viernes, 17 de octubre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 586, Una discusión con mi Madre

Esta discusión, es una de las más "comunes (cuando llegan a ocurrir)" entre mi madre y yo; había salido en la mañana para ver una exposición que se está exhibiendo en el museo de san carlos, pero al regresar encontré algunas de las cosas en mi cuarto ordenadas de forma distinta a como yo las había dejado, y es decir, con ésto no estoy refiriéndome a un hecho negativo, en realidad estaban "más ordenadas" de lo que yo las había ordenado; no me llevó mucho tiempo para entender que mi madre había organizado las cosas de mi habitación.

Sin embargo, me sentí molesto por ésto, me molestó que "moviera las cosas del lugar original en el cual las había dejado", o al menos así es como lo veo "justificado dentro de mi mente", en realidad ésta cuestión va un tanto más profundo que eso, pero ya llegaré a eso.

Llamé a mi madre y le pregunté (a manera de reclamo): ¿Por qué cambiaron las cosas de lugar? Y ella me comentó que requerían desocupar uno de los muebles que tengo en mi cuarto para dárselo a la chica que trabaja con nosotros porque en su cuarto hay mucha humedad y su closet tiene que ser retirado, por lo cual le darán el mío, con lo cual en realidad no tengo ningún problema, es decir éste problema de la humedad inició desde que empezaron unas obras al lado de nuestra casa y pues ahora entre los edificios se guarda mucha humedad... en fin, tras la inútil información...

Me dijo después que le molestó ver que en mi cuarto tengo un "desorden", y yo inmediatamente le respondí "!¿Por qué tienes que venir a "ver un desorden" si el desorden está en mi habitación?! ¡Déjame arreglar mis cosas, si quieres que mueva algo, dime que lo mueva y lo hago, pero no muevas mis cosas!" (Claro, como si uno pudiera estar tan cómodo con el desorden en la habitación...), sin embargo, en realidad me llevó menos de 2 minutos darme cuenta de la sarta de sandeces que en realidad estaba argumentando en mi favor para justificar el "por qué no tengo orden en mi cuarto", es decir, la realidad es que la mayoría de las veces dentro de mi "aparente orden en mi cuarto", la mayor parte de las veces, cuando empiezo a buscar algo, me puede llevar algunos minutos encontrarlo, y han habido veces donde inclusive llego al punto de culpar a la chica que trabaja con nosotros de haberlo movido, solo para descubrir dentro de mi berrinche que en realidad había sido yo quien la había cambiado de lugar...

Es decir, en realidad puedo ver que no es "el orden" en si lo que me molesta, sino que es el hecho de que mi madre entre al cuarto a mover y organizar las cosas dentro de mi cuarto, porque curiosamente cuando entra a mover las cosas, lo he justificado dentro de mi mente de diversas formas "me molesta porque entra en mi espacio, me molesta porque trata de controlar mi vida (lo cual es absurdo en términos de creer que mi vida puede ser controlada mediante cosas, o tal dentro de ésto puedo ver lo mucho que "he hecho mi vida dependiente de tantas cosas" que aparentemente hacen "de mi vida lo que es como una experiencia de comodidad, etc." en fin...), lo que veo que en realidad ocurre dentro de éstos momentos de conflicto, es que deliberadamente empiezo los conflictos para poder sentirme enojado, es decir, en realidad ésta situación no tendría siquiera que haber llegado a tanto.

Lo que en realidad veo es que, busco hacer sentir menos a mi madre, busco hacerla sentir mal consigo misma porque eso me hace sentirme superior a ella, es decir, ¿a qué grado ha llegado ésta posesión dentro de mi mente donde con tal de poder "sentirme o creerme más inteligente", empiezo éstas absurdas riñas con mi madre, solo para poder tener mi momento narcisista/egoísta para sentirme mejor con respecto de mi propia vida, y en ello no tener que poner "orden dentro de la misma"?

Me doy cuenta que ésta posesión ha llegado demasiado lejos, realmente demasiado lejos y en realidad debo reconocer que no he hecho el verdadero esfuerzo por detenerla, no me he tomado mi proceso en serio y lo he deliberadamente utilizado a modo de buscar mi propia satisfacción en lugar de verdaderamente caminar fuera de éstos patrones de abuso y adicción a éstas experiencias energéticas, por lo tanto

Me comprometo a no volver a participar de éstas riñas con mi madre, y a reconocer mi responsabilidad en el momento en el cual me vea evadiendo la situación con aparentes "argumentos" para poder proyectar la responsabilidad en separación de mi mismo, para poder asegurarme de corregir mi vida de forma real, a vivir mi proceso de forma real, porque me doy cuenta que no tengo otra oportunidad para hacerlo más que aquella que se presenta en este momento como la vida que me queda dentro de este mundo.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado deliberadamente iniciar riñas y discusiones con mi madre para poder entrar en la experiencia de enojo, a la cual veo que he creado ésta forma de "adicción", lo cual es igual a "adicción al conflicto = adicción a la mente"

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado tener los huevos para reconocer que en realidad no estoy tomando responsabilidad por ésta vida si permito que haya desorden dentro de mi propia habitación, porque eso refleja el hecho de que no estoy ordenando las cosas dentro de mi propio mundo realidad/dentro de mi mismo y por tanto no me estoy tomando mi propio proceso en serio

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado volverme adicto a mi propia experiencia de enojo, porque en ésta, me hago sentir como que "tengo la razón y los demás son los que están mal" con lo cual, he querido justificar el no ver dentro de mi propio mundo y realidad lo que estoy haciéndome a mi mismo al justificar mis hábitos y actitudes, donde empiezo a culpar a los demás por aquellos puntos donde en realidad no me estoy llevando a mi mismo a enfrentar tales o cuales puntos

Me comprometo conmigo mismo a aprender y desarrollar orden en mi proceso, y desarrollar ese orden dentro de mi propio mundo y realidad, para en ello, poder empezar a vivir ese orden y en ello darme la oportunidad de ordenarme a mi mismo dentro de mi mismo