martes, 25 de noviembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 622, Revisión de Vida de un Bromista pt 2

Continuo con la publicación del post anterior:

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2014/11/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-621.html

Ahora con relación a ésto, no estoy diciendo que el razonamiento crítico no sea verdaderamente indispensable en términos de evaluar como es que realizan su trabajo y si las decisiones que se están realizando son verdaderamente las más pertinentes, sin embargo me refiero a ese punto en el cual utilizamos los chistes como una forma de "canalizar" todo nuestro odio, resentimiento, al punto donde el chiste/la broma se convierte en algo verdadera y deliberadamente abusivo; es decir ¿Qué dice de uno el hacer bromas o chistes como esos? Es decir, cuando una persona realiza esa clase de chistes hace cualquier persona, no importa si es una figura política o autoridad, como sea, es difícil no considerar que tal vez realiza chistes de la misma "naturaleza" contra otras personas en su mundo y realidad.

Y es decir, al ver a tales personas hacer ésta clase de chistes ¿Qué es lo que en realidad están haciendo al realizar chistes que son deliberadamente ofensivos contra otras personas acerca de su apariencia física, su forma de hablar, de expresarse, etc.? en realidad buscan la forma de hacerse sentir mejor con relación a sus propios juicios internos, y en realidad hacen tales chistes como un reflejo de su cobardía para no tener que hablar y decir las cosas a ésta persona directamente, así que crean un juicio de valor dentro de un contexto aparentemente "gracioso" que aparentemente hace "válido" el realizar tales juicios de valor.

Ahora, yo también llegué a participar en chistes de al naturaleza a lo largo de mi vida, sin embargo, la realidad es que, tarde o temprano las consecuencias por tales comentarios o chistes te alcanzan y entonces tienes que enfrentar a la persona, y esos eran momentos extensamente vergonzosos en mi vida, porque quedaba expuesto como el abusivo, desconsiderado, patán que en realidad me estaba aceptando ser.

Es decir, antes de siquiera ponernos a criticar a las personas es importante que también consideremos su posición dentro de éste mundo y realidad, algo que estaba comentándome una amiga mía apenas el otro día, fue que si hay una persona en México que realmente trabaja todo el tiempo, es Carlos Slim, porque si bien como "jefe" de tantas empresas, no realizas todo el trabajo que pones a hacer a todos tus empleados, debes supervisar y coordinar todas las acciones y movimientos de la empresa, y eso no es una tarea en lo absoluto fácil.

Lo mismo con (quiero pensar) buena parte de los políticos, es decir, realmente no comprendemos la complejidad de su trabajo, lo demandante que puede llegar a ser sobretodo cuando se deben tomar decisiones que afectaran la vida de mies de personas en nuestro entorno, donde en realidad, a pesar de tener el Capital suficiente para encauzarlo hacia aquella acción qu les gustaría realizar, se ven impedidos para hacerlo, porque aún existe toda una estructura que debe ser mantenida en pie y andando porque de otra forma podría haber más consecuencias que beneficios a pesar de que la acción pudiera resultar "noble" por así decirlo.

A pesar de todo, no podemos darnos el lujo de creer y confiar en los políticos en lo absoluto, porque eso solo sería limitar nuestra capacidad/habilidad de razonamiento crítico, por tanto, tal vez sería importante empezar a evaluar que decisiones son verdaderamente las mejores dentro del contexto político y en ello, ver qué/cuales son los requerimientos necesarios para llevar a cabo dicha acción, no solo por parte de las instituciones sino de igual forma por nuestra parte, ¿qué necesitamos cambiar en nosotros para que tal decisión sea posible? Y creo que una de esas decisiones empieza por el respeto y consideración que tengamos el uno por el otro, empezando por nosotros mismos, para no arraigar o perpetuar en forma alguna la división social que existe tan solo en nuestra esfera particular de acción en nuestras relaciones en el día a día.