lunes, 24 de noviembre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 621, Revisión de Vida de un Bromista


Aquí el link para ésta entrevista, la cual sugiero (si se encuentra en la medida de sus posibilidades,) darse la oportunidad de escuchar


https://eqafe.com/p/un-bromista-revision-de-vida

Hace unos momentos estaba escuchando ésta revisión de vida, donde éste hombre comparte el resultado de su relación con respecto a los chistes y las bromas y, el punto de partida sobre el cual lo hizo en un inicio, además de las consecuencias a las cuales lo llevaron a lo largo de su vida.

Hubo un punto en particular que me llamó la atención dentro de ésta entrevista, donde él explica como a veces un chiste podría convertirse o volverse de tal suerte que, en ese momento podría herir muy profundamente a una persona, es decir, que el chiste en sí mismo se convertiría en un punto bastante ofensivo al referir a algún aspecto de una persona en particular, y como el pudo ver como la gente se alejaría de él en tales situaciones al grado en el cual perdería todo contacto con ellas.

Y a medida que él compartía ésto, estaba recordando algunas experiencias de este tipo que viví en la escuela, donde en el momento que las personas contarían un chistes acerca de mí, yo me lo tomaría extensamente personal, me molestaría mucho con ese momento, con esas personas, y lo haría tan personal que en esos momentos querría vengarme de esas personas, pensaría en hacerles daño humillándolos de tal forma que pudieran sentirse tan "miserables" como en realidad yo me sentía en ese momento. Y aunque, invariablemente del evidente absurdo de hacer de ésto algo tan persona en lugar de ver que ese enojo que estaba proyectando hacia ellos me mostraba aquello que no quería ver de mi mismo, en términos de que la razón por la cual me tomaría tales chistes tan personales es porque en realidad reflejaban una parte de mí que no quería enfrentar, y al ser expuestos de esa forma, en realidad yo me sentía expuesto, "me sentía desnudo" ante los demás, y éste es un punto que voy a estar trabajando dentro de los blogs por venir, sin embargo, el punto que en realidad me gustaría compartir, fue un punto al cual podía trasladar ésto a medida que veía a éste punto.

Y es lo mucho que tendemos a hacer chistes y críticas y opiniones acerca de las figuras políticas y las figuras de autoridad en éste mundo, donde, es decir, podía trasladar ésta experiencia de enojo y resentimiento hacia ver y considerar como es que ellos tal vez se experimentan a sí mismos dentro de éste mundo y realidad, y me detuve a ver ésto por un momento sabes..., y estaba considerando que, cuando uno ve a éstas personas, específicamente a aquellas que se ven de forma más prominentemente siendo continua y constantemente siendo bombardeadas por toda clase de críticas, amenazas, opiniones y comentarios insidiosos, tal pareciera que, tales personas empiezan a tener una "desconsideración en general por el bienestar de la sociedad", y en realidad toman un punto de partida en el cual empiezan a ver por sus propios intereses, y a medida que más y más son bombardeados por tales comentarios, opiniones, etc., más acciones toman que de hecho perjudican a la sociedad en general.

Y uno se pregunta, o al menos yo me preguntaba si ¿no será a razón, o por consecuencia de nuestros continuos y constantes "argumentos, opiniones, comentarios, chistes, etc.,", donde utilizamos tales vías para criticarlos o juzgarlos para "hacernos sentir mejores que ellos o superiores (moralmente/intelectualmente hablando) que ellos" donde ellos llegan a un punto donde esencialmente dijeron: "Pues entonces no me importa y me vale lo que pase con estas personas", porque al final, llega un punto en el que generas tal rencor o tal odio hacia las personas para las cuales trabajas dentro de tu carrera política, qué ves a la sociedad como un punto que en realidad ya no te importa, "decides que están simplemente jodidos en sus mentes y que no pueden cambiar, que es más ni siquiera les importa su propio país, porque en lugar de proponer soluciones solo se dedican a criticar y seguir tales "opiniones y percepciones acerca de quien eres" que esencialmente solo puedes verlos como "masas" que pueden ser dirigidas hacia le lugar al cual tu dirijas el dinero, porque sabes que allí se moverán ellos...

Ahora, entiendase que con ésto no pretendo alzar ningún argumento a favor, en defensa de o en contra de éstas personas; sino una mirada a nosotros mismos; es decir, evidentemente no negaré el hecho de que tales personas, al igual que yo, estarían en todo caso tratando de evadir aquel punto en el cual se están aceptando ser deshonestos consigo mismos y no ver lo que en realidad están haciendo en su participación dentro de tales sistemas políticos, sin embargo, ¿Por qué es que nosotros no paramos entonces de criticar a éstas personas, demandándoles que hagan los cambios que queremos para mejorar nuestras vidas y empezamos a investigar qué soluciones podemos realmente aportar al mundo para detener el abuso y en ello, de igual forma detener nuestro propio abuso en el cual nos veamos participando?

Es decir, ¿por qué continuar alimentando ésta guerra y conflictos entre nosotros, entre partidos políticos, entre figuras políticas, cuando en realidad somos capaces de entender que tal enojo, tal rencor, tal odio entre clases, figuras políticas, etc., a lo único que nos está llevando es a que no nos importe más el bienestar del otro en forma alguna, y a por tanto permanecer divididos cuando lo que en realidad requerimos es unir a la gente para poder realizar un cambio? Es decir, evidentemente al final no podemos esperar un cambio por parte de aquellas personas en las esferas de poder, sin embargo, ¿quienes somos nosotros al demandar cambios por parte de ellos, cuando nosotros ni siquiera nos damos a la tarea de detener ese enojo y resentimiento hacia ellos, esa culpa que en realidad nos mantiene expectantes de que otros resuelvan nuestros problemas cuando en realidad sabemos y somos conscientes de que las cosas no cambiaran, es decir, eso es exactamente lo que escucho de las personas cuando les planteas posibles o probables soluciones: "Esto no puede cambiar", Es decir, no, evidentemente no puede porque nosotros no estamos cambiando, nosotros no estamos dejando de culpar y esperar que ellos hagan algo, o que alguien llegue y le de dirección a éste mundo. No va a ocurrir, no podemos confiar en que ellos se tocaran el corazón para hacerlo y es decir, no podemos en realidad confiar en la idea misma de una persona, un mesías que de pronto venga a salvarnos.

Tales bromas, chistes que en realidad, es decir, al existir no solo hacia éstas personas, sino hacia nosotros mismos, entre nosotros mismos dentro de la sociedad en general, solo mantienen dividida a la gente, mantienen divididas a las personas por su rencor y su odio mutuo, la clase baja odiando a clase media y alta, la clase media odiando a la clase baja y alta, y la clase alta odiando a la clase media y baja...

Continuo en el próximo post