miércoles, 14 de agosto de 2013

Mi Jornada hacia la Vida Día 216 Mi competencia Interna

170720111400

Memoria: Una memoria de mi mismo brincando desde muy alto por las escaleras, esto lo hacía para llamar la atención de una niña en la primaria, y para ganar el reconocimiento de mis compañeros para que me vieran o me consideraran alguien valiente o fuerte, y dentro  de este recuerdo también está una persona con la cual competía mucho, un compañero de la escuela que también era mi amigo, ambos nos sentíamos atraídos por la misma niña, y continua y constantemente competíamos por llamar la atención de ella, yo siempre perdía a su lado, lol, sin embargo, lo que me llamo la atención dentro de esta absurda competencia de ver quien brincaba desde más alto, es el hecho de que me di cuenta al explorar ésta memoria como llegaríamos a ese punto de poner nuestras vidas en riesgo solo para poder llamar la atención de ésta niña, y este chico vivía en un apartamento, y el día que iríamos a su casa y que iría también ésta niña, ambos nuevamente competiríamos por ver quien brincaba desde más alto, y el brincaría de algo así como el segundo piso, no lo recuerdo con exactitud, y obviamente se lastimo; para mi era muy divertido brincar desde muy alto, y sentir el ardor en mis pies al llegar al suelo, y sentir mis piernas tener como ese momento en el impacto en el que mi cuerpo se endurecía completamente, me sentía fuerte, me sentía valiente, y todo esto porque no me apreciaba a mi mismo, ¿por qué tenía que demostrarle a los demás algo? es decir ¿no podía disfrutar de esto si realmente me gustaba tanto? y me doy cuenta de que, es decir, solo porque permití una sola reacción energética hacia ésta chica. Y es decir, al final a mi amigo no le fue tan mal, no recuerdo si le colocaron un yeso en aquella ocasión o si fue solo como el tremendo impacto que tuvo al llegar al suelo, y bueno…lol, el logró formar una relación con ésta niña, la cual eventualmente termino dejando, LOL.

Sentimientos/Emociones: superioridad, inferioridad, valentía, culpa, amor

Patrones: Competencia, Enamoramiento

Personajes: Personalidad de Inferioridad, Personalidad de Competencia, Personalidad de Amor

Aplicación de Perdón:

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo querer mostrarle a otros que era fuerte y valiente al brincar desde muy alto por las escaleras para ganar el reconocimiento del grupo y así llamar la atención de la chica que me gustaba en la escuela

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo sentirme inadecuado al lado de mi compañero de la escuela al ver que el se atrevía a hacer cosas más arriesgadas que yo, y obviamente quería ser cómo él porque, sabía que a él le gustaba la misma niña que a mi y quería ganarle para así, llamar la atención de ésta niña

Me perdono a mi mismo que no me permití y acepte a mi mismo tomar responsabilidad por mis cargas energéticas emocionales como “la sensación de enamoramiento y mis ideas hacia ésta niña”, porque me doy cuenta de cómo al deliberadamente participar en esta competencia, es decir, yo también soy responsable de que mi compañero hubiese saltado desde tan alto por haber estado buscando mis intereses personales en lugar de considerar lo que es mejor para todos.

Surge otro pensamiento en mi mente: Cuando estaba a punto de brincar, recuerdo que, no lo detuve, sabía que se haría daño, pero no lo detuve, quería que se hiciera daño para que así pudiera ganar, para que de esa forma pudiera ser mejor que él, aunque claro, obviamente no es que llegará a ser mejor que él, solo buscaba formas de hacer la competencia a un lado (por así decirlo) y le dije que brincara, el se molesto conmigo, porque aun estábamos muy alto, y se enojo porque, de hecho se dio cuenta de mis intenciones, y para probarme que yo era un cobarde, solo bajo un piso y entonces brinco, y aun así se lastimo…, realmente me siento como un cobarde, veo lo que de hecho permití y acepte dentro de eso, solo porque quería hacerme sentir bien, porque en lugar de enfrentar aquello que me era una limitación con honestidad conmigo mismo o dedicación, busque la forma más fácil de hacerlo creando ésta estúpida competencia.

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo pensar el pensamiento “ojala brinque para que se lastime” y en ese momento al pensar ese pensamiento, le diría que brincara desde donde nos encontrábamos que era el tercer piso, en el momento en el que le diría eso el reaccionaría y aún así le diría que “solo bromeaba”, sin embargo, la realidad es que estaba escondiendo mi verdadera maldad detrás de ese comentario.

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo pensar el pensamiento “quiero remover a mi compañero para así poder estar con esta niña”…, es realmente interesante lo que la adicción a la energía puede provocar en uno, es decir, al final yo lo provoque, porque con tal de “sentir algo y sentirme bien” acepte tales pensamientos y acepte ésta naturaleza abusiva dentro de mi

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo tolerar ésta naturaleza de absoluta desconsideración y maldad, que de hecho existe como los pensamientos positivos, las cargas energéticas positivas, como la experiencia misma del amor, y dentro de esto

Me perdono a mi mismo que no me permití y acepte a mi mismo cuestionar la carga energética positiva del amor al creer que era aceptable y que era aceptable sentir cosas agradables hacia los demás porque aparentemente eso “era bueno” se sentía bien y por lo tanto era bueno, aunque en realidad simplemente quise disfrazar tal sensación con una definición como el amor o como algo bueno para de hecho no verme directamente a mi mismo en honestidad conmigo mismo

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo entrar en tales competencias con mis compañeros al sentirme inadecuado creyendo que entonces tengo que dejar a otros atrás, porque en el momento que acepto la inferioridad en mi, acepto la idea de que alguien tiene que ser superior y entonces empiezo a buscar formas de no enfrentar la sensación misma de desprecio e inferioridad hacia mi mismo a través de crear la idea de mi como alguien superior, lo cual es vil idiotez

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo llamarme idiota a mi mismo para que fuera como ésta forma de patearme a mi mismo en la que puedo seguir creando estos juicios y estrés mental para seguir sintiendo pena por mi mismo

Me doy cuenta de que he hecho esto de mi mismo, solo he estado escondiendo algo que veía todos los días en todas partes y que no he querido ver en mi mismo para no tomar responsabilidad por mi, porque aparentemente nada en este mundo tiene sentido, sin embargo, más bien ha sido que simplemente no había querido enfrentarme a mi mismo y ver el sentido común de lo que de hecho ocurre en este mundo

Aplicación Correctiva:

En el momento que me vea a mi mismo buscando una carga energética positiva, me doy cuenta de que es esa naturaleza tratando de mantenerse existiendo dentro de mi, y entonces respiro y la detengo, me detengo y enfrento en honestidad conmigo mismo esa carga energética positiva, desenmarañando el punto en su totalidad en honestidad conmigo mismo y entonces me perdono y corrijo mi relación a cualquier idea o pensamiento que surja y provoque tales cargas

En y cuando me vea creando este punto de competencia, me doy cuenta de que no estoy tomando en consideración las consecuencias de ese punto en si mismo y por lo tanto, respiro y me detengo, porque veo y me doy cuenta de que esa competencia solo es una forma de esconderme a mi mismo de mi mismo al sentirme inadecuado, inferior, menos que y por lo tanto solo es una excusa y justificación para no enfrentarme a mi mismo, busco soluciones entonces para enfrentar aquellas limitaciones que he permitido y aceptado en mi

Me comprometo conmigo mismo a parar mi participación en la inferioridad y la competencia y a encontrar la forma de apreciarme a mi mismo incondicionalmente para no volver a aceptar ni permitir esto en mi de nuevo

Continuo en el próximo blog