los deseos.

Es decir, trasladando ésto a otras palabras, imagina que tienes el deseo de ser aceptado y reconocido dentro de un grupo en particular, ¿qué estás haciendo allí? bueno, de entrada, en el deseo mismo de ser aceptado por los demás, estás "firmando un contrato" con tu mente, en donde 1.- no estás aceptándote a ti mismo, porque tu lógica mental, sigue la idea de: "ok, quiero ser aceptado", pero si tu dentro de ese "deseo" no te encuentras claro en relación con quien eres y como quien eres es inamovible invariablemente a las condiciones del entorno, entonces, esa "búsqueda por aceptación" se convierte en tu camino hacia la experiencia de la inferioridad, aunque la realidad es que si te aceptas a ti mismo, la aceptación de otros se vuelve irrelevante/intrascendente (más adelante explicaré por qué) ahora, ¿quien rayos puede decir que era claro/inamovible en el entendimiento de lo que uno es o quien uno es cuando somos niños? Es una etapa bastante... vulnerable, y los medios de comunicación lo saben...

2.- Dentro de tal búsqueda de aceptación, estás haciéndote a ti mismo inferior (siguiendo la lógica del primer acuerdo) ¿por qué? porque al no aceptarte a ti mismo, esencialmente lo que estás diciendo es que lo que eres "como quien eres", no es suficiente para ti, ya que aparentemente necesitas o requieres la aceptación o integración dentro de un grupo en particular para poder aceptarte a ti mismo, y por consecuente te vuelves susceptible de juicios de valor hacia tu persona/tu presencia, que harán más complicado tu relación dentro de tal o cual grupo.

3.- A razón de ésta inferioridad, te vuelves más vulnerable ante críticas, juicios de valor, categorizaciones, y por consecuente, es muy probable que entonces vayas en "el deseo de satisfacer a éstas personas" convirtiéndote en una "imagen" que pueda ser aceptada o apreciada por ellos en una u otra forma.

Y es decir, este particularmente fue un proceso en mi vida que llevó bastantes años, siguiendo exactamente el mismo principio; sin embargo, el resultado al final sería que particularmente, la aceptación de uno mismo se convertiría en un punto... digamos bastante lejano para ser siquiera percibido.

Continuo en el próximo post