miércoles, 16 de julio de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 493, Dificultades en las Relaciones pt 21

Ha surgido un punto mientras he estado escribiendo perdón a uno mismo, y ésto es que, el deseo de la masturbación, no existe en mi mente definido como "el deseo de masturbarme", sino que me doy cuenta de que la masturbación o el deseo de masturbación surge en consecuencia de las imágenes o pensamientos que toma lugar en mi mente, donde dentro de éstas voces e imágenes empieza a generarse el deseo de la masturbación, porque, es decir, en mi mente no existe como tal una imagen de mi masturbándome y luego digo "tengo deseos de masturbarme", no, sino que las imágenes que surgen en mi mente son de la naturaleza que había mencionado en el post anterior, donde son imágenes de mujeres con posturas que en mi mente definiría como "eróticas" y dentro de esas imágenes vendría la reacción del deseo de masturbarme.

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado darme cuenta que soy yo quien está generando el deseo de la masturbación dentro de mi participación en las conversaciones internas e imágenes, donde al darle mi atención a éstas, me he aceptado reaccionar a las mismas, y a lo cual de hecho me pregunto: ¿Por qué me he aceptado reaccionar a éstas experiencias? Porque me doy cuenta de que es como si depositara mi confianza dentro de éstas conversaciones internas y pensamientos, donde tal pareciera que la voz en la mente "sugiere el ver imágenes o sugiere la experiencia de masturbación", pero en el momento en el que sigo éstas experiencias y lo hago pensando que: "éstas experiencias y éstos deseos son yo, porque soy yo quien piensa éstos pensamientos", es decir, y en ésto solo para clarificar, "obviamente soy yo quien está pensando los pensamientos", sin embargo, el origen mismo de éstas ideas, de éstas imágenes en mi mente, y de éstos deseos como ésta personalidad que quiere y desea y aparentemente depende de la experiencia del orgasmo, la masturbación y el sexo, eso en realidad puedo ver que ha sido completamente adquirido a lo largo de mi vida, tras haberme expuesto continua y constantemente a imágenes pornográficas o a conversaciones con mis compañeros de la escuela, donde al hablar de sexo y de las relaciones, éstos puntos vendrían primero en mi mente como una forma de buscar la aceptación de otras personas dentro de, "presentarme a mi mismo como alguien que ya no es virgen", porque eso en mi mente existía como la definición de "haber crecido o haber tenido ya la experiencia que te hace un hombre (en términos de dejar de ser un niño)", entonces me empujaría a ver éstas imágenes pornográficas y en mi mente imaginaría las formas de hacerlo y dentro de eso, "cómo tendría que hacerlo para dejar satisfecha a mi pareja" porque el otro punto que surgiría más adelante conforme me exponía más y más a éstas imágenes, y discusiones con mis compañeros, sería que si uno no es capaz de complacer a la pareja o provocarle un orgasmo, entonces eso significa que uno no es digno de reconocimiento dentro del grupo de los hombres y por tanto que eso lo hace a uno "menos que el resto de los hombres".

Me doy cuenta de que ésta experiencia energética o deseo de masturbación, no es realmente quien yo soy, y me doy cuenta de que traerme de vuelta al respiro dentro de la manifestación de éstas imágenes o conversaciones internas en mi mente, haciéndome consciente de que mi participación dentro de éstas imágenes no es lo que yo soy en verdad, es el primer paso para de hecho levantarme reconociéndome a mi mismo como el principio rector de mi mismo en éste mundo y realidad

Me comprometo a que en el momento de experimentar el deseo de masturbarme, respiro y observo a que conversaciones internas o imágenes provocaron éstas reacciones en mi mente, para entonces enfrentar cada una de ellas específicamente y así garantizar que si éstas vuelven a surgir, comprenderé de donde provienen y qué es lo que éstas son para no dejarme ya dirigir en forma alguna por las mismas

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado confiar en las voces y conversaciones internas en la mente, al creer que estaba teniendo éstas discusiones conmigo mismo y donde por lo tanto creía que éstos pensamientos, y conversaciones internas, en realidad eran yo y que éstos deseos eran realmente "una expresión propia", sin de hecho ver y entender como éstos deseos han sido programados dentro de y a través de todas las imágenes pornográficas/eróticas, publicitarias, televisivas, comerciales etc., empujándome en ello a ver y tomar en consideración el verdadero origen de las mismas, comprendiendo entonces, como en realidad todas éstas, se remontan a comentarios, memorias, imágenes o experiencias que tomaron lugar en algún momento de mi vida y a las cuales les dí valor e importancia.

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado vivir en la consideración y el entendimiento de lo mucho que realmente pueden alterar e influenciar mis decisiones estos pensamientos, y conversaciones internas, donde lo que tomo en consideración dentro de mi mente son éstas experiencias energéticas y emocionales en lugar de realmente volverme consciente del momento y de la situación que tengo enfrente de mi para poder entonces hacer decisiones dentro de una verdadera aplicación de razonamiento crítico y sentido común, para asegurarme de no realizar decisiones basado en experiencias energéticas o emocionales en forma alguna.

Me doy cuenta de que las conversaciones internas y las imágenes en mi mente son la consecuencia de una continua y constante programación que tomo lugar desde mi infancia hasta el día de hoy, y por lo tanto

Me comprometo a que en el momento que vea imágenes eróticas en mi mente o surjan conversaciones en mi mente en donde me vea a mi mismo incitándome a participar en la experiencia de masturbación, respiro y me digo a mi mismo que éstos pensamientos no son quien yo soy en verdad, que es un sistema, una personalidad.