domingo, 19 de mayo de 2013

Mi Jornada hacia la Vida Día 169, Las dimensiones del Control (La postergación es una búsqueda por el control?)

1cbcf82ccb95480eb3ca020527bd4356-0000338668-0001977005-00271l-6554082d3cc94e2ebca1be29a32fade9

Este blog es una continuación de los siguientes post:

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2013/05/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-163-los.html

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2013/05/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-165-los.html

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2013/05/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-166-los.html

http://gabrielacevesprocess.blogspot.com/2013/05/mi-jornada-hacia-la-vida-dia-167-los.html

Se que iba a continuar sobre el punto que estaba trabajando, “las dimensiones del control”, sin embargo, voy a compartir lo que me ocurrió el día de hoy

Esencialmente invite a un compañero de la escuela para hacerle el tatuaje de una estrella…, y me puse muy nervioso al hacerle el tatuaje, y no se lo deje bien y no lo termine, así que aun tengo una oportunidad para corregírselo, sin embargo, voy a compartir lo que veo de este punto.

Lo primero que veo en esta relación es que he estado proyectando las cosas hacia el futuro, diciendo que “el día de mañana haré mis prácticas de tatuaje” y al final termino remplazándolas por otro punto que requiere dirección que “da.. había dejado pendiente” y la consecuencia con relación al tatuaje, es esta, porque no me he dado dirección a mi mismo, aunque, lo que me interesa ver aquí es un punto en particular que surge dentro de el acto de procrastinar, es una sensación, una carga energética, y esa es la de que, cuando procrastino aunque sea solo una vez, empiezo a dudar de si lo que hago es realmente lo que me gusta hacer, y en eso ha sido un vaivén toda mi vida, esa es la relación especifica que he estado caminando esta semana en mi libreta personal, por alguna razón todas las cosas que me gustan al final termino dándome por vencido en ellas, con la misma pregunta ¿era realmente lo que me gustaba? porque es decir, si es algo que realmente me gusta ¿por qué deje de hacerlo? y es decir, en ese momento lo relaciono con el miedo o la flojera, y empiezo a sabotearme a mi mismo, cometo un error en algo y después lo dejo, y entonces empiezo a buscar formas de control dentro de todo lo que hago para poder hacerme creer que las cosas simplemente van bien, y el problema es que “cuando van demasiado bien” empiezo a descuidarlas y empieza a no importarme, me hago creer que “estoy en control de ello y que puedo dejarlo para después en lugar de ver las cosas por lo que son, un momento que está aquí y que requiere dirección porque el hecho es que está aquí, y no es superior o inferior a otro punto, simplemente es lo que es, y tengo que darle dirección.

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo dejar mis prácticas del tatuaje para después, pensando que de todas formas no es difícil así que no tengo porque preocuparme, sin embargo, la consecuencia el día de hoy la note, desde como tome la maquina, como organicé mi equipo, como coloque y diseñé el tatuaje, y es decir en cada pensamiento todo se manifestaba de la misma forma, “ups eso es un problema…Nah, no importa, lo puedo dejar para después”, y el problema es que después el tatuaje fue un asco

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte juzgar el tatuaje como un asco, en realidad el tatuaje solo es el resultado de que mi desempeño fue incompleto y como resultado deje un tatuaje a medias, lo cual, pues obviamente tiene otra clase de consecuencias como el hecho de que a esa persona le queda una marca que ciertamente ni parece, ni es un tatuaje, lo cual a la vez repercute en que menos gente puede interesarse en tatuarse conmigo

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo pensar que debería dejar de hacer las cosas que hago cuando cometo un error porque lo veo como “de todas formas soy malo así que debería retirarme y dejarlo” sin de hecho en forma alguna esforzarme por hacer que de hecho las cosas funcionen o resulten, es decir corregir esos errores y no solo definirlos como dentro de eses “esto es lo que soy y eso es todo”

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo darle autoridad al pensamiento “voy a dejarlo para después” creyendo que de verdad soy yo ese pensamiento, y es decir, si, vivo ese pensamiento y me convierto en ese pensamiento, pero ¿es realmente lo que soy? ¿es eso lo que realmente querría para mi o para otros? No

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo postergar las cosas para después, en lugar de darles la dirección que requieren en el momento que se manifiestan

Solución: por 21 días me dedicare a caminar todas las dimensiones que me sean posibles dentro del punto de postergar porque este es el punto que he dejado para después y para después

Recompensa: Integridad en y como lo físico en y como la honestidad como uno mismo.