domingo, 30 de marzo de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 374, Unicidad e Igualdad como Motivación Parte 2

Continuando con la segunda parte de Unicidad e Igualdad como Motivación

La Adicción a la energía persiste y se ha incrementado durante los últimos días a medida que me adentro dentro de éste punto sobre lo que sería esta "transición efectiva" hacia levantarse y vivir en y como la honestidad con uno mismo, y es decir, a medida que escribo ésto puedo encontrar un símil que resulta bastante interesante, y es el hecho de que, la misma adicción a la energía se convierte en mi falta de compromiso y motivación para de hecho cambiar porque, al haber relacionado la motivación a una experiencia energética positiva, es decir, es como que ésta experiencia energética no puede contraponerse a la energía de por ejemplo, el deseo de tener una relación de tener sexo, y en ello, el deseo por una relación es una experiencia positiva en si misma que eventualmente lleva al hecho de que, la mente dirá, "no necesito éste punto de motivación porque la experiencia positiva que recibo del deseo de tener una relación o tener sexo es mayor" y en ello, lo que implica por consecuente es que si tratas de cortar el suministro de energía positiva pero aún mantienes la definición de motivación en base a una energía positiva, entonces simplemente pierdes el punto mismo de la motivación, porque no estarás motivado y si tratas de generarlo de nuevo, es decir, la carga positiva dentro de ésta búsqueda por la motivación, el sistema de consciencia mental, no solo cargará el punto de motivación, sino que la energía será distribuida para alimentar toda la mente y los sistemas dentro y como ésta.

Así que, a esto, viene un pensamiento interesante "cambiar es difícil, hacer un cambio es imposible"..., esa declaración es fascinante en si misma, porque en realidad lo que uno está diciendo allí es que, uno no es capaz de "renunciar a su adicción a la energía" y que en ello, uno entonces define como imposible el poder cambiar en si mismo y poder cambiar el mundo en forma alguna, porque de acuerdo a lo que hemos aprendido en la escuela todo se mueve y racionaliza dentro de ésta lógica, de "A es i gual a B, B es igual a C, así que en ausencia de B, C es imposible", esto traducido sería = motivación es igual a energía, energía es igual a movimiento, en ausencia de energía el movimiento no es posible, lo cual en realidad es una falacia en si misma, porque de lo que me doy cuenta es que el movimiento depende de la relación que yo establezca dentro de mi mismo dentro de la noción misma de la motivación, para poder de hecho realizar l movimiento, y el cual me he dado cuenta que soy capaz de realizar sin tener una experiencia energética atada a éste.

Muchos dirán: ¿en que te basas para decir que el movimiento es posible sin la energía? En el hecho de que, si establezco por ejemplo "Motivación en relación a la Unicidad e Igualdad" entonces mi motivación no estará sujeta o dependiente de la energía misma, porque la Unicidad y la Igualdad existen por sí mismas, no por la energía, y debido a que la Unicidad y la Igualdad son mi motivación, entonces no dependo de la energía en esa ecuación para poder moverme porque no es un factor que influya en mi relación a como me muevo y dirijo en mi mundo, donde por lo general uno iría "si no me siento bien = no estoy motivado; si no tengo esto, esto y aquello = no estoy motivado". Así que el día de hoy voy a aplicar perdón en relación a éste punto de definir la motivación en relación con la energía para entonces restablecerlo a la Unicidad y la Igualdad

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado relacionar la motivación a la sensación o energía positiva de la cual creí la motivación dependiente para poder de hecho moverme a mi mismo, donde en el momento que me vería estando triste o inclusive feliz acerca de algo, las causas por las cuales esa motivación entraría o podría de hecho establecerla, se volverían un reto de gran complejidad, lo cual de hecho podría ocurrir en todo momento, en y como la manifestación de estos cambios dentro del día a día en el que mi autoestíma va de arriba/abajo sin poder de hecho ver la motivación concretada en forma alguna, y aún cuando surgirían momento en los que "ME SENTIRÍA motivado" no duraría gran cosa porque esa energía de forma casi instantánea sería remplazada por otra energía, así que, me doy cuenta de que, es necesario desasociar las palabras de la experiencia energética en todas sus formas posibles porque de ésta forma el principio energético del cual una vez me creí dependiente puede ahora ser remplazado por un principio de acción práctica con la cual puedo de hecho moverme a mi mismo en todo momento sin depender ya de la energía

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado creer que el proceso de cambio es difícil, sin reconocer en honestidad conmigo mismo que aquello que ocultaba detrás de esas palabras era el hecho de que no he querido dejar ir mi adicción a la energía puesto que no he caminado de forma absolutamente disciplinada mi proceso, al no atreverme a cuestionar la lógica dentro del razonamiento mismo por el cual he dado tanto valor a la experiencia energética positiva, lejos de ver realmente como puedo de hecho cambiar mi punto de partida en relación a tales energías para poder vivir dentro de y como la honestidad conmigo mismo en todo momento.

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que me vea buscando o creando alguna forma de dependencia o relación a la energía para poder moverme y motivarme a mi mismo, respiro y dejo ir esa energía para explorar dentro de la relación que haya creado a tal punto y en ello llegar a redefinirlo fuera de esa ecuación de dependencia energética para poder vivir en y como la honestidad conmigo mismo en cada momento de cada respiro

Me comprometo conmigo mismo a que en el momento que me vea yendo dentro del pensamiento "cambiar es dificil o cambiar es imposible", respiro y traigo de vuelta el entendimiento de que tal punto es una justificación por la cual no estoy enfrentando mi adicción a la energía, así que, me muevo y enfrento aquello que me estoy resistiendo a redefinir y desasociar de su energía dentro de mi mismo para poder corregir tal punto de partida dentro de mi mismo, y así poder garantizar que mi punto de partida será la honestidad conmigo mismo y no la deshonestidad conmigo mismo