martes, 29 de octubre de 2013

Mi Jornada hacia la Vida, Día 251 Personalidad de Frustración

PAKO Y YO

El día de ayer estaba realizando un trabajo al cual tenía “muchas expectativas de que quedara como me lo había imaginado” y al no obtener el resultado que había “imaginado”, entre en la personalidad de la frustración

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo que al no obtener el resultado en mi trabajo como me lo había imaginado en la mente me he enojado y frustrado al no tener “la experiencia que esperaba tener en mi mente” lo cual es fascinante al ver como he entrado en esa personalidad de frustración al querer/esperar obtener una experiencia y ver que no consigo tal, entro en ésta experiencia de enojo, e inclusive juicios hacia mi mismo en donde me veo como “inferior a otras personas” que si consiguieron ese resultado

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo molestarme cuando no conseguía el resultado que había imaginado en mi mente el cual había relacionado con la definición de “perfección” y entonces al ver que no alcanzo la “perfección que he creído en mi mente que es real y que existe” me molesto conmigo mismo e inclusive llego al punto de culpar a las cosas o a las personas en mi mundo y realidad sin ver y darme cuenta que la responsabilidad únicamente recae en mi por crear tales pensamientos en mi mente e imaginación

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo obsesionarme con mi idea de la perfección sin ver en honestidad conmigo mismo que lo que he permitido y aceptado que sea mi definición de la perfección está basada en los intereses personales como tal definidos en esa búsqueda por la superioridad en una experiencia que “sea mejor” que las de otras personas, lo cual se refleja en esas comparaciones que he formulado en mi mente como los juicios de valor en los que acepto el diseño de una ganador y un perdedor, lejos de realmente comprender la unicidad y la igualdad y de hecho corregir mi aplicación en mi vida para crearme a mi mismo y éste mundo dentro de esa consideración

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo crear juicios de valor comparándome con otras personas sin ver o considerar el hecho de que, aquello por lo cual existen esos juicios en mi mente, son únicamente por el reflejo de aquello que yo he aceptado como “de importancia” mientras que a la otra persona podría ni siquiera serle relevante ese juicio de valor; y por lo tanto, al ser yo el que ha colocado valor sobre ese juicio, es por ende reflejo de como me he permitido definirme en relación con mi mente

Me perdono a mi mismo por haberme permitido y aceptado a mi mismo definirme como los juicios en mi mente, donde al juzgar y compararme con otras personas en mi mente, lo que he hecho es solo mantener mi ideal de la perfección para entonces no ver el hecho de que el perfeccionamiento no existe en algo separado de uno mismo que es necesario alcanzar a través del aprecio o reconocimiento de otros, sino a través de la apreciación de uno mismo, al valorarme a mi mismo conforme me permita vivir mi aplicación y disciplina en y como la honestidad conmigo mismo

Aplicación Correctiva:

Me comprometo a que en el momento en el que me vea a mi mismo yendo en la imaginación creando un “ideal de la perfección”, respiro y me detengo en ese momento a ver cuales son las ideas y juicios que he aceptado dentro de tales definiciones y en ello me perdono a mi mismo por haber aceptado y permitido mi participación en lo que sea que haya aceptado y entonces me dirijo a mi mismo a vivir mi aplicación correctiva de no aceptar algo menos ni más de lo que soy en y como la honestidad conmigo mismo

Me comprometo conmigo mismo a apreciar y valorar el esfuerzo que haya realizado en cualquier trabajo, y ha siempre aprender de mis errores sin tomármelos de forma personal/tomarme me mente de forma personal, para entonces simplemente corregir y cambiar mi aplicación en y como lo que sea que esté realizando, sea un trabajo, en una relación o en mi propia aplicación de vida