martes, 18 de marzo de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 362, El Diseño de la Relación Perfecta

Es interesante lo mucho que una imagen que parecía o que uno percibe como bien definida puede cambiar con el tiempo, y como en ese tiempo, o al menos en el momento que creía tener mi definición bien concreta sobre lo que es la verdad, sobre lo que es la realidad dentro de tal definición, ignoré el resto de cualquier consideración que no estuviese alineada con mi idea, o fantasía de lo que ésta idea representaba o como me la presentaba en mi mente, y es decir, creo que no tengo que mencionar que el cambiar la idea implicaba de hecho cambiar mi concepción de la realidad, implicaba de hecho moverme y motivarme a cambiar, así que, en realidad sería algo que realmente no consideraría, o al menos no en ese momento.

Esto fue algo que fue descrito tanto por Bernard Poolman como por Sunette Spies en relación a como formamos las relaciones: Al conocer a una persona, primero creamos todo un espectro de ideas y definiciones de “quienes somos nosotros en relación con ellos” y dentro de esto creamos una definición e idea de la persona dependiente de “quienes y como nos definamos a nosotros mismos”, a partir de la primera experiencia, generamos “memoria de ésta personalidad y de nuestra relación con ésta persona” por tanto, lo que ocurra después dentro de la relación, será en alineación a la referencia de nuestras memorias y experiencias con y para ésta persona, lo cual es en si mismo interesante porque en realidad, resulta que la relación con los demás siempre se verá definida por y en la relación con nosotros mismos, la experiencia dentro de nosotros definirá nuestra relación con los demás, porque en nuestras palabras, nuestras acciones, nuestras ideas y lo que permitimos y aceptamos en y como éstas, proyectamos nuestros intereses y buscamos a las personas alineados con los mismos intereses, eso por un lado, por el otro, la atención, sinceridad, honestidad con nosotros mismos, define por tanto el resultado dentro de éstas relaciones.

Todo lo anterior lo he descrito para poder dar a entender a lo que me refiero con las siguientes palabras: “Me doy cuenta de como he existido en continuo y constante temor a la perdida a lo largo de toda mi vida, y dentro de todas mis relaciones”. Lo cual implica que no es a la persona allí afuera a quien temo perder sino la relación e idea de mi mismo, porque eso implicaría de hecho ser honesto conmigo mismo y ver más allá de aquellas ideas que de hecho he creído y aceptado como “reales”

Voy a describir y caminar mi relación a la forma en que diseñe mis relaciones y como cambiaron a lo largo del tiempo, y como a través de la idea del "amor como sentimiento" solo alimentaría las mismas concepciones, ideas, nociones, mentiras, personalidades, al grado de que, ya sabes querría garantizar que mi idea de las relaciones fuera tal y como yo lo quería, e inclusive, mientras escribo esto, me hace pensar sobre lo que realmente pasa cuando das rienda suelta a estas ideas y concepciones, es decir, considerando el hecho de que, deseas y diseñas en tu mente una idea a tal grado, que estableces principios y normas a lo que será esa relación perfecta y si algo dentro de ello no se encuentra alineado a éstos deseos e ideas, inclusive si ese algo es tu pareja misma, llegas al punto de ya no se diga de la manipulación o el chantaje, sino la violencia física hacia tu pareja, a fin de "someter a los demás a estas ideas/deseos".

Dicen que aquellos que abusan y violentan a la mujer son esencialmente inferiores internamente, debido a toda ésta gama de complejos que los hace esencialmente buscar la relación ideal, porque es decir, ¿cuál es ésta relación ideal sino aquella que nos hace vernos a nosotros mismos como habiendo alcanzado nuestro deseo, nuestro propósito? ¿cómo se diseña el propósito? a través de la propia mente y ¿cómo está diseñada la mente? a través de las memorias, sentimientos, emociones, ideas y principalmente las memorias, así que, la relación perfecta irá esencialmente diseñada de acuerdo a/o en relación con el pasado, nuestras experiencias a través de las cuales diseñamos y buscamos el propio interés personal así que buscamos la superioridad a través de someter a los demás a través de la fuerza a fin de satisfacer los propios intereses.

Continuo en el próximo post.