miércoles, 26 de noviembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 625, No más reyes, no más esclavos...



 Hace algunos años realicé éste video, con el deseo de mostrar que removiendo el principio de "autoridad" en separación de nosotros mismos, en éste caso "remover figuras políticas o líderes" el resto de las piezas quedan en una posición de "Igualdad", puesto que no existe una persona que esté dirigiendo al resto en una dirección en particular como lo es en el caso de la guerra por ejemplo



Sin embargo..., con lo que ha estado ocurriendo recientemente en México, en realidad queda un aspecto que no había tomado en consideración y que ciertamente vale la pena analizar en honestidad con uno mismo.

 El hecho es que, al realizar éste video, una persona realizó un comentario que...deliberadamente ignoré, en términos de que neciamente no vi el punto que en realidad la persona que realizó el comentario me estaba planteando. Y este comentario fue el siguiente:

"¿Qué hacen las piezas sin un rey? ¿Qué ´propósito tiene el juego sin un rey?"

Y yo neciamente respondí que: La falta de un rey no impedía que otros siguieran viviendo ¿que hacen las piezas sin un rey? la pregunta esta planteada desde el punto de dependencia de un ser supremo para justificar nuestra existencia, si no hubiera rey, dios, o lo que fuera no existiría y punto, las piezas sin un rey son libres.

Sin embargo, e insisto, no supe ver más detenidamente la pregunta que me estaba siendo planteada "¿Qué hacen las piezas sin un rey?" Y es decir, la respuesta en realidad es que, "uno NO SABRÍA" jugar al ajedrez, uno "NO PODRÍA" jugar al ajedrez sin el propósito mismo que al ajedrez respecta, el cual es "Vencer al adversario, jodiendo al otro rey", las piezas en realidad pierden su "propósito mismo en los movimientos y las dinámicas que al juego del ajedrez respecta", sin embargo, lo que no me planteé, o no vi, fue el hecho de que, si uno traslada ésto al sistema mundial como actualmente existe, en realidad, lo que resulta es el hecho de que todo nuestro quehacer y enfoque en nuestra vida del día a día, está orientado dentro de esas dinámicas de competencia, supervivencia, ese "ajedrez mental" en nuestros pensamientos donde orientamos todas nuestras acciones y palabras, con el fin de engrandecer, vanagloriar y alimentar nuestro ego para joder a todos los demás..., y con ello ganar y quedarnos con las mejores experiencias para nosotros...

Ahora, la cuestión aquí, que a mi parecer tendríamos que plantearnos es la siguiente..., digamos que "removemos al rey" dentro de éste sistema (o los diversos reyes en cualquier caso...), ¿Qué hacemos después? ¿Qué sigue?... Esto evidentemente lo hago en respuesta a la última marcha del 20 de Noviembre donde se quemó un muñeco representando al actual presidente de México, es decir, la respuesta era evidente, se pretendía... remover... a éste "rey", pero al final la intención quedaba en abrir votaciones para elecciones ciudadanas, para evidentemente "colocar uno nuevo" (y es decir, sentido común, ¿A quien se pretendía colocar dentro de esas elecciones ciudadanas? ¿Quienes más sino los probables dirigentes del movimiento de esas marchas? Repitiéndose al final, una vez más, la alegoría del revolucionario que llega al poder y se convierte en el nuevo dictador... el nuevo rey, y el juego continua...)

La pregunta en realidad no es ¿Qué hacen las piezas sin un rey? sino ¿Por qué las piezas necesitan un rey? ¿Por qué las piezas QUIEREN/DESEAN Y BUSCAN UN REY? Porque en realidad, si volteamos a vernos honestamente con nosotros mismos... no tendríamos idea de como cambiar éste sistema, no sabemos que sigue, por eso demandamos que alguien esté en el poder y lo haga por nosotros, porque al final, ¿Qué es lo que haríamos sin un rey? Seguiríamos viviendo de la misma forma en que lo hacemos, moviéndonos en la misma forma en que lo hacemos, dentro de esas dinámicas de supervivencia, competencia, control, manipulación, lucha por engrandecer y vanagloriar nuestro ego..., porque en realidad, no hemos aprendido primero a vivir de otra forma, y por lo tanto, ¿A qué conclusión nos llevaría ésto? que al repetirse el mismo ciclo, tendríamos que en algún momento entender... que no se trataba del rey, sino de nosotros, de cada uno de nosotros, que no cambio sus movimientos, sus dinámicas, su principio rector, nosotros que jugamos el ajedrez y dirigimos y organizamos las piezas de nuestro juego en nuestra mente para siempre "ganar", siempre quedar por encima del otro, y es decir, si uno traslada ésto al ajedrez..., donde éste empieza a moverse sin el rey, al final solo resulta en una suerte de canibalismo entre las piezas donde al final, nuevamente solo queda uno, quien entonces, terminaría siendo "el aparente nuevo rey", aunque visto desde una perspectiva de la realidad, probablemente no quedaría ninguno...

Ahora, con ésto no estoy en lo absoluto diciendo "Oh, entonces que todo siga como está porque a fin de cuentas necesitamos un rey" NO, en realidad el problema está en nuestra definición y concepción misma del gobierno y percepción del mismo como un conglomerado de "Organismos Institucionales". El gobierno en realidad no es una institución, tenemos que pensar más esos "organismos institucionales" como "aplicaciones/instrumentos/aparatos" que facilitan ¿qué? o que hacen posible ¿qué? La satisfacción de nuestros deseos, la satisfacción de aquellos ideales que hemos aceptado dentro de nosotros mismos y nuestra mente, los cuales en realidad, si los miras detenidamente...volvemos a demandar una y otra vez a través de movimientos como las marchas como las que tomaron lugar el día 20: "Libertad y Justicia" por ejemplo...

El problema está en ¿Cómo hemos definido Justicia o Libertad? es decir ¿Qué hacemos entonces con la Justicia y la Libertad? ¿Cómo vivimos esa Justicia y esa Libertad y cómo las emplearíamos?

Continuo en el próximo post con algunas perspectivas y la Solución...