martes, 11 de marzo de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 355, Personalidad del Salvador Parte 2



Continuando sobre el post anterior

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado imaginarme que golpeo a los policías y que “me pongo del lado de las víctimas” para hacerme sentir que soy una buena persona porque aparentemente al imaginarme eso o al hacer eso, estoy levantándome por los ideales de lo que es justo y es bueno sin cuestionarme ¿de dónde proviene ésta violencia? 

Es decir, ves todas éstas películas acerca de la gente levantándose contra los gobiernos, que de hecho son patrocinadas y promocionadas por la industria hollywoodense, donde las personas toman exactamente ese mismo punto de partida, es decir, atacar al gobierno, a las empresas, a “unos cuantos en el poder” como la solución, sin embargo, ¿no es curioso que se deseé que la gente siga dentro de ese conflicto? ¿no es acaso cierto que las guerras solo garantizan mucho más dinero y recursos para las empresas? ¿no es verdad que ante más acciones de violencia toman aquellas personas que hacen sus marchas y conflictos, más herramientas dan a aquellos que protegen sus intereses personales en el gobierno para regular mediante vías jurídicas cualquier intento de cambio a través de la censura de aquellos ideales que inicialmente fueron buenos ideales, pero que en el momento que son llevados a esas dimensiones de violencia son atacados y rechazados perpetuando así la pobreza y el sufrimiento de aquellos que inicialmente pretendían levantarse? Es fascinante…

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado desear que la gente en el poder fuese derrocada en la creencia de que, lo que ocurriría entonces es que la gente podría ser libre y podría establecer un sistema como el que sería lo mejor para todos, sin embargo, me doy cuenta de lo absurdo de ésta creencia, porque lo único que eventualmente tendrás es una desorganización de tal índole que nuevamente requerirás a alguien que comprenda el funcionamiento de un sistema que pueda ser implementado de tal suerte que pueda traer nuevamente una estabilidad, sin embargo el mismo ciclo se repetirá, porque el punto no reside en darle el poder a una persona o a un grupo de personas sino que todos y cada uno deben tomar responsabilidad por sus acciones y pensamientos para dejar de participar en los ciclos de abuso en éste mundo, así que

Me perdono a mi mismo por no haberme permitido y aceptado tomar responsabilidad por mis propios pensamientos, y mis imaginaciones, en donde le he dado rienda suelta a mi mente en esos momentos dentro de y como la experiencia positiva al creer que imaginar tales escenarios en mi mente es en forma alguna aceptable, sin ver como en ello, lo único que en realidad estaría provocando con esa violencia en mi mente es la aceptación de más violencia externamente

En y cuando me vea a mi mismo participando en los pensamientos o imaginaciones en donde me veo atacando o justificando abuso de algún tipo hacia otro ser humano, me detengo y respiro, dirijo mi atención a enfocarme en una solución real y práctica que de hecho sea lo mejor para todos donde no se tenga que disparar una sola bala para poder establecer armonía en éste mundo

Me comprometo conmigo mismo a explorar y encontrar soluciones prácticas y reales para éste mundo para garantizar que no volveré a darle consideración a esos pensamientos violentos en mi mente o de abuso hacia cualquier ser humano nuevamente