lunes, 20 de octubre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 589, Todos mueren pt 3

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado darme cuenta de que cada respiro que doy puede ser verdaderamente el último que podría dar, y que cada respiro es solo una oportunidad para levantarme, de la misma forma que ésta vida es la última oportunidad que tengo para levantarme

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado enfrentar el hecho de que la muerte es una certeza, y que la muerte puede de hecho llegar en cualquier momento, sin aviso alguno ya sea para mi o para cualquier persona en mi mundo y realidad, y es interesante porque tal pareciera que la única razón por la cual, he caminado tan "cómodamente dentro de mi mente en ésta existencia" dando las cosas por sentado, pensando en la rutina de mañana en lugar de enfocarme completamente en lo que estoy enfrentado en el momento, evadiendo tanto de mi dentro de la mente, es precisamente porque al no darme la oportunidad de aceptar éste hecho, la muerte se convierte en un "acontecer" que solo "ocurrirá en un momento que existe de forma lejana y distante, aparentemente incapaz de alcanzarme solo porque no pienso en ésta"

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que la muerte se encuentra muy distante y que no llegará a ocurrirme sino hasta dentro de mucho tiempo, dentro de lo cual, es como si dentro de ésta idea, creara una suerte de experiencia de "seguridad y control" dentro de mi propia mente, y con lo cual, es interesante que, veo como empiezo a postergar la realización de mi proceso de la forma más brutalmente eficiente, porque aparentemente es algo que, al igual que la muerte, solo me veo esperando que acontezca, en lugar de entender que soy yo quien tiene que moverse a si mismo deliberadamente en cada momento de cada respiro, donde el temor a la muerte ya no existe como un temor per se, sino como una consciencia, la consciencia de la certeza de mi propia muerte, para no desperdiciar ya ni un solo momento, ni una sola oportunidad, porque me encuentro consciente de la dirección de mis acciones, de la dirección de mis palabras y mis pensamientos, y como todo eso influye y afecta sobre e "quien yo soy"

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado evadir a la muerte en mis pensamientos, sin darme cuenta de lo absurdo y cobarde que realmente es éste acto, puesto que la muerte llega, ya sea que se evada o no, y por lo tanto lo único y mejor que se puede hacer es aceptarla para poder darme la oportunidad de no dejar pasar ninguna oportunidad, ningún respiro, y vivir mi compromiso con éste proceso de forma absoluta

Me doy cuenta que cada respiro y oportunidad que dejo ir, es una oportunidad que no estoy aprovechando para enfrentar la muerte aquí, para no enfrentarme a mi mismo aqui, donde en lugar de darme la oportunidad de vivir una vida autentica, o que estoy haciendo es continuar con ésta mentalidad rutinaria sobre la cual he confiado y por lo tanto

Me comprometo conmigo mismo a que, de hoy en adelante, me levanto cada mañana, cada día recordándome a mi mismo que este día puede verdaderamente ser el último, y que cada respiro es de hecho una oportunidad, y podría ser la última oportunidad, de la misma forma en que ésta via es verdaderamente la última oportunidad

Me comprometo a vivir la aceptación de la muerte como la certeza que ésta es, y a vivir la aceptación de mi mismo en y como éste cuerpo físico que un día dejará de respirar en y como éste cuerpo