lunes, 10 de marzo de 2014

Mi Jornada hacia la Vida, Día 354, Personalidad del Salvador



Estaba viendo unas imágenes del conflicto en Venezuela, y entre ellas encontré las imágenes de unos policías que estaban golpeando a un hombre en la esquina de una calle, y mientras veía éstas imágenes, sentí enojo hacia los policías, al grado que me imaginé a mi mismo golpeándolos a ellos de la misma forma, gritándoles y humillándolos de tal suerte que quería hacerlos sentir como basura, como insignificantes, y es interesante que mientras escribo esto, es como que existe ésta experiencia de indiferencia hacia éstos abusos, mis abusos, existe de hecho indiferencia hacia el abuso que yo estoy cometiendo. 

En alguna ocasión estaba en una conferencia que fue impartida por una psicóloga social (cuyo nombre no puedo recordar, lol), y ella estaba hablando sobre la violencia que estaba tomando lugar en el país, dentro de un análisis que estaba realizando a las personas que comenten delitos, nos pregunto: ¿quién de ustedes es capaz de golpear a otra persona? Y nadie levantó la mano; después dijo: Ok, ¿Si alguno de ustedes viera a un hombre golpeando a sus hijos lo golpearían? Y todos levantaron la mano. Es interesante que el fin de éste punto que trataba de poner en perspectiva ésta psicóloga tenía que ver en realidad con mostrarnos esa violencia interna, como de hecho existe en cada uno de nosotros aún cuando exista de manera pasiva. Y lo que puedo ver dentro de mi propia experiencia, es como, ésta violencia la utilizo o impulso en mi mente justificándola a través de verme a mí mismo o pensar en lo que estoy haciendo como “una causa justa”, es decir, muchas veces escuchas a las personas (principalmente activistas) en los momentos en que ven imágenes de un ser humano abusando a otro ser humano o a un animal, o a una población, decir que deberían matar a es ser humano o a esos seres humanos, lo cual es en realidad un tanto contradictorio a la causa por la cual de hecho dicen estar levantándose.

Ahora, me gustaría proponer una situación hipotética: digamos que no hubiésemos nacido bajo los cánones religiosos y morales de nuestra sociedad, sino que hubiésemos nacido en un gobierno donde “los narcotraficantes” por ejemplo son de hecho el gobierno, es decir, los narcotraficantes siendo o representando el gobierno (cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia, lol), donde las drogas que son ilegales por ejemplo, son legales y donde las drogas que ahora son legales, son ilegales, es decir, el alcohol por ejemplo, lo cigarros, el café, el té, todas esas cosas que ahora son legales, son ilegales. Uno tal vez dentro de esa situación, vería al gobierno tratando de vender el alcohol y el tabaco como “la parte que representa esa maldad por ejemplo”, y si uno viera a esas personas matando o golpeando a un grupo de personas, ¿cómo reaccionaríamos? Es decir, ¿sería la misma violencia, la misma reacción? Y es interesante que dentro de los “ideales del derecho”, es decir, las acciones de violencia de uno en contra de ese abuso, son de hecho aceptables porque, es decir “se está protegiendo o luchando por una causa justa”, tu violencia es aceptable porque defiende “esa parte que es buena”, lo cual es lo que actualmente vemos en Venezuela por ejemplo donde el gobierno justifica sus acciones contra los manifestantes, “los rebeldes” porque están defendiendo los ideales de la patria, es decir, cualquier forma de violencia puede de hecho volverse justificable bajo éstas ideas sobre lo bueno, lo justo, lo malo…solo es dependiente de “cuales sean esos intereses de uno ¿no?” y en consecuencia, dentro de eso que es lo que uno justificará como bueno y qué será visto como lo malo, en tanto que lo bueno sean los intereses personales de uno…

Volviendo a mi experiencia inicial: Lo que experimentaba al verme proyectado en esas imágenes donde me veía a mi mismo golpeando a estos policías, y justificando mis acciones como justas o buenas, es decir, en esa aceptación, en esa “ideación de proyectar a los policías como los malos” es donde yo he detonado esa imágenes en mi mente y he justificado mi violencia hacia los demás, sin embargo, algo sabemos bien, y es el hecho de que la violencia solo responde a la violencia con más violencia, por lo tanto, quisiera trabajar en éste post con la personalidad del “salvador” en donde me veo justificando mis acciones en éste sentido como un acto de violencia hacia los demás.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado justificar las imágenes que proyecté en mi mente al imaginarme a mi mismo golpeando a los policías que estaban golpeando a éste hombre, donde he pensado o considerado mis acciones como “buenas o justas”, entrando entonces en ésta personalidad o personalidades de: “el salvador, el vengador, el héroe”, sin ver en realidad que estoy agrediendo a otros seres humanos, la imagen y semejanza de mí humanidad, así que dentro de esto, la pregunta es: ¿estoy defendiendo una causa justa o estoy justificando mi violencia para enaltecer mi ego? Lo cual es en realidad nuevamente ésta violencia auto justificada en nombre de mi interés personal

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado pensar o creer que mis acciones son buenas o justas, son ver como dentro de “tales definiciones” lo que en realidad está tomando lugar son juicios de valor que he estado defendiendo y protegiendo en mi mente a fin de defender mis intereses personales, porque es interesante que, todo esto de ser activista y de “luchar por las causas justas” es en realidad algo que se ha colocado de moda, es decir, donde llega éste abuso al grado de pensar “oh si, si hago esto seré una buena persona y el resto de las personas van a quererme y aceptarme”, lo cual ¿que dice entonces de mi? Es de hecho locura, no soy diferente en forma alguna de aquellas personas en el mundo causando esa violencia contra el animal, o contra la persona, o el árbol, o la población, de hecho es la misma locura manifestada reflejándome de hecho lo que estoy permitiendo y aceptando…dicen que para la violencia se requieren de dos personas, por lo general “dos idiotas” entonces ambos deben de estar en la misma condición de idiotez para poder aceptar y permitir tal crimen y abuso del uno contra el otro.

Me perdono a mi ismo por haberme permitido y aceptado justificar mi abuso contra otros seres humanos u otros seres vivos a partir de utilizar los razonamientos en mi mente como algo que es aceptable, donde de hecho hago de cualquier deshonestidad de mi mente, algo plausible y donde entonces hago del discurso de otras mentes que justifican tal abuso algo aceptable, algo plausible, donde ese valor colocado en separación de uno mismo como la vida, da permiso a que la política y la democracia sean algo inexistente desde un punto de partida que de hecho sea lo que es mejor para todos, sino que la democracia se convierte en el arma de los tiranos, y el poder de los tiranos reside no en las armas que apuntan contra el pueblo, sino en la aceptación y permisos mismos del pueblo que dan su poder y valor a éstas causas sin detenerse a ver dentro de si mismos en honestidad consigo mismos para de hecho explorar y comprender que es lo que se está haciendo?, ¿qué es lo que se está permitiendo y aceptando?

Me comprometo conmigo mismo a enfrentar la personalidad del salvador y a que en el momento que me vea a mi mismo yendo en cualquiera de esos pensamientos donde me veo justificando mi violencia contra otros, respiro y detengo mi participación, exploro los puntos a detalle en como he dado valor y peso a esos puntos y como he justificado dentro de ellos mi violencia/abuso hacia otros

Continuo en el próximo post