miércoles, 3 de diciembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 637, El Regalo de la Depresión



Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado permanecer deliberadamente triste y deprimido para poder seguir jugando el papel de víctima dentro de mí propia mente con relación a mi situación dentro de mí mundo y realidad, a fin de justificar el no cuestionar el origen de todo ello, y reconocer que en realidad soy yo quien lo estaba creando dentro de mis propias fantasías, creencias, ideas y auto engaños, y en ello, de igual forma justificar dentro de mí que “aparentemente la razón de mi tristeza se debía a la insatisfacción de mis deseos y fantasías” con lo cual de igual forma continuaba “validando” dentro de mí mismo la idea de que “necesito o dependo de tales deseos para poder encontrarme satisfecho conmigo mismo”, sin ver y darme cuenta que, en realidad ha sido a razón de los deseos, creencias e ideas que me encuentro tratando de alcanzar y validar, que yo mismo estoy creando ésta experiencia de insatisfacción personal dentro de mi mismo, puesto que no me veo como aquello que deseo, o me veo como “inferior a la proyección de tales deseos”, los cuales al mismo tiempo se presentan como “una ilusión que puede ser alcanzada” y en ello que puede ser creada, sin entender que en realidad permanece siempre como una ilusión.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que necesito satisfacer las ilusiones y deseos que he proyectado en mi mente para poder sentirme satisfecho conmigo mismo, sin darme cuenta que el origen de mi insatisfacción personal se debe principalmente por consecuencia de crear, mantener y creer en dichas ilusiones/fantasías/deseos y por lo tanto

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que necesito convertirme en la imagen de los deseos, las fantasías, las ilusiones para poder aceptarme a mí mismo, porque aparentemente, solo así puedo llegar a ser “reconocido y apreciado”, ya que, puedo ver como todos en éste mundo existimos siguiendo éstas fantasías e ilusiones” y por lo tanto lo que es valorado, es la fantasía y la ilusión más que la vida misma, y es por consecuencia de esas ideas, creencias, percepciones que toda mi atención estaba enfocada directamente sobre esos puntos y no sobre mi mismo para poder llegar a desarrollar mis habilidades y capacidad crítica dentro de la escuela y en todos los aspectos de mi vida, con lo cual, me doy cuenta que, no necesitaba llegar a “convertirme en algo” sino que ya soy todo eso aunque como potencial en reposo.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tener miedo de perder “la amistad de las personas”, sin reconocer que en realidad aquello a lo que temía renunciar era en realidad al deseo de ser aceptado y reconocido por otras personas, por lo cual al “aferrarme a la amista de tal o cual persona” lo que estaba haciendo era aferrarme a mis propios deseos, porque esta es como la representación, relación o conexión con tal punto de buscar ser aceptado y reconocido” donde es a través de mi relación con las personas que he estado buscando tal aceptación y reconocimiento para mi mismo

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado aferrarme a la amistad de "X persona" para aferrarme al deseo de ser aceptado y reconocido, en lugar de ver quién soy yo realmente en honestidad conmigo mismo, más allá de las relaciones o el deseo de ser aceptado o reconocido, ¿qué queda de mi sin éstas relaciones, ideas, creencias y deseos? Para entonces ver y darme cuenta de lo poco que realmente me conozco y por consecuencia darme esa oportunidad de realmente llegar a conocerme a mi mismo

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado darme la oportunidad de conocer quién soy yo auténticamente fuera del deseo de ser aceptado, donde puedo ver que, fascinantemente, sin siquiera conocerme estoy tratando ya de cambiarme a poder convertirme en alguien más, y en ello de llegar a ser aceptado como una nueva imagen, donde ni siquiera comprendo qué es lo que soy o quien soy y ya estoy juzgándome y rechazándome a mi mismo en la idea/categoría de algo inferior, sin siquiera haber llegado a comprender o abstraer el verdadero potencial que existe dentro de mi como vida.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado a mí mismo rechazarme con juicios, ideas y creencias acerca de lo que soy o lo que tendría que ser, donde los deseos se convierten de hecho en punto de la separación misma y rechazo de mi propia existencia como ser humano, como expresión de vida


En y cuando me vea yendo en una experiencia de tristeza y depresión dentro de mi mismo, analizo el origen de dicha insatisfacción, evaluando que deseos, creencias e ideas aún me veo buscando alimentar y mantener dentro de mi mismo, alimentando aún esas experiencias de abuso dentro de mi mismo, para entonces enfrentar dichas creencias, ideas, deseos, y en ello, llegar a aceptarme a mi mismo incondicionalmente sin necesitar o requerir ya de algo o alguien en mi mundo y realidad para poder vivir en éste mundo

Me comprometo a encauzar la satisfacción personal desde la aceptación de mi mismo incondicionalmente, y no ya desde la aparente necesidad de satisfacer deseos, creencias o ideas para poder sentirme “aceptado o reconocido” en forma alguna

En y cuando me vea temiendo perder relaciones, exploro qué punto es el que he relacionado a tal o cual persona, donde aún me veo aferrándome a alguna personalidad bajo la creencia de que dependo o necesito de tal o cual idea y no me estoy dando la oportunidad de conocerme a mi mismo incondicionalmente, para entonces caminar fuera de tales definiciones a la aceptación de mi mismo incondicionalmente

Me comprometo a  soltar y dejar ir cualquier definición, relación y creencia que haya conectado a alguna persona en separación de mi mismo, para poder en ello crear una relación de aceptación incondicional conmigo mismo, y con ello mejorar mis relaciones con otras personas ya que no me veré limitado en forma alguna dentro de y como mi expresión.
 
Continuo en el próximo post