sábado, 26 de julio de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 503, 21 días sin masturbación (día 10)

El día de hoy vi el anuncio de una mujer en lencería, y al ver la imagen, pude notar que no había una reacción en particular en mi, es decir, estaba silencioso dentro de mi mente, sin reacciones en forma alguna, y al siguiente momento, lo que hice fue tomar la imagen de la mujer que estaba viendo en aquel anuncio, y empecé a mover esa imagen dentro de mi mente, a fantasear con ella, sin embargo, podía notar que en realidad no estaba ocurriendo nada, es decir, era inevitable ver que, esta imagen en mi mente, era una mujer con un cuerpo físico y eso es todo, y sin embargo, aquí estaba yo tratando de estimularme o crear una experiencia dentro de mi mente con ésta experiencia, entendiendo sin la mas mínima duda de que yo estaba de hecho buscando y generando ésta experiencia dentro de mi mente, que soy yo el que ha estado alimentando éstos deseos, ésta lucha dentro de mi mismo, en donde estoy luchando contra éstos, y tratando de, al mismo tiempo, no ceder ante los mismos.

Aún no estoy viviendo mi compromiso de forma absoluta (eso es obvio), y me parece entender a qué se debe, "TENGO MIEDO DE MI PROPIO DESTINO", cuando vino éste pensamiento - esta declaración,/sentencia/entendimiento a mi mente, me dí cuenta de que dentro de la misma, existe implícitamente la noción de que mis acciones, mis palabras, mis pensamientos y las consecuencias en la realidad física de los mismos, existen en separación de mi mismo, es decir, que aquello que ocurrirá en el futuro no lo puedo saber o determinar en forma alguna, y a ésto viene también otro temor, el cual es el hecho de "no tener CONTROL de las situaciones en forma alguna", y es decir, veo cierta realidad dentro de éste miedo, pero a la vez veo un engaño, y ésto es por ejemplo, con relación a la experiencia de los deseos, que aparentemente no soy capaz de tener dominio o dirección sobre mi mismo para de hecho no participar en los mismos, sin embargo, contraponiendo o colocando en perspectiva la experiencia que he descrito arriba, con relación a éste anuncio en donde veía como he sido yo quien siempre ha estado generando éstas experiencias energéticas de deseos, me doy cuenta de que, es verdad que no tengo control en lo absoluto sobre éste mundo y realidad, no tengo control de las personas que conoceré, ni de las situaciones que puedan presentarse en mi mundo, pero eso no significa que, "no tener control" sea igual a "ser incapaz de dirigirme a mi mismo para entonces responder a éstas situaciones, personas, experiencias de forma que de hecho pueda conducir y dirigirme a mi mismo a los mejores resultados posibles"

El día de hoy he ido al homeópata, y me dijo que el primer miedo que desarrollan los bebés es el caerse al caminar, pero que el resto de los temores, son adquiridos e infundados, y en realidad me veo dentro de "éste destino", cayéndome, y no teniendo control alguno o pudiendo evitar en forma alguna ésta caída, con ello, me he frenado a mi mismo para continuar trabajando conmigo mismo, dedicándome a hacer las cosas que veo y me doy cuenta pueden de hecho ayudarme a desarrollar el potencial existente dentro de mi, y de hecho a explotarlo y vivirlo.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado imaginarme que fallaré y caeré dentro de mis decisiones, dentro de mis acciones y mis palabras, donde puedo ver como éste miedo resuena dentro de mi mente cada vez que escribo mis compromisos, porque siento que al escribir mis compromisos, que no podré mantener estos y que por lo tanto estoy mintiendo, que no me estoy comprometiendo realmente y solo estoy presentando algo de mi que no es lo que realmente soy..., sin embargo, ¿no estaría acaso definiéndome por éste miedo? ¿Soy realmente la imagen de mi cayendo? ¿O soy el potencial creador de mi propio Destino? ¿qué soy entonces realmente? ¿Puedo acaso engañar a los demás o solo me estoy engañando a mi mismo?

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer y confiar en la imagen de mi cayendo y fallando en el futuro, donde me veo no teniendo trabajo o no siendo capaz de sobrevivir en el sistema mundial como actualmente existe, quedándome sin dinero y eventualmente llegando a caer en la desesperación conduciéndome al suicidio para escapar de el sufrimiento, donde dentro de ésta imagen, en realidad estoy ya creando y conduciendo mis acciones y mis palabras de tal forma que, en realidad podría estar creando éstas consecuencias dentro de mi mundo y realidad, de la misma forma en que he colocado la imagen de aquella mujer en mi mente para llevarme a una acción y un resultado específico, sin embargo ¿Quien crea la acción? La acción que es generada por medio de la atracción, recuerdo un video de Markus Modin, donde menciona específicamente éste punto, la ley de la atracción se ha creído o entendido en términos de que "la energía de la mente" atrae aquello que uno imagina, sin embargo no es la mente o la energía, son las acciones de uno lo que determinan el resultado, las consecuencias, y es decir, si uno alinea y de hecho determina sus propias acciones, palabras y consecuencias cuidadosamente, ciertamente no veo el porque no habría de ser posible ser el principio rector del propio destino.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tener miedo de mi propio destino, donde en lugar de verme y reconocerme como el responsable, como el principio rector del mismo, he creado éste miedo para justificar dentro de mi el por qué estoy participando en la flojera, en la pereza, en la postergación, en los deseos, en las mentiras, el engaño, la deshonestidad conmigo mismo, proyectando la responsabilidad y consecuencias del Destino en algo o alguien más en lugar de, vivir el entendimiento de quien soy yo como el potencial creador, el principio rector, creador, creación, creado, para en ello determinar mis propias consecuencias en mis palabras, mis acciones, mis pensamientos, a fin de crear aquello que quiero para mi mismo y para los demás, garantizando lo que es mejor para todos.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tener miedo de escribir mis compromisos de aplicación correctiva, porque al escribirlos, lo que surge es el deseo de permanecer justificando dentro de mi mismo mi participación dentro de los deseos, los sentimientos, las emociones, los pensamientos, etc, a lo cual obviamente la pregunta es: ¿estoy comprometiéndome o no conmigo mismo?

Me doy cuenta de que en realidad, lo único que necesito para realmente cambiar, es de hecho cambiar, es moverme en y como el compromiso que hago de asistirme y apoyarme a mi mismo en realizar lo que sea que me proponga realizar o me determine a hacer, y mientras escribo ésto, puedo ver que el miedo que surge dentro de éste punto es el temor a perder las experiencias a las cuales me he "acostumbrado", que hacen que mi vida sea "fácil", sin embargo, en realidad no estoy haciendo mi vida fácil en forma alguna, de hecho al permanecer de la forma en que he estado existiendo dentro de éstos deseos, pensamientos, sentimientos y emociones, solo estoy prolongando las consecuencias que de hecho veo que no son lo mejor para mi o para los demás en forma alguna

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado acostumbrarme a la vida fácil dentro de éstas experiencias energéticas, éstos deseos, pensamientos, sentimientos y emociones, que la realidad es que, a medida que escribo ésto puedo ver que, no son en forma alguna "la vida fácil", no son en forma alguna "la salida fácil" porque las consecuencias y el conflicto interno llega a ser tan abrumador que, considerando el proceso de dejarlos que ciertamente puede ser doloroso a diferencia de las consecuencias que pueden durar por el resto de mi vida, estaría renunciando a nada a cambio de todo

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado ceder a las experiencias de la flojera y la pereza, a la postergación y el aburrimiento, en lugar de vivir consciente de mis decisiones, vivir de hecho consciente del camino que trazo para mi mismo en mis compromisos para que entonces, cuando surjan éstas dudas, pueda de hecho ver las justificaciones por lo que son, ver las consecuencias que de hecho implica el participar en éstas, y en ello, simplemente no dar lugar a la duda o al titubeo dentro de mi mismo.

Esto es lo que quiero para mi, y ésto es lo que voy a hacer por mi, trazando mi camino paso a paso, respiro a respiro, viviendo mis compromisos por mi mismo, cambiando y corrigiendo lo necesario dentro de la honestidad conmigo mismo.

Me comprometo conmigo mismo a vivir mis compromisos y decisiones de forma real, sin ya voltear atrás o volver en busca de éstas experiencias energéticas de deseos, sentimiento, emociones pensamientos, sin titubeos o dudas dentro de mi mismo