lunes, 13 de octubre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 582, Enfrentando el temor a la perdida (aplicación práctica)

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado haber entrado a la carrera ciclista impulsado por el deseo de obtener o hacerme de una nueva bicicleta para compensar la otra que me robaron, en lugar de entrar sin crear expectativa alguna al respecto, porque puedo darme cuenta que es sobre este mismo deseo de "ganar y poseer", que entonces empiezo a generar todo tipo de energías y alimento nuevamente la polaridad del temor a la perdida.


Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado generar la expectativa o el deseo de ganar y poseer algo o alguien en mi mundo y realidad y es decir, puedo ver mi "obsesión" dentro de éstos deseos por poseer, o tener algo o alguien; es interesante verlo de ésta forma, en términos de hacer ésta comparación sobre lo mucho que las relaciones se vuelven como una posesión, definidas y basadas por el impulso mismo del deseo que va en diferentes "niveles de experiencia" puede desearse mucho o poco pero al final simplemente se convierte en un deseo, al grado que las relaciones son una posesión, que al igual que los objetos en nuestro mundo y realidad nos sentimos después con la libertad de desechar si es que no "sentimos el mismo deseo, o la misma experiencia por éstos", sin preguntarnos ¿de donde provienen realmente éstos deseos y expectativas? o ¿qué busco cubrir o satisfacer dentro de éstos deseos y expectativas?


Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado participar dentro del deseo de poseer o tener, sin ver que, éstos deseos no pueden durar más allá de un momento, porque el deseo no es algo intrínseco al objeto, o en le caso de las relaciones, no es intrínseco a la persona; a lo cual puedo recordar lo mucho que diría en la infancia que amaba un juguete y después, una vez que me aburría de éste, lo remplazaba por otro, y lo mismo podría decirse de las relaciones, es decir, donde vería a las personas en ésta idea completa y absolutamente egoísta, donde, desde un inicio llamaría a algunos de los niños en la escuela "mis amigos", y en ésto, es interesante la clase de juegos que se relacionaban al respecto, en términos de que, cuando uno de "mis amigos" le hablaba o se juntaba con otra persona, tendría miedo de perder a "mi amigo" y buscaría hacer que se alejara del otro para poder mantenerlo como "mi amigo"; lol, es interesante lo mucho que puede salir de tan solo ver al deseo de poseer o tener algo dentro del propio mundo.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado temer perder aquello que he creído que he llegado a poseer, sin ver que en realidad, no se trataba del objeto lo que temía perder sino de la experiencia e ideas que había generado con relación al objeto o la persona, donde entonces solo estoy viendo por mi propia experiencia y mis propios deseos; y en ello, me doy cuenta de que no me dí a la tarea de entender y explorar ¿qué es aquello que trato de cubrir o satisfacer dentro de ese deseo, o de esa experiencia?

En relación con mi experiencia hacia mi bicicleta, me doy cuenta de lo "dependiente" que realmente me volví de ésta una vez que la empleaba para todo, porque calculaba diversos puntos de apoyo dentro de la misma, es decir, el simple hecho de emplearla me resultaba en diversos aspectos una gran ventaja porque había cosas que no necesitaba pagar, como por ejemplo los costos de transporte y a veces de tiempo, porque es decir, la bicicleta resultaba de gran ventaja cuando tenía que trasladarme a la escuela, y donde con el transporte público me haría alrededor de 40 minutos, con la bicicleta haría alrededor de 25 - 30 minutos. Y entonces a medida que "la costumbre", se vuelve como tan determinante en mi día a día, es entonces que empiezo a relacionar más valor dentro del uso y posesión de la bicicleta en si misma, porque se vuelve una parte que llego a "asumir" que se encontrará allí, y defino tanto mi "quehacer del día a día" en relación con la bicicleta, que en el momento que ésta ya no se encuentra, entonces percibo una "perdida de todos los beneficios que realmente traía la bicicleta"

Y es decir, aquí influye un factor diferente a cuando me robaron la bicicleta en mi infancia, y es el hecho de que, claro, ahora es cuando empiezo a medir todos esos factores, en términos de tiempo y dinero, pero en la infancia, mi bicicleta era simplemente "otro de mis juguetes" por así decirlo, y es interesante que, en el momento que "me robaron ese juguete" sentí que "la experiencia fue robada" las experiencias de satisfacción que tenía con la bicicleta las percibí como robadas, porque es decir, es realmente en lo único en lo cual puedo ver que existía ésta definición en relación con la bicicleta, solo en relación con las experiencias, y como compartí antes, en aquel momento casi les desee a las personas que me robaron la bicicleta que se fueran al infierno o cosas así, y condenaba a esas personas a la pena de muerte, es decir, por supuesto que es bizarro, sin embargo crecí con esa idea, con ese rencor hacia "las personas con una cierta apariencia física", aquellas personas quienes al menos aquí en México, son relacionadas con "la lacra, los nacos, los moneros,etc.", porque puedo recordar como mi madre y mi padre me dirían que esas eran las personas que roban, que asaltan, y ésto por supuesto a su vez que deviene relacionado con la forma de vestir y de hablar.

Me doy cuenta de como ha existido en mi mente la aceptación de que otros deben morir, para que otros puedan tener, aún cuando lo que se espera tener, sea solo una experiencia banal y pasajera que, ciertamente habría dejado ir tarde o temprano, porque es decir, era una bicicleta ciertamente pequeña, y por mucho que hubiese deseado conservarla, habría llegado un momento en el que ésta habría tenido que ser remplazada por una nueva que pudiera llegar a ajustarse a mi altura y condiciones físicas. Y al final todo se resume en éste "rencor solo porque perdí una experiencia, y como estuve incluso dispuesto a dejar morir a otros y a desearles el peor de los destinos, solo por una experiencia de satisfacción" y es decir, el dinero y el tiempo que uno pierde tampoco justifican la muerte de alguien en lo absoluto, ni tampoco justifican el peor de los destinos, no justifican una sociedad clasista, ni justifican el que unos ganen más que otros.

En y cuando vea que pierdo algo o me roban algo y entro en una reacción emocional de cualquier tipo dentro de y como el temor a la perdida, o incitada por el temor a la perdida, respiro y enfrento mi propio berrinche en ese momento por la experiencia energética a la cual estoy aferrándome, dejo ir dicha experiencia para darme la oportunidad de ver que no estoy definido ni limitado a el determinado "uso de una objeto particular", mucho menos a la experiencia relacionada al mismo

Me comprometo a no crear expectativas, deseos o experiencias de cualquier tipo con relación con los objetos o las personas, para dentro de ello no dar paso en forma alguna al temor a la perdida ni dejar entonces que éste defina por completo mi experiencia y definición de mi mismo dentro de y como ésta carga de deseos, expectativas o experiencias energéticas emocionales/sentimentales

continuo en el próximo post