martes, 29 de abril de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 408, ¿Es el ser humano malvado por naturaleza? 5

El Día de hoy estaba conduciendo mi bicicleta de vuelta de la escuela en dirección a mi casa; tome la avenida principal como usualmente lo hago. Llegué a una glorieta por la cual me es necesario pasar para poder llegar a mi casa, tome el carril lateral por el cual puedo dar la vuelta continua, es decir, el carril "de baja" como aquí se le conoce, y al hacerlo, algunos coches que venían detrás de mi empezaron a tocar el claxon.

Me molesté, y en esa reacción de enojo, los insulte levantando el dedo medio; empecé a pensar que lo que había hecho estaba bien porque los automovilistas no consideran como los ciclistas tenemos que hacer éste esfuerzo físico para poder trasladarnos de un lado a otro de la ciudad y básicamente cuando te tocan el claxon es como una forma de decirte "muévete porque quiero ir más rápido", cuando ellos no tienen que hacer un solo esfuerzo en lo absoluto, y donde aún cuando traes la bicicleta llegan a embestir con el mismo coche como si uno trajera algo con que protegerse, lo cual me ha tocado experimentarlo un par de veces, y es decir, no llegaron a golpearme, pero no es algo grato en forma alguna.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado insultar al conductor detrás mío pintándole dedo, a lo cual me doy cuenta que no es una solución en forma alguna y lo cual de hecho puede ocasionar conflictos en formas que realmente no estoy tomando en consideración por consecuencia de mi reacción emocional, es decir, ¿qué habría pasado si éste hombre me embiste con el auto y sin querer realmente hacerlo, llega a atropellarme? La realidad en ello es que habrían sido las consecuencias que yo mismo habría provocado

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado enojarme en el momento en el que escuché como empezaron a tocarme el claxon, donde utilice todas éstas justificaciones en mi mente como en un momento cuántico y entonces insulté al conductor del automóvil, sin de hecho ver que eso no soluciona absolutamente nada y por lo tanto, es en realidad, mucho más fácil y seguro para mi hacerme a un lado y dejar que pasen para que yo pueda encontrar el momento justo para poder cruzar y así prevenir accidentes

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que escuche que me tocan el claxon, respiro y me muevo a un lado para dejar pasar a las personas que llevan prisa y así prevenir accidentes y conflictos que puedan de hecho ser perjudiciales tanto para mi como para los demás