viernes, 8 de marzo de 2013

Mi Jornada hacia la Vida Día 126, Indeciso

388983_269908886447532_1065283901_n

De los conflictos con mis padres, siempre lo más difícil es reconocer esos puntos donde ellos señalan aquellos vicios en mi (refiriéndome a conductas y tendencias) que por más que quiero evadir, es decir, es simplemente imposible negarlo, sin embargo, solo lo pienso en esos momentos como “hay solo lo dicen porque son padres”, ya sabes “son padres porque ellos lo ven en su limitada y arcaica visión o algo así”, entonces, un punto que siempre señalan de mi es mi constante tendencia a ser indeciso, y vaya, jamás lo reconocí, es siempre el punto más difícil, reconocer que tienes un problema, y también como parte de lo que ha dificultado el escribirme, o mejor dicho obstaculizado el escribirme, es el hecho de haber estado haciendo todo lo que escribía en la estructura formal y tediosa, como tipo analista, y es decir, ¿qué es lo que ocurre entonces con el conocimiento y la información? se convierte en un obstáculo, el conocimiento es solo una forma de referencia a la experiencia, es decir, es el medio, no el fin.

Sin embargo me obsesione con todo este punto de comprender y alcanzar la verdad absoluta y ya sabes, esa clase de cosas que realmente te poseen, porque cuando buscas la verdad no solo estas buscando “la verdad” es decir ¿cuales son las razones para buscar la verdad? no es ya obvio que si estas en medio de un problema el problema es contigo porque resultaste en crear todo un problema del cual no sabes ni como chingados salir porque ni siquiera sabes como te metiste en el, que es lo mismo a seguir esta personalidad infantil, la necedad misma de “no quero, no quero, no quero”.

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo resistirme a reconocer mi propia indecisión porque en ello, podía seguir jugando dentro de mi estado de confort “en lo que me decidía a hacer las cosas”, en lugar de solo hacerlas y vaya, luego brinco este otro temor dentro de mi el cual es el temor de levantarme pero por temor a caer

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo tener miedo de levantarme por temor a caer, donde de hecho no me di cuenta que es necesario caer para aprender levantarte, y dentro de eso, sigues cayendo la mayor parte del tiempo porque es la única forma en la que llegas a realmente entender como funcionan las cosas

me parece que uno de los mayores problemas en este mundo, es el temor a los padres a que sus hijos hagan cosas nuevas, porque en ello, no les permiten conocer este mundo, es decir, solo proyectas tu temor de caer en tu hijo, pero no lo reconoces en ti mismo por lo tanto “crees que es lo mejor para el”, pero ni siquiera es lo mejor para ti mismo.

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo definir mi forma de escribir dentro de la personalidad del intelectual y el que conoce y lo que sea, esta obsesión erudita de conocer algo o saber algo de esta realidad para eventualmente perderlo, que desperdicio de vida

Me doy cuenta que saber es solo la parte general de un concepto que generas mentalmente de algo, sin embargo, todo permanece como stand by, hasta que no lo pones en practica, se me olvido escribir el otro día acerca de ese punto que estaba interesado en compartir o al menos buscar la forma de ya sabes, primero compartirlo en el foro, corregir los puntos generales y demás, pero me dio miedo porque no quería reconocer mi propio egocentrismo dentro de esa personalidad y luego vino el temor a cambiar, que es de hecho parte de lo mismo y el resto es conocimiento e información

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo creer que con saber o con tener algún conocimiento con respecto a algo, es suficiente, cuando en realidad, solo es la primera parte de como es que puedes llegar a hacer algo, pero la única forma de corregir los conceptos es caminando a través de ellos, y veo aquí un punto muy interesante dentro de mi resistencia al trabajo, en el área de la abogacía, es decir, me he repetido a mi mismo hasta el cansancio que realmente no quiero trabajar en el área jurídica, sin embargo, no esta de más entrar a trabajar a alguna dependencia del gobierno y quien sabe, a lo mejor y hasta encuentro un punto más interesante dentro de mi resistencia a la abogacía y termina por gustarme como la mayoría de las cosas que uno se atreve a explorar

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo decirme a mi mismo repetidas veces que no trabajaría en el área jurídica, porque después de mi ultimo empleo en el que estaba sentado detrás de un escritorio, era como … mi temor a ser como mi padre, es decir, siempre lo veo regresar de la oficina con una cara de “no mames por fin se acabo”, y hubo algo que me comento un compañero y me dijo “sabes que pero es gracias a que tu jefe se avienta esas putizas que tu puedes tener las facilidades que tienes y si tu entras a trabajar en un área de abogacía tu vas a poder dársela a tus hijos” entonces yo le respondí, que vale, le tomo la palabra pero, como dijo Juan Herrera, primero cuando somos niños confiamos en nuestros padres, cuando somos jóvenes confiamos en el conocimiento y la información y después confiamos en nuestros hijos.

Y la neta me di cuenta de algo, mi jefe siempre me dijo desde que estaba chiquito que a el no le importaba en que trabajara siempre que me gustara lo que hiciera, y sabes que la neta mantuvo su palabra, no me reprocho mis decisiones, ni me dijo "vas a hacer esto cabrón o algo así”, y la cosa es que empiezo a comprender lo que mi padre realmente quería decir con eso, es decir, a mi padre no le gusta lo que hace, a pesar de que dice que si, conozco perfectamente ese “si me gusta”, cuando te sujetas de un solo punto que te interesa y estoy seguro que ese punto no es siquiera su trabajo sino sus hijos, el problema aqui es que cuando el me dijo que me dedicar a hacer lo que más me guste y que todo lo que quería era verme feliz, es decir, yo tal vez puedo haber dicho que “no me importa lo que digan mis padres” pero la verdad es que si me importa, porque ellos a fin de cuentas son los que tienen el dinero y los que se tienen que estar jodiendo como burros para poder darnos lo que ellos no tuvieron, pero el problema es que jamás lo tomamos, es decir, no tomamos lo que ellos no tuvieron, me refiero a hacer lo que realmente nos gusta, porque son ciclos viciosos donde buscas complacer a tus jefes y ya sabes, todo el punto de “oh pero que pensara la familia” y la neta es que no nos importa lo que piense la familia pero si nos importa el dinero, entonces buscas la forma de complacerlos y te limitas de hacer muchas cosas solo porque quieres complacer a tus jefes.

Algo que jamás me atreví a decir, fue una reacción que tuve cuando mi madre me dijo que a mi no me importaba si mi padre se moría cuando le dio cáncer y la verdad yo dije para mis adentros, que quería que se murieran ambos, es precisamente por el punto que dije anteriormente, es decir, buscaba una forma de escapar de ese compromiso con mi familia en lugar de buscar la forma de realmente estar chido con ellos y la verdad ante más he hablado con ellos, y ay no tengo miedo de hablar el perdón a uno mismo en voz alta frente a ellos, así como ellos han dejado de criticarlo, más me doy cuenta de lo mucho que nos parecemos, porque antes ni siquiera hablábamos y poco a poco, ha sido inevitable que empiezan a saber que onda conmigo porque hablo el perdón en voz alta y pues como quiera que sea, me escuchan, y saben que pedo.

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo desear la muerte de mis padres para no tener que ya estar sujeto de todas las falsas personalidades y mentiras que les he dicho a lo largo de toda mi vida, esos juicios internos que no me dejan en paz, porque ya sabes, te metes en problemas, pero ni siquiera me preocupaba por mi o los problemas en los que yo me metía, sino que me preocupaba por la tranquilidad de mis jefes.

Me perdono a mi mismo que me permití y acepte a mi mismo tener miedo de que mis papas no estuvieran tranquilos, sabes, y a lo mejor hasta en este sentido soy bien hipócrita, porque como dije antes, ¿qué es lo que realmente estaba en mi cabeza? estaba el dinero, sin embargo también había otras cosas, es decir, si quiero a mis padres, sin embargo, lo que me pregunto y es inevitable preguntárselo después de ya ver ciertas programaciones e indicios mentales de manipulación y control y ya sabes, es si "¿quiero a mis padres solo porque son mis padres? es decir ¿y si no fueran mis padres aun los amaría? porque la verdad no experimento esto por todos los padres del mundo entonces allí ya podemos hablar de cierta relación de dependencia e ideas que limitan la unicidad y la igualdad

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptarme a mi mismo amar a mis padres solo porque son mis padres, ¿mi familia es entonces tan importante? que hay del resto de las familias en el mundo pasando a través de sufrimiento y cargas económicas que son simplemente inconmensurables para aquellos que no lo hemos experimentado

Continuo en el siguiente blog