lunes, 5 de mayo de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 415, Revisando/Redefiniendo mi punto de partida en éste proceso

Son muchas las oportunidades que existen a lo largo del día para de hecho empujarme a mi mismo a cambiar, sin embargo, en lugar de tomar esas oportunidades, estoy yendo en la mente y distrayéndome con pensamientos e imaginaciones, lo interesante es que, aún cuando me "doy cuenta de lo que estoy haciendo", siento ésta resistencia a dejar de participar en ellos, tal como si fueran una forma de adicción. Y ciertamente lo son, es decir, he aceptado que lo sean y las he justificado como tal, sin embargo, al igual que cualquiero otra adicción, me doy cuenta de que soy capaz de trabajar con éstas y de hecho enfrentarlas para poder detener mi adicción a éstos pensamientos sentimientos y emociones.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado no tomar las oportunidades que surgen en mi día a día donde me veo participando en reacciones emocionales o sentimentales, pensamientos e imaginaciones, donde en lugar de dirigir la experiencia he reaccionado a éstas en culpa y vergüenza, las cuales a su vez no estoy dirigiendo porque en ello, lo que estoy haciendo es entrar en un papel de víctima culpando a todo y a todos los demás en lugar de tomar responsabilidad por mi mismo y mi Mundo, esto donde por ejemplo, vería a una persona haciendo algo como postergar el trabajo y pensaría "Qué perezoso", sin comprender de hecho que es lo que esa persona me está mostrando de mi mismo

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado reaccionar a mis propias reacciones, lo cual en realidad solo puede ocurrir en mi aceptación y permiso a éstas a dirigirme, donde en lugar de dirigir éstas experiencias, y tomar responsabilidad por éstas experiencias, lo que esencialmente he estado haciendo es dejarme llevar por las imágenes y cargas energéticas emocionales o sentimentales dentro de las mismas, dentro de las cuales he buscado una experiencia de auto gratificación personal, en lugar de ver cómo es que realmente al participar dentro de mis pensamientos, sentimientos y emociones estoy realmente afectándome no solo a mi mismo sino a otros

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado que en el momento que surgen esos momentos donde me veo reaccionando a mis propias reacciones lo que ocurre es que aún hablo el perdón a uno mismo inmediatamente, sin embargo, al hacerlo de ésta forma, puedo darme cuenta de que, la forma en la cual lo estoy realizando está errada, porque el perdón en realidad no hace nada por sí mismo, depende de mi el explorar/abrir el punto, enfrentarlo en honestidad conmigo mismo, luego perdonarme a mi mismo por haberme permitido y aceptado mi participación en éste y entonces cambiarlo, viviendo ese cambio como una decisión

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo separarme de mi punto de partida dentro de éste proceso, donde en realidad veo mi punto de partida formado en y/o en torno de deseos e intereses personales, donde aún me veo haciendo mi proceso para poder conseguir alguna forma de experiencia dentro de la honestidad conmigo mismo, ya sea dentro de una relación o dentro de alguna actividad que me permita hacerme de dinero, sin de hecho comprender lo que realmente me es necesario hacer, y es decir, la razón por la cual no me estoy de hecho dando la oportunidad de aprender es precisamente por el punto que comentaba en el post anterior "La Rutina", es decir, debido a que no salgo de la rutina y de hecho reflexiono las cosas por mi mismo en lugar de obedecer mecánicamente lo que aparentemente son "pensamientos de sentido común", me es necesario evaluar un aspecto en particular del mundo, realizando tal proceso de investigación de forma especifica y precisa

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que me vea evadiéndome en mis pensamientos, sentimientos y emociones, respiro y entonces enfrento esa experiencia en honestidad conmigo mismo para no aceptarme el dejarme ir ya por cargas energética en forma alguna, para garantizar que mis decisiones/movimientos/palabras, no estén dirigidas ni comprometidas por un interés personal

Continuo en el próximo post