viernes, 28 de noviembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 627, El Secreto del Exito = El Exito no existe


Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que el Éxito existe, donde dentro de ésta creencia he alineado mis acciones y he aparentemente "generado disciplina" para poder llegar a ese punto que he creído que podrá "definirme como una persona exitosa", sin cuestionar en realidad el punto o deseo mismo de este éxito, donde puedo ver que en realidad tal éxito ha existido en mi mente como la proyección de un deseo, un deseo que he deseado alcanzar para poder sentirme "satisfecho conmigo mismo", y esa satisfacción conmigo mismo, en realidad (a su vez) ha resultado por consecuencia de mis miedos y complejos, los cuales en lugar de enfrentar directamente dentro de la honestidad conmigo mismo, he tratado de cubrirlos, llegando a "convertirme en algo o alguien para poder sentirme "bien al respecto con una imagen y presentación de mi mismo"

Me doy cuenta que no he estado viviendo realmente disciplina, porque en primer lugar no puedo definir qué dirección voy a darme en mi vida si primero no remuevo ese umbral, ese velo de creencias y percepciones para poder ver quien soy yo, qué soy, sin más ideas o deseos que nublen la totalidad de quien yo soy, de tal forma que pueda ver donde me encuentro y por consecuente hacia donde voy.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que he estado viviendo disciplina y determinación, sin ver que en realidad, al no tener claro mi punto de partida y orientarme de acuerdo a los deseos que he proyectado para cubrir mis miedos e inseguridades, lo que en realidad he estado haciendo es estar escondiendo de mi mismo tal deshonestidad, para no cuestionar mis acciones, mis palabras, mi quehacer del día a día, de modo que llego a pensar que "todo está bien"  por lo tanto no me muevo realmente ni dirijo realmente, sin embargo al mismo tiempo, obtengo la percepción e idea de estarme moviendo a "alguna parte" por consecuencia de estar realizando un "quehacer" en el día a día.

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado enfrentar mis temores e inseguridades en honestidad conmigo mismo para poder en ello, detener mis deseos, proyecciones e ideales, de modo que pueda realmente determinar un punto de partida y vivir a partir de dicha "determinación" con autentica disciplina en mi día a día, donde realmente me vea a mi mismo moviéndome de forma continua, constante y real dentro de mi mundo y realidad.

Me doy cuenta y reconozco que en realidad, no he enfrentado mis complejos y temores en honestidad conmigo mismo, dentro de lo cual solo he estado alimentando la proyección de ciertos deseos a través de la percepción e idea de que "he estado realmente viviendo disciplina", en lugar de entender y en ello vivir auténtica disciplina

Me comprometo conmigo mismo a vivir autentica disciplina a través de enfrentar mis temores, complejos e inseguridades de tal suerte que pueda definir que/quien soy y en ello determinar mi punto de partida dentro de mi día a día y por consecuente vivir tal punto de disciplina dentro de mi mundo y realidad

Me comprometo a hacer una lista de todas las cosas que he creído que necesito o requiero para poder sentirme satisfecho conmigo mismo y apreciarme a mi mismo, de modo que pueda asegurarme que aquello que estaré viviendo, es auténtico y real, desde y como mi punto de partida