sábado, 12 de julio de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 489, El Destino de la Vida, Principio no. 17


17. En mis pensamientos, palabras y acciones debo – pero lo más importante en mis acciones de vida, convertirme en un ejemplo de vida para otros en mi mundo que sea notable y visible en cuanto se trata del potencial de una persona para cambiarse a sí mismo y así cambiar su mundo. Para que más personas puedan darse cuenta cómo podemos cambiar este mundo, al levantarnos unidos en nuestro propio cambio dentro del principio de lo que es mejor para todos para traer el cielo a la tierra.

Antes de compartir mi breve experiencia dentro de éste principio en particular, debo aclarar que día con día continuo enfrentando numerosas reacciones dentro de diversos puntos, sin embargo, como se establece dentro de éste principio, es en la medida que he ido caminando éstos puntos que puedo notar no solo un cambio en mi sino en el resto de las personas en mi mundo y realidad, porque en el momento que cambio, y empiezo a tomar responsabilidad por mis pensamientos, mis palabras y mis acciones, puedo notar como otros (aunque no siempre es el caso) se ven motivados e impulsan a moverse a si mismos, (aun cuando en diversos casos se deba a un punto de competencia y comparación e un inicio, posteriormente podrán darse cuenta y comprender algo de si mismos que tal vez no habrían considerado si no lo hubiesen visto en otro).

El principal punto que puedo compartir aquí, ha sido mi proceso de dejar las drogas, específicamente la mariguana, que fue la droga de la cual particularmente forme una relación de abuso mucho mas extensa que con cualquier otra. Dentro del proceso de dejar las drogas, no solo fue una cuestión de dejar "el hábito", eso es ciertamente sencillo/fácil, si se quiere, lo que en realidad devino en y como la complejidad de éste "issue" en particular, fue el enfrentar todas las ideas que había relacionado dentro de mis experiencias al consumir las drogas, porque era en realidad a partir de tales ideas y razonamientos, tales como experiencias de espiritualidad y ascensión y energía y...toda clase de cosas, que justificaba aún y me mantenía dentro de la experiencia del consumo de la mariguana.

Una dimensión dentro de éstas experiencias que enfrenté dentro de mi relación al consumo de mariguana, fue la creencia de que "DEPENDÍA DE ÉSTA PARA PODER DIBUJAR", donde en el momento que no me sentía dentro de la experiencia que me inducía a mi mismo al consumir mariguana diría cosas como: "necesito fumar, no puedo dibujar, no se dibujar sin mariguana", lol, aunque es interesante que, en realida quí yo mismo me estaba dando la clave, "me sentía dentro de la experiencia que me inducía a mi mismo al consumir mariguana", es decir, entender el hecho de que yo me inducía a mi mismo dentro de dicha experiencia, y entender que "las cosas que estaba viendo en mi mente eran completamente una ilusión propia", fue el proceso más importante, esto por supuesto llegándolo a entender dentro de la aplicación del perdón a uno mismo y el sentido común, para ver que en realidad, la experiencia que "provenía de la mariguana" en realidad no era propiamente de la mariguana, sino que era la experiencia que de hecho, tomaba lugar en mi mente cada vez que iba en la imaginación.

Y otro proceso a si mismo dentro de éste, fue entender que las experiencias que tomaban lugar dentro del consumo de las drogas, eran en realidad substancias producidas por mi propio cuerpo, donde lo único que realizaba la droga era, actuar a razón de catalizador para acelerar la producción de dichas substancias, lo cual en realidad, me llevo a la conclusión de que, tanto las cosas que estaba pensando como las experiencias que estaba experimentado eran completamente propias, no diferente en realidad (como ya he dicho) de cualquier otro momento imaginando cualquier escena dentro de mi mente o cualquier imagen o teneidno cualquier otra forma de conversación interna, la única diferencia es que yo mismo las estaba intensificando y estaba creando una "experiencia acerca de la experiencia", lo cual es como un engaño sobre un engaño lo cual en realidad creo mi "RELIGIÓN DE LAS DROGAS", no diferente de lo que hace el Cristianismo o cualquier otra religión en éste sentido realmente...

Ahora, ¿Cual es el motivo de la experiencia anterior? Diversas personas con quienes normalmente me habría juntado para fumar, empezarían a notar esos cambios, comenzando por el simple hecho de que ya no me drogaba con ellos, algunos de hecho se verían motivados y se empujarían a si mismos a dejarlas, otros no..., otros dejarían de hablarme, otros a quienes consideraba "mis amigos" se pondrían en mi contra y defenderían su droga..., el punto es que, no depende de uno cambiar a los demás, cada uno está en su proceso individualmente, sin embargo, uno definitivamente puede convertirse en una referencia para otros de lo que es posible hacer, donde otros tal vez, se habrían considerado a si mismos incapaces de realizar los mismos actos, por ello, al tomar responsabilidad por uno mismo, no solo afectas tus propios resultados, afectas al mundo en su totalidad, y uno puede definitivamente dejar de verse como parte de la estadistica del "solo uno más" y puede empezar a considerarse a si mismo un ser responsable que se levanta y vive por principios en éste mundo, y eso definitivamente es un regalo, el mayor regalo que uno mismo puede darse a uno mismo como el respeto, el aprecio, disciplina, constancia, consciencia, etc., porque entonces uno llega a darse cuenta de que esos cambios que uno vive, son en realidad no algo ya separado de uno, (como he dicho en un principio) solo cambiando un hábito y preservando tu mente en las mismas ideas y creencias, sino que uno mismo se convierte en ese regalo que uno se da a uno mismo

Por lo tanto.

Me comprometo conmigo mismo a que en mis pensamientos, palabras y acciones debo – pero lo más importante en mis acciones de vida, convertirme en un ejemplo de vida para otros en mi mundo que sea notable y visible en cuanto se trata del potencial de una persona para cambiarse a sí mismo y así cambiar su mundo. Para que más personas puedan darse cuenta cómo podemos cambiar este mundo, al levantarnos unidos en nuestro propio cambio dentro del principio de lo que es mejor para todos para traer el cielo a la tierra.