miércoles, 18 de junio de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 461, El Destino de la Vida - Principio no. 13



13. Honrar la vida en cada persona, animal – todo, desde lo grande hasta lo pequeño de la tierra, expandimos nuestra consciencia y responsabilidad para crear la mejor vida posible para todos y todo, y también para nosotros mismos.



Cuando era niño, recuerdo como tendría ésta fascinación por todos los animales, también le regalaría de mi comida a los vagabundos, sin embargo, al momento de crecer, esa "empatía" con los animales sería remplazada por la indiferencia hacia el abuso realizado para con los mismos, donde inclusive yo sería participe de ese abuso, en donde..., al salir a pasear a mis perros por ejemplo, les pegaría cuando no me obedecían y pensaría que eso estaba bien porque vería a mi familia hacerlo, vería a la gente en la calle haciendolo, y para mi eso sería "normal" porque, es aparentemente la forma de "disciplinar y educar a un perro" (y lo mismo se hace con los hijos...); y es decir, en realidad siempre vería la forma de ayudar a algún animal en problemas, donde en algunas ocasiones recogía perros de la calle y trataba de encontrarles casa o donde en alguna ocasión ayude a un perro que habían atropellado, lo llevé al veterinario y le busque hogar, sin embargo, ese abuso que realizaba contra los perros que vivían en mi casa, fue como...es decir, en mi mente es como si tratara de hacerlo "menos" sin embargo, sigue siendo abuso en todas sus dimensiones.

A medida que he caminado éste proceso, me he hecho a la tarea de trabajar con esas emociones o arranques de enojo y con las cuales sigo trabajando cuando llegan a atravesarse por mi cabeza en estos pensamientos donde reacciono con enojo hacia mi perrita cuando empieza a buscar pleito con otros perros y por lo cual me enojo con ella, porque pienso que no quiero tener problemas con los vecinos, cosa que juntos hemos ido trabajando sin emplear violencia, donde lo que hago ahora es utilizar el lenguaje corporal o llamarle la atención si es necesario; con "lenguaje corporal" me refiero a que encontraría ésta comunicación más eficiente, haciendo algunos gestos y señas que serían en realidad mejor interpretables por ella, en lugar de hablarle con palabras que en realidad, se volvería como más difícil para ella.

Con la gente en la calle, ciertamente considero que el mejor apoyo que he podido realizar por los mismos es ser un voto por la reforma del sistema económico en su totalidad, donde colocarse en los zapatos del otro y entender su situación de precariedad es y ha sido en realidad, el mejor apoyo para entender lo que es necesario modificar dentro de éste sistema, en hechos tan simples como buscar la verdadera implementación, la autentica implementación del cumplimiento y satisfacción de los derechos humanos para todos y cada uno, puesto que, en un inicio querría salir a las calles para "ayudarlos" dándoles dinero, o viendo por éstas labores de activismo que en realidad son solo como "soluciones curita para el verdadero problema", es decir, donde tales acciones "curita" en realidad son solo una forma de atacar a los síntomas sin ver/entender el verdadero problema, y es decir, no digo que esas acciones entonces no deban realizarse, en términos de ayudar a las personas en lo que nos sea posible en tanto se emplea o lleva a cambo una solución que pueda de hecho frenar el abuso hacia tales personas, sin embargo, habría puntos a entender que, en realidad no serían nada simples en un inicio, como el hecho de entender que el dar una moneda en la calle por ejemplo, solo mantiene y enraíza la relación de las personas a permanecer en la indigencia, puesto que llegan a ese punto de definirse como "lo único que pueden hacer para conseguir dinero", ese punto en realidad no ha sido fácil, sobre todo cuando uno se ve invadido por los sentimientos de culpa y lastima; sin embargo me daría cuenta de la verdadera naturaleza de esos sentimientos de lástima, donde buscaría "hacerme sentir como alguien bueno al dar dicha moneda a las personas en situación de calle"

Ciertamente, éste proceso de reconocerse y levantarse como uno e igual a toda la vida, considerando y reconociendo cada aspecto de la misma,  no ha sido fácil en forma alguna, porque primero tendría que caminar (y aún sigo caminando) diversos puntos en los cuales me he visto aceptando y tolerando dicha violencia hacia los animales y a otros seres humanos, donde en cosas tan simple como compararse con otras personas en la calle, es y crea de hecho ésta relación de superioridad e inferioridad, esclavo y opresor, es decir, la aceptación del abuso se encuentra e inicia en realidad en los aspectos que consideramos o asumimos de ser "lo más normal o lo más cotidiano", porque es así como se crea la cultura, una cultura de la violencia y la desconsideración, y por lo tanto:

Me comprometo conmigo mismo a honrar la vida en cada persona, animal – todo, desde lo grande hasta lo pequeño de la tierra, expandimos nuestra consciencia y responsabilidad para crear la mejor vida posible para todos y todo, y también para nosotros mismos.