miércoles, 27 de agosto de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 536, El Destino de la Vida (Principio no.19)



19. A través de purificar mis pensamientos, palabras y acciones – mi interior se convierte en mi exterior, así me traigo a la creación como el cielo en la tierra, dándome cuenta que no es suficiente ‘ver el cambio / ser el cambio’ – para que el cambio sea REAL debe ser un vivir constante y consistente de mí a través de las palabras que hablo y las acciones que vivo visible y notablemente para todos en cada momento de respiro.

En la escuela, solía creer que aferrándome a la personalidad que proyectaba como alguien rudo o fuerte, podría eventualmente tener una relación y tener sexo, relación que mantuve a través de estas experiencia de “esperanza” con relación a las ideas que tenía en mi mente con respecto a las relaciones, y puedo ver como esa esperanza de hecho refleja el hecho mismo de que jamás había cuestionado éstas ideas o las había colocado en tela de juicio para valorar por mi mismo, lo que realmente estaba haciendo dentro de y como estas,

Puedo ver el proceso a través del cual fui acoplando éstas ideas dentro de mi mente, y puedo ver como a través de las conversaciones mentales que alimentaría dentro de mi mente yo daría forma a éstas ideas y no solo las aceptaría sino que las creería originariamente propias como “mis ideas”, sin embargo, al llegar al proceso, negaría mi responsabilidad por éstas ideas casi de forma inmediata, lo cual es realmente fascinante, a tal grado que trataría de “luchar contra éstas ideas y separarme de éstas”, en realidad desconsiderando completamente éste proceso que tomo lugar en mi mente para construirlas, porque tal pareciera que necesito “solo cambiar y parar mi mente y ya” sin embargo, es en realidad un proceso que camino dentro y fuera de mi mismo, porque de la misma forma en que establecí éstas ideas en mi mente, puedo de hecho desconstruirlas para ver dentro de ellas, que éstas ideas provinieron de otra parte, de mi entorno, y que en realidad puedo demostrarme a mi mismo que puedo cambiar realmente, porque puedo de la misma forma, emplear éste razonamiento crítico dentro de mi mismo y entonces decidir con relación a esas ideas y patrones en mi mente.

De igual forma, puedo ver como dentro del sexo por ejemplo, a través de escuchar a mis amigos y compañeros hablar de ciertas posiciones o ciertos gestos dentro del sexo, que empezaría a crear la experiencia del deseo mismo por tales posiciones sin de hecho haberlas experimentado en forma alguna, y en base a eso querría experimentar el sexo desesperadamente para poder satisfacer dichos deseos, sin darme cuenta del engaño que realmente eran éstos y como me estaba saboteando a mi mismo y comprometiéndome completamente por una personalidad de presentarme como el hombre rudo y fuerte, que en realidad veía dentro de mi mismo como completamente absurda y egoísta, solo para poder tener tales experiencias, personalidades en las cuales además coloqué completamente mi confianza, creyendo y “teniendo la esperanza” de que éstas podrían funcionar y podrían realmente garantizarme dichas experiencias,

Dentro de éstas, aparentemente el sexo “no podría ser lo mismo sin la experiencia de éstos deseos” sin embargo, “no es sexo realmente hacia lo que estoy generando estos deseos”, sino hacia éstas ideas a las cuales relacioné estos deseos, en lugar de evaluar la situación en simple sentido común entendiendo las consecuencias que de hecho estaba creando en mi participación dentro de ese comportamiento, insistiendo ciega y absurdamente en fortalecer esa creencia por “la aparente promesa” de una “mejor experiencia” a pesar de rechazar y negar todo posible sentido común.



Al creer que las ideas dentro de mi mente eran realmente “mis ideas”, y que siguiendo éstas ideas me haría muy inteligente o me haría "lucir como aquellos intelectuales que son tan respetados por la sociedad", juicio con el cual puedo ver que, dentro de ésta experiencia positiva que crearía dentro de mi mente, me hacia pensar que éstas ideas o nociones o pensamientos o personalidades me hacían superior o mejor que los demás, donde entonces los afianzaría más y los creería aún más dentro de mi mismo, y a su vez puedo ver lo mucho que mi obsesión por obtener conocimiento e información se relaciona con éste punto, en querer “alinearme con la personalidad intelectual” para ser aceptado dentro de ésta idea, y seguiría a aquellos intelectuales alineados con éstas ideas e imitaría su forma de hablar y de expresarse para poder asi crear la personalidad intelectual lo cual es nuevamente solo una vil y banal imagen y presentación de mi mismo.

A ésto, me doy cuenta de que la verdadera “individualidad/originalidad” no reside en seguir un patrones de ideas, sino en cuestionar éste patrón de ideas para poder determinar por mi mismo, qué es el mejor resultado posible en consideración no solo mía sino también de los demás. Es decir, tal pareciera que tenemos miedo de cuestionar las ideas y pensamientos que llegan a nuestra mente, por temor a dejar de ser vistos como éstas ideas que son aceptadas dentro de mi mundo y realidad, mientras tememos lo que pensarán otros si expresáramos nuestras propias ideas, si fuéremos a expresarnos a nosotros mismos directa y honestamente con nosotros mismo, por temor a parecer idiotas frente a los demás, sin darnos cuenta que en realidad, cuando vemos a estas personalidades que hemos querido pretender ser, porque aparentemente eso nos hace fuertes dentro de nuestro mundo y realidad, pero en realidad existen como si simplemente "aceptáramos esas ideas para fines de nuestra imagen, para fines de presentarnos como aceptables/aceptados dentro de la sociedad, porque nos hemos alineado con las palabras y opiniones de otros" es decir, como “confiando en que éstas van realmente a garantizarnos una relación o cosas así” pero desconsideramos entonces lo “vacío y absurdo” de la personalidad en si misma que podría traducirse en pura y absoluta vanidad, al igual que la personalidad intelectual

Y puedo darme cuenta de eso en realidad, que la personalidad intelectual es también una forma de Vanidad, porque en ésta busco aún ser aceptado por otras personas dentro de esa definición, sin embargo, no lo haría, es decir, no cuestionaría ésta personalidad por creer que estaba moviéndome hacia algo mejor, hacia algo superior en lugar de ver y reconocer que nada de ese conocimiento lo estaba empleando de forma práctica y real dentro de mi propio proceso para traer un cambio, para brindar soluciones a éste mundo.

Utilizando el conocimiento y la información para alimentar mi vanidad en lugar de utilizarlo para encontrar verdaderas soluciones en éste mundo, porque en realidad, si lo veo por lo que es, lo único que he hecho es imitar las palabras de personas que realmente se han hecho a la tarea de investigar y buscar soluciones que realmente puedan traer un cambio dentro de éste mundo, y no he considerado el proceso que ellos tuvieron que tener para poder llegar a ese punto de expresar una idea de forma tan clara y precisa, donde realmente se expresaban desde si mismos, mientras que yo no he realizado ese proceso en lo absoluto y solo utilizaría dichos conocimientos e información para poder presentarme como alguien inteligente frente a los demás, en lugar de caminar éste proceso de cambio y entendimiento realmente por mi mismo

Continuo en el próximo post