domingo, 24 de agosto de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 533, Mi reacción al ruido pt2

Estaba recordando lo mucho que solía salir de viaje con mis padres, y como en cada ocasión que salíamos, a mi padre y mi madre les encantaba poner música New Age como Enya y música instrumental y Era y todas esa clase de cosas acordes a ese genero en particular; durante todo el camino, a donde quiera que nos trasladáramos yo solía quedarme dormido, me quedaba dormido escuchando esa clase de música, e inclusive recuerdo que en mis sueños escuchaba/reproducía esa música dentro de los mismos, y es decir, la connotación no siempre era positiva, en realidad recuerdo como utilizaría esa música en mi mente como una forma de alimentar los ciclos de victimización que ya he discutido aquí en diversas ocasiones, donde la música sería como "la evocación de un estado mental", y una vez que relacionaría una canción con una aparente connotación positiva, en realidad cada vez que escuchara esa canción en realidad en su lugar sentiría tristeza o me sentiría deprimido al escuchar esta canción en particular.

Ahora la razón por la cual comparto ésto es porque, la relación que formé hacia este tipo de música sería ésta idea de que "prefiero la música con una connotación de tranquilidad", y es decir, puedo encontrar cierta relación con el hecho de que definí gran parte de mi infancia como dentro de la experiencia de "sentirme deprimido", porque continua y constantemente estaba escuchando esa clase de música. Y más adelante, cuando empecé con lo que se define como "la etapa de rebelión hacia los padres", interesantemente también crearía ésta forma de resistencia hacia ésta clase de música y todo lo que tuviera que ver con ésta, y empezaría a escuchar la música que a mis compañeros les gustaba, (curiosamente música que solían escuchar en MTV) y empezaría a escuchar Limp Bizkit, Likin Park, Metallica, etc., y entonces yo sería para mis padres el que siempre estaba haciendo mucho ruido, lol, y en realidad puedo ver como en aquel tiempo inclusive disfrutaría del ruido, y sin embargo, puedo ver que dentro de los generos de música que escuchaba en aquel momento, disfrutaría más de las "slow pieces style" de los mismos grupos, sobretodo en relación con el genero del Metal, escucharía un subgenero dentro de éste que se llama Epic Metal, el cual está acompañado generalmente de la voz de sopranos o tenores, y algunas veces de voces distorsionadas, que personalmente simplemente conocía como "cavernosas", y de igual forma ese tipo de música traería ésta experiencia de tristeza y depresión, así que en realidad no salí de ese patrón que había creado dentro de mi mente con relación a éstos géneros de música.

Al empezar mi "búsqueda por mi mismo" dentro de la espiritualidad, nuevamente volvería a cambiar al tipo de géneros como Enya y Enigma, y esa clase de música, para nuevamente traer esa experiencia de "tranquilidad", y posteriormente llegaría al proceso de Desteni y no escucharía ningún tipo de música en lo absoluto para poder "salir de los patrones", sin embargo, "no enfrenté mi relación a éstas ideas sobre la tranquilidad y la paz y ciertamente, creé una nueva relación hacia ver el ruido o la música como negativas, mientras que definiría el silencio como dentro de la experiencia positiva.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado que al escuchar música definí ésta, dentro de una experiencia positiva cuando obtenía la sensación de estar "relajado/tranquilo", lo cual puedo ver que en realidad fueron definiciones e ideas que acoplé dentro de mi mente hacia la música en general, sin importar el genero que fuera a lo largo de mi vida, donde dependiendo de la experiencia que he querido obtener o crear dentro de mi mismo ha sido el tipo de música que he escuchado, para alimentar el deseo de hacerme experimentar ésta experiencia en particular, como por ejemplo lo haría para generarme ésta experiencia de tristeza y depresión en la cual me haría permanecer por buena parte de mi vida deliberadamente

Me doy cuenta que no es la música la que crea la experiencia en la mente sino que soy yo el que alimenta los pensamientos e ideas en relación con la misma, y que la música solo actúa como ésta suerte de catalizador a las experiencias e ideas que yo estoy relacionando a la misma

En el momento que me vea escuchando música y creando una experiencia energética con relación a la misma, respiro y veo que pensamientos están tomando lugar en mi mente en relación con ésta, para en ello detener ésta experiencia y establecerme como el principio rector de mi mismo en donde yo determino qué es lo que permito y acepto y que es lo que no permito ni acepto dentro de mi mundo y realidad

Me comprometo a escuchar música únicamente al verme estar claro dentro de mi mismo en relación con quien yo soy, donde no me veo buscando una experiencia dentro de la música en lo absoluto, y si me veo creando alguna experiencia en relación con la misma al escucharla, respiro y observo a qué pensamientos están surgiendo, para dirigirme a mi msimo a través de éstos en honestidad conmigo mismo y sentido común

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado crear una experiencia negativa con relación al ruido, porque dentro de éste, aparentemente se rompía la experiencia positiva de "tranquilidad y paz" que había cargado o definido dentro del silencio, y dentro de ésto

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado definir una experiencia positiva dentro del silencio al relacionarlo con la experiencia de "paz y tranquilidad", donde aparentemente puedo ser más consciente a que si me encuentro con la música, sin embargo, aquí la cuestión o la pregunta es ¿es la música la que crea la experiencia o soy de hecho yo quien va dentro de dicha experiencia energética? es decir, los pensamientos dentro de mi mente, los sentimientos y emociones, parten no de la música porque ésta no genera nada más que un ritmo de ondas encausadas en una determinada secuencia para crear la experiencia armónica en relación con la misma.

Me doy cuenta que la música, el ruido o el silencio, no puede provocar nada por si mismo, sino que soy yo quien alimenta desde la mente esos pensamientos, ideas patrones, sentimientos y emociones, y por tanto el temor a la música o al ruido, es simplemente una forma de continuar culpando éstos en lugar de tomar responsabilidad por mi mismo y por quien soy en un determinado momento.

Me comprometo a que ya sea en presencia de música, ruido o silencio, permanezco estable y flexible dentro de mi mismo a la situación, donde no dependo ya de que mi entorno me provea de un determinado estado para moverme a mi mismo, sino que yo soy ese movimiento encausado que dirige y determina el momento y lo que ocurre en y como éste