lunes, 21 de julio de 2014

Mi Jornada hacia la Via, Día 497, Tranquilidad no es pereza pt 7

El fin de semana pasado, (sabado 12 de Julio), no traje éste punto por vergüenza a reconocer y enfrentar el hecho de que participé en el deseo de proyectarme a mi mismo dentro de la imagen/pensamiento: "soy más fuerte que tú"; estaba haciendo ejercicio en barras y estaba haciendo una serie en circuito sobre las mismas; sin embargo, al estar arriba de las barras, voltee a ver a una chica que había llegado al lugar donde estábamos haciendo ejercicio, y ciertamente quería lucirme frente a ella, al menos así es como puedo ver ésta reacción, (llamar su atención dicho en otras palabras), entonces, en lugar de terminar el circuito tranquilamente, hice un salto al final para cambiar los brazos, sin embargo no pude sujetarme con firmeza y caí al suelo.

Pude sentir como el paralizante dolor subía por mi cintura, porque me golpee en el área lumbar, y es decir, solo duró por unos segundos y finalmente pude ponerme de pie, no se hicieron esperar las risas, y yo ciertamente las acompañe con una sonrisa incomoda con la cual en realidad estaba tratando de esconder mi vergüenza; el día de hoy, tras ya una semana de ello, aún puedo experimentar dolor en esa zona especifica del área lumbar, por lo que también iré a hacerme un chequeo médico solo para asegurar que todo esté en orden.

En fin, el día de hoy he salido con un amigo, de quien he escrito en blogs anteriores quien tiene una enfermedad físico degenerativa que le impide el poder moverse, o hacer en realidad muchas cosas por si mismo, así que, tuve que ayudarle a su madre a cargarlo y bajarlo por las escaleras, donde resentí el dolor que mencioné anteriormente, y es decir, mientras lo llevaba y ayudaba a hacer otras cosas que son necesarias como darle de comer, limpiarlo y, bueno...todo lo implícito dentro de los cuidados que requiere, me di cuenta de que puedo orientar mi fuerza hacia un nuevo punto de partida, en donde por ejemplo, fue muy práctico y de mucho apoyo para mi el poder llevarlo cargando en lugar de lidiar teniendo que deslizar la silla de ruedas por las escaleras, y es decir, es en éstos momentos donde he encontrado la fuerza física en aplicación práctica, donde no es solo ésta personalidad arrogante y presumida, sino que de hecho puedo empujarme a darle una aplicación.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado querer lucirme al estar ver a una chica a cuya apariencia física reaccioné, pretendiendo presumir habilidades o fuerza para llamar su atención, donde dentro de ese momento al estar "presumiendo de lo que podía hacer", puedo ver como entró esa personalidad competitiva donde trataba de lucir mejor que otros hombres, y donde en realidad puedo ver como dentro de eso, en realidad lo que estaba proyectando era mi falta de seguridad y confianza en mi mismo, donde en realidad nuevamente me veo alimentando éstos patrones de inferioridad y deshonestidad conmigo mismo, y enraizando la relación de abuso dentro de mi hacia los demás

Me doy cuenta de como, en el momento que doy mi atención a éstas personalidades en la mente, dejo completamente de lado mi atención en lo físico, y en ello, puedo notar mi error al caer, como consecuencia de no tener mi atención plenamente en lo físico al enfocarme en querer llamar la atención de ésta chica por ejemplo

Me comprometo a que en el momento de estar haciendo ejercicio y ver a una chica pasar cuya imagen defina como "atractiva", respiro y pongo mi atención completamente en el ejercicio que estoy realizando, sin ir ya en alimentar esta personalidad/ego definiéndome a mi mismo dentro de y como una imagen

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado esconderme detrás de una sonrisa para no mostrar la vergüenza que en realidad sentía en ese momento, donde en lugar de enfrentar el momento con honestidad conmigo mismo, teniendo el valor para reconocer y enfrentar aquello en lo cual participé, me escondía a mi mimo detrás de esa reacción y por lo cual no compartí lo ocurrido de aquel momento.

Me comprometo a que en el momento que me vea dentro de una situación que me resulte vergonzosa o hacia la cual experimente vergüenza dentro de mi mismo, respiro y enfrento esa vergüenza empujándome de hecho a hablar de ello directamente en honestidad conmigo mismo para así poder ver y entender mi punto de partida que ha originado la reacción de vergüenza