lunes, 14 de julio de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 491, Tranquilidad no es pereza pt4


Voy a enfrentar un punto que ha surgido recientemente en relación con éste proceso que estoy caminando de explorar mi relación con el ejercicio, ha habido algunos días en los cuales no he realizado los ejercicios que tenía asignados, y es decir, éstos ejercicios los realizaría ya entrada la noche como entre la 1 y las 2 de la mañana, porque durante el día estaría haciendo otras cosas y quería dejar el ejercicio para el final, en fin...

Lo que noté dentro de estos días sin hacer ejercicio es que me entro una forma de ansiedad y empecé a tener miedo de subir de peso, éste mido lo relaciono con el ver como a mi padre le ocurrió exactamente eso, él era una persona realmente delgada y entonces empezó a subir mucho de peso una vez que empezó a trabajar, y bueno, eso aunado de que, hace algunos años lo operaron de la cadera y literalmente tuvieron que ponerle algunos clavos etc., para que pudieran alinearla, aparte teniendo que verse obligado a pasar alrededor de 2 meses en cama para recuperarse del todo; ésto le paso a mi padre por cargar cosas pesadas cuando era niño. Y es decir, ciertamente veo un patrón a lo largo de mi vida dentro de éste punto.

Por mucho tiempo he tenido miedo de sufrir problemas de obesidad como mi padre, y dentro de ese miedo me había hecho el compromiso de hacer ejercicio para que eso no ocurriera, y es decir aún cuando el ejercicio ciertamente ayuda a prevenir tal punto, la realidad es que mi punto de partida esta basado en miedo, y dentro de esto, encontré una resistencia interesante a escribir éste punto, así que, comenzaré con la aplicación de perdón.


Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado reaccionar con ansiedad en el momento que dejé de hacer ejercicio por 2 días, donde empecé a tener éstas reacciones en mi mente pensando que me pondría gordo o que me pasaría lo mismo que a mi padre, y donde veo como mi reacción tiene que ver con éste temor a perder la imagen de mi cuerpo, porque aparentemente ya no estaría alineado con esa imagen que he querido mantener de mi cuerpo

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado temer perder la imagen que he labrado en mi cuerpo haciendo ejercicio, donde ponerme gordo en mi mente es como una experiencia negativa o "tirar la imagen" en la cual he pasado tanto tiempo construyendo y dentro de ésto

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado colocar valor en una imagen en lugar de realmente hacer ejercicio para apoyar a mi cuerpo en prevenir enfermedades o problemas posteriores, donde por ejemplo para hacer ejercicio me he dado cuenta de que hacer pesas no es realmente lo más apropiado para el cuerpo, sino que lo ideal es trabajar con mi propio cuerpo, y dentro de ésto no empujarme a hacer ejercicio en la forma tan "hermética" por así decirlo, en la cual lo había estado realizando, sino que me doy cuenta de que es importante que el cuerpo tenga días de reposo, para que mi cuerpo pueda recuperarse del todo

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado reaccionar en ansiedad al momento de ver que llevaba dos días sin hacer ejercicio donde pensaría que me pondría gordo como mi padre y eventualmente tendría problemas de obesidad como el, donde veo como éste miedo se ha mantenido arraigado a lo largo de mi vida desde que era un niño y por lo tanto

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado hacer ejercicio sobre el punto de partida del miedo a ponerme gordo como mi padre, sin embargo, es interesante que he asumido a lo largo de mi vida que el llegó a la condición que se encuentra simplemente por no hacer ejercicio, sin preguntarme si existió alguna otra razón por la cual llegara a ese punto en su vida, como por ejemplo es el hecho de que mi padre no solo dejo de hacer ejercicio sino que sus hábitos alimenticios empeoraron considerablemente al tener que trabajar tiempo completo en el trabajo, donde se vio obligado a no poder solo conformarse con los alimentos que le enviaba mi madre para la comida, sino que compraría cosas en la calle y demás cuestiones, porque en realidad puedo darme cuenta de que, inclusive haciendo ejercicio con regularidad, el 70% de los resultados (aprox) depende completamente de la alimentación, y es decir, puedo recordar y veo a mucha gente aún hoy día que a pesar de realizar ejercicio con regularidad no logra mantenerse delgada, y primero pensaría que tenía que ver con su metabolismo, pero después vería a sus hábitos alimenticios y ciertamente éstos serían deplorables.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado tener miedo de dejar de hacer ejercicio, en lugar de entender que mi cuerpo de igual forma necesita reposo, y que de igual manera no es posible hacer ejercicio todos los días, porque mi cuerpo necesita reposo para poder recuperarse del mismo

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado crear una personalidad "estricta en la disciplina" al momento de hacer ejercicio, sin ver como en realidad, ésto es igual que en mi proceso, e igual que en todas las cosas dentro de la vida, a veces necesitas desacelerar un poco para poder ver las cosas con más claridad, a lo cual me doy cuenta de que, la tranquilidad es de hecho esa desaceleración ese punto que me doy dentro del ejercicio para ver como es que realmente estoy viviendo mi relación con mi cuerpo físico.

Me comprometo conmigo mismo a vivir la realización de hacer el ejercicio no ya dentro de una personalidad estricta como "disciplina" ya que eso solo ha servido para alimentar el miedo a subir de peso como le ocurrió a mi padre, sino a realizar el ejercicio con mesura y tranquilidad para simplemente apoyar a mi cuerpo físico a prevenir enfermedades y asistirlo con un poco de movimiento para no pasar tanto tiempo sentado frente a la computadora.

Me comprometo a que si me veo realizando ejercicio dentro de alimentar una imagen de mi cuerpo como ego, respiro y corrijo mi punto de partida dentro de éste, donde me doy la oportunidad de desacelerar por un momento y perdonando lo necesario para poder realizar éste como una froma de apoyo a mi cuerpo y no ya como una situación de ego.