martes, 26 de agosto de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 535, El Destino de la Vida (principio no 19)




19. A través de purificar mis pensamientos, palabras y acciones – mi interior se convierte en mi exterior, así me traigo a la creación como el cielo en la tierra, dándome cuenta que no es suficiente ‘ver el cambio / ser el cambio’ – para que el cambio sea REAL debe ser un vivir constante y consistente de mí a través de las palabras que hablo y las acciones que vivo visible y notablemente para todos en cada momento de respiro.

Al llegar al proceso de Desteni, me topé con uno de los vídeos de Jack, en donde el advertía que, "uno podía aplicar las herramientas, pero que ésto no significaba nada en si mismo si éstas no eran vividas, porque no se trata de hablar palabras sino de vivir las palabras", y creí haberlo entendido en aquel momento, creí entender el proceso como la aplicación del perdón a uno mismo, trayendo todas éstas realizaciones y entendimientos, "parando mi mente y mi participación" en todo aquello que"entendía" como abusivo en si mismo.

Sin embargo, lo que no había entendido era como culparía a éstas "actividades en si mismas", o como proyectaría en el perdón a uno mismo una forma de "excusarme por el pasado" sin realmente haberlo enfrentado.

Pasé la mayor parte de mi proceso esperando un cambio, si, solo esperando éste cambio, escribía día y noche el perdón a uno mismo y leería los artículos y vería todos los vídeos; hablaría de éste proceso a todas las personas a mi alrededor, pero nada cambió realmente; en realidad todo se volvió más complicado, más intenso en términos del conflicto creciente dentro de mi mente y y mi mundo y realidad.

Internamente podría experimentar la desesperación, debido a que "no entendía porque las herramientas no estaban funcionando si yo las estaba aplicando y escribiendo tal y como se estaba compartiendo", llegaría incluso al punto de pensar que las herramientas no funcionaban realmente y tal vez había sido "estafado por Desteni", en mi arrogancia, me separé del grupo por algún tiempo, hasta que las consecuencias fueron demasiado abrumadoras, y diversas personas en mi mundo y realidad me mostrarían que la vida solo requería de un poco de "simpleza" en la forma en que las consideramos y hacemos, para que éstas puedan de hecho volverse reales. lo que no entendí fue que, lo que era "deficiente en la aplicación de éstas" no eran las herramientas en si mismas, sino mi determinación para realmente vivir lo que estaba comprendiendo dentro de mi mismo, es decir, "las herramientas no pueden fallar cuando el usuario de las mismas no comprende realmente el empleo de éstas, así que es el usuario el que falla, el que es deficiente, no las herramientas en si mismas"

No basta con hablar las palabras, no basta con escribir el perdón a uno mismo, o hablar las correcciones o hablar el perdón a uno mismo, éste solo sería real en aquellos momento donde realmente tomaría ese paso y diría, "hasta aquí", y es decir, no es que "el proceso en si se volviera real", sino que simplemente yo me volvía más real, más sincero en mi decisión con relación a ese punto que no quería enfrentar, y es decir, aún camino diversos puntos dentro de mi día a día, sin embargo, ahora me doy cuenta y comprendo que, en la manifestación de dichos puntos, lo que es necesario hacer es si, en efecto entender, aplicar perdón sobre lo que he permitod y aceptado resistir e inmediatamente empezar a hacerlo, porque solo entonces, uno puedo ver por si mismo "qué es real y qué es solo una excusa para simplemente continuar justificando su forma de actuar, de hablar, de pensar, etc."

Continuo sobre éste mismo punto en el próximo post