sábado, 11 de octubre de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 580, El ejercicio puede ser divertido

El día de hoy he participado en una carrera ciclista a la cual me invitó el novio de mi hermana; ésta es la primera vez que participo en una competencia de éste estilo, y debo reconocer que, estuve tentado en un inicio porque entre los premios se encontraba un cuadro de aluminio para bicicleta, y me sentí tentado por el deseo de querer ganar ese cuadro puesto que hace poco me robaron la mía : p (sobre lo cual no he escrito...me comprometo a hacerlo en el próximo blog)

Es decir, mi punto de partida dentro de ésta competencia fue el poder ganar éste cuadro de bicicleta para con ello poder armar la mía y esencialmente hacerme de una bicicleta nueva, y para poder competir el novio de mi hermana me prestó una de sus bicicletas. Una vez que estuvimos allí, vi que muchos de los competidores traían bicicletas muy profesionales, es decir, de esas bicicletas de pista que además tienen diversos atributos en las velocidades y los cambios, adaptadores y demás, dentro de lo cual me sentí como "resignado al hecho de que definitivamente no podríamos ganarles a bicicletas como esas", y curiosamente, dentro de ese momento pues experimenté frustración e incluso deseos de retirarme porque dentro de mi estaba pensando que "no valía la pena ya competir porque de todas formas no íbamos a ganar", y es decir, ciertamente no ganamos, de hecho quedamos en último lugar : p, pero lo que realmente quiero compartir es ésto...

 Pensé que sería mejor irme a mi casa en lugar de ir a perder el tiempo en esa carrera y lo que nos llevaría concluirla, sin embargo, ya me había comprometido a realizar la carrera y no había vuelta atrás así que, al final, competimos de igual forma, y...al final, ME DIVERTÍ MUCHÍSIMO! lol

La carrera consistió en alcanzar diversos objetivos, pero para poder llegar a éstos, teníamos que resolver algunos acertijos y encontrar los lugares a los cuales debíamos dirigirnos, y es decir, ciertamente jamás había recorrido distancias tan largas en tan poco tiempo, lo cual fue como otra suerte de challenge para mi mismo, es decir, el punto es que, una vez que dejé de lado el deseo de ganar, y simplemente me enfoqué en disfrutar de la carrera, al final termine divirtiéndome mucho, porque mi mente no estaba dentro del deseo de querer ganar.

Visitamos diferentes lugares, y en cada "checkpoint", nos daban un nuevo acertijo y tomábamos un poco de agua, y es decir, repito, al final llegamos en último lugar, sin embargo, de igual forma decidimos terminar la carrera, y al final, me di cuenta que ésta carrera, dejo de ser una carrera y se convirtió en un juego, no diferente de cuando jugaba con mis compañeros de la escuela a las escondidillas, o a la cacería de objetos.

Así que, ciertamente me gustaría participar en más carreras como éstas, dándome cuenta de cual es el mejor punto de partida por el cual realizarlas.

Continuo con el perdón a uno mismo y la expansión sobre el otro punto (el hecho de que me robaran la bicicleta) en próximos posts.