viernes, 18 de julio de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 495, Tranquiliad no es pereza pt 6

El día de ayer llevé a cabo la corrección del punto de "darle importancia a la apariencia física" al momento de hacer ejercicio, lo que hice fue esencialmente cerrar los ojos y enfocarme en el calor de mi cuerpo y la tensión de los músculos, también estaba enfocándome en la transpiración de mi cuerpo la cual encontré como una experiencia verdaderamente fascinante, porque se siente como el agua estaba saliendo de mi cuerpo, pero al soltar esa agua era como si todo mi cuerpo estuviera respirando; podía notar como al inicio mi respiración, es tornaría agitada y acelerada, y entonces lo que haría sería respirar profundamente, y estabilizar mi cuerpo.

Lo que encontré fascinante dentro de ésto fue que, he llevado a cabo el ejercicio de forma pausada como me había comprometido a hacerlo, y tenía perceptiblemente la sensación de que había hecho mucho menos ejercicio que el que normalmente hago, sin embargo, el día de hoy (que es cuando experimentas en el cuerpo los resultados del día anterior) puedo notar que siento mi cuerpo tan cansado o aún más cansado de lo que normalmente lo había hecho con mis ejercicios regulares, en donde al realizar éste con velocidad, al día siguiente me encontraría "bien" sin embargo, podría ver y darme cuenta que en realidad no había realizado el ejercicio de la mejor forma posible.

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado reconocer que no había estado realizando verdadero ejercicio, puesto que no me encontraba alineado uno e igual con mi cuerpo físico, y en su lugar solo me estaba dedicando a construir una imagen o apariencia física que en realidad no estaba asistiendo a mi cuerpo en forma alguna realmente así que dentro de esto.

Me comprometo a enfocarme en los movimientos y procesos físicos de mi cuerpo durante el ejercicio, ejercitando mi respiro y mi consciencia en éste, sin participar ya en alimentar o levantar una imagen y presentación de mi mismo como ego, para entonces realmente apoyar a mi cuerpo físico y a mi mismo en alinearme uno e igual con éste.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar que no soy capaz de realizar el ejercicio sin éstas imágenes en i mente deseando alcanzar más, donde puedo ver como estaría reaccionando por ejemplo a la presencia de otras personas al momento de estar haciendo ejercicio, en donde vendría pensamientos donde tendría miedo que éstas personas no me vieran o reconocieran como alguien fuerte.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tener miedo a que las personas no me vean como alguien fuerte, porque me doy cuenta de como en realidad aún existe éste temor en mi consciencia de "perder la imagen e idea que he relacionado hacia mi apariencia física" y por lo tanto

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tener miedo de perder ésta idea o relación que he formado hacia mi apariencia física de ser alguien fuerte, donde, pensaba que si perdía ésta idea o renunciaba a ésta idea y relación hacia mi apariencia física, entonces empezaría a descuidarme y empezaría a engordar y vería mi cuerpo tornándose como completamente débil. Sin ver que en realidad no dependo de éstas ideas y aún puedo realizar ejercicio, enfocándome en asistir y apoyar a mi cuerpo con verdadero ejercicio y no ya con ideas que alimenten el ego o una imagen en mi mente acerca de lo que soy o lo que aparentemente debo ser.

Me comprometo conmigo mismo a remover las ideas y relaciones hacia mi apariencia física al momento de hacer ejercicio, enfocándome únicamente en mi cuerpo al realizar éste

Me comprometo conmigo mismo a realizar ejercicio en y cunado vea mi mente despejada de todas las ideas y pensamientos para lo cual, aplico perdón a uno mismo antes de realizar ejercicio o en el momento de estarlo realizando si es que veo que surgen éstas ideas, para estabilizarme entonces dentro de todo el proceso de hacer ejercicio.