jueves, 16 de octubre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 585, Todos Mueren

El día de hoy en clase, el profesor nos invito a hacernos una pregunta con relación a la muerte, en realidad, más específicamente, nos invito a trabajar con la aceptación de nuestra propia muerte, para dejar de vivir en la evasión mental de las ideas y opiniones y empezar a darnos dirección a nosotros mismos y a nuestras propias vidas esencialmente. La cuestión residía en realidad en plantearnos cada momento como el último, cada día como nuestro último día y a preguntarnos ¿cómo queremos vivir nuestra vida ese último día, ese último momento?

Es interesante porque, recuerdo que Bernard Poolman de hecho planteaba exactamente exactamente es mismo punto de partida, entender que cada respiro es el último, cada año que cumples no es un año más, es en realidad un año menos a nuestra existencia; y la razón por la cual abro éste punto es porque, estaba dándome cuenta, que mi vida, al menos como la he estado viviendo éstos últimos días no es realmente la forma en la cual me gustaría aprovechar el breve tiempo que tengo en éste mundo, y es decir es interesante planteárselo a uno mismo de ésta forma porque por un momento, dejas ir todo en aceptación de ese único/último momento que es la muerte para aclarar la mente y poner todo en su lugar..., por eso me doy cuenta de mi deshonestidad, y quisiera de hoy en adelante hacerme el compromiso de levantarme cada día y preguntarme si ese día será el último día y atreverme a vivir de la forma en que verdaderamente querría vivir mi vida.

Me doy cuenta de que, la forma en que verdaderamente me gustaría vivir mi vida, o al menos el último día de mi vida/cada día de ésta, es viviendo al 100 las herramientas de la Unicidad y la Igualdad, el perdón a uno mismo, el sentido común, es decir, realmente no vale la pena en lo absoluto los patrones mentales en forma alguna

Hay diversos puntos que me gustaría tratar aquí, como por ejemplo la relación con mi hermana, viendo lo poco que en realidad me he dado a la tarea de enfrentar los rencores y resentimientos que pueda guardar hacia ella, porque, es decir a´n seguimos teniendo conflictos cunado ella viene, y puedo ver como el principal punto con el cual no he trabajado a lo largo de mi proceso, es el hecho de tomarme las cosas en extremo personales, y donde en ésto empiezo a justificar mi abuso en diversas formas hacia otras personas, aún hacia mis seres amados, por lo cual

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado enfrentar la relación de conflicto que he mantenido con mi hermana, para verdaderamente llegar no solo a "limar asperezas" sino de hecho cambiar mi punto de partida en mi relación con ella, de una relación de abuso a una relación de apoyo y consideración mutua

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tomarme personales las palabras de otras personas, donde puedo ver como en realidad le he dado tanto valor y poder a éste punto del ego dentro de mi mente donde temo que mi imagen e idea de mi mismo se vea dañada en alguna u otra forma, y donde en lugar de darme la oportunidad de terminar con eso por mi mismo, e insistido en buscar esa energía a la cual me he vuelto adicto dentro de y como mi propia mente.

Continuo en el próximo post