sábado, 20 de octubre de 2018

Mi jornada hacia la vida, Día 1121, La mano de obra barata...

El día de ayer me crucé en la calle con una señora que vende artesanías en el centro de la ciudad de cuernavaca, y noté que a sus pies tenía el diseño de un calendario Azteca, pintado a mano; me llamó la atención preguntar por el costo y el tipo de elaboración, porque hace cosa de sólo unos días me solicitaron de igual manera realizar un diseño de un calendario azteca para un tatuaje; cabe decir que pasé más de 5 horas realizando dicho diseño, y apenas lo terminé comencé a arrepentirme de haberle pedido tan poco a aquel cliente que me pidió el laborioso diseño.

La señora me comentó que por ese diseño en particular ella pedía 60 pesos..., y en el momento que me dijo el costo, no pude contenerme la risa, porque pensé en la cantidad de tiempo que personalmente había dedicado a dicho diseño y lo mucho que en realidad me preocupaba el no llegar a ser capaz de conseguir suficiente dinero para la renta, la comida, y demás cuestiones, y ciertamente me parecía injusto que ella pidiera tan poco por un diseño tan laborioso, así que la miré a los ojos y le dije: Esto cuesta mucho más de 60 pesos. Le hablé de mi experiencia haciendo el mismo diseño y las horas que tarde en realizarlo; concluí diciéndole: sé lo difícil que es realizar un diseño así, y sé lo difícil que es tratar de vender todo esto. La felicité por su trabajo y me retiré.

Me cuesta no pensar en la clase de vida que tienen estas personas dentro de su mundo y realidad, las dificultades que sobrellevan, y es irónico que, al tomar esa mirada más brutalmente honesta hacia mí mismo, yo me sienta molesto por haber pedido 500 pesos por la elaboración del mismo diseño... es como si una parte de mi mente quisiera verse como "superior" a todas estas personas sólo porque aparentemente tenog un título que dice "licenciado", pero la verdad ¿existe alguna diferencia real y significativa? ¿Existe algún punto de comparación entre una vida y otra? ¿La vida no es una e igual en todos los seres? ¿Por qué unos tenemos derecho de recibir más que otros sólo porque tuvimos la oportunidad y el privilegio de tener una educación? ¿No sería por el contrario que con mayor razón tenemos una responsabilidad social hacia todas estas personas por encontrarnos en dicha situación privilegiada?

Esta es una lección de humildad para mí, una dura lección que por supuesto me enseña a agradecer por lo que tengo, pero que también me enseña lo mucho que aún debo observar en mí cuando emergen estas reacciones emocionales y esos momentos en los que me siento enojado o desesperado porque quiero que las cosas mejoren rápido. Por supuesto no se trata tampoco de ponerse en "la misma condición de vida de estas personas", al contrario, todos deberíamos de llegar a ese punto donde no exista el temor a la supervivencia y a la inestabilidad económica, sin embargo, si hay una consideración que de igual forma comienza a desprenderse, es el hecho de que tal vez el proceso lo hemos estado haciendo mal... porque tratamos de hacerlo solos, separados los unos de los otros, sobre todo hablando de aquellos que pretendemos el camino artístico, porque queremos salir "solos", en lugar de hacerlo juntos como uno e iguales.

Continúo en el próximo post

lunes, 15 de octubre de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1120, Aprendiendo a amar de manera auténtica 2

Continuando con el post anterior: Aprendiendo a amar de manera auténtica

Uno de los mayores puntos de apoyo para caminar a través de este proceso de cambiar lo que inicialmente comenzó como una expectativa de poder formar una relación de pareja con dicha persona, estuvo dentro de esta entrevista de la serie "Apoyo para Relaciones Exitosas" de EQAFE



Dentro de esta entrevista en la cual se camina a detalle toda la relación a la experiencia misma de la expectativa, uno de los puntos que encontré que se mantenía alimentando toda esta experiencia hacia esta persona a quien generé dicha expectativa, fueron las fantasías y deseos sexuales, porque la cuestión no era "la persona en si", sino aquellas fantasías y deseos que vinculé hacia esta persona (la cual al final es sólo como una suerte de chivo expiatorio que usa la mente para tratar de descargar la experiencia energética y los deseos) y en ello comencé a ver que en realidad, no sólo no estaba contemplando y considerando a la otra persona per se, sino que simplemente estaba enfocándome por completo en mi propia idea y deseos hacia la persona basado únicamente en su apariencia física, y mi percepción acerca de ella según su "personalidad" y lo que aparentemente sería de la relación si existiera ese momento de una relación sexual.
Al comenzar a caminar fuera de los deseos, comencé a apreciar y a notar el gran regalo que ya es poder compartir y estar cerca de dicha persona aún cuando no exista la oportunidad de una relación, porque al final, conforme comenzaba a detenerme a apreciar "todos los aspectos de esta persona", lo cual contempla no sólo sus aciertos, sino de igual modo sus errores y fallas, incluso he descubierto un goce por mucho superior a la limitada expectativa de simplemente tener una noche de sexo y levantarse al día siguiente descubriendo que "la energía se ha disipado" y que "ya no hay sentimientos hacia la persona, porque en realidad todo de esos sentimientos se encontraban basados y determinados primordialmente por las fantasías y expectativas" los cuales ahora han quedado vaciados porque dichas experiencias han sido consumadas.
Este proceso de comenzar a expresar amor y expresarme de manera incondicional, sin expectativas poco a poco está dejando abrir una ventana de una posibilidad o un potencial aún mayor en mi relación con y hacia las relaciones, porque en realidad en y detrás de dichas expectativas, lo que encontré fue limitación y ciertamente uno de los patrones que ha mantenido la experiencia de depresión dentro de mi mundo y realidad al menos desde que inició mi proceso de formar relaciones.
Continuaré con este punto a medida que el proceso avanza y compartiré lo que vaya descubriendo acerca de mí mismo a medida que me doy la oportunidad de abrirme y expresarme incondicionalmente.

domingo, 14 de octubre de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1119, Aprendiendo a amar de manera auténtica

Este es un punto fascinante que ha estado emergiendo en el transcurso de las últimas semanas, en el cual he estado compartiendo no pocos momentos con una persona bastante cercana en mi mundo y realidad hacia quien originalmente formé esta expectativa y deseo de formar una relación de pareja, pero que ahora se ha configurado en una amistad que ha dado paso a no pocos proyectos y oportunidades laborales.

Originalmente en mi deseo de formar una relación de pareja con dicha persona, noté como esta idea y expectativa acerca del futuro con dicha persona delimitó y estableció una forma de hablar, de acercarme y comunicarme con y hacia ella, pero en el momento de toparme con la realidad de que dicha persona no se encontraba interesada en formar una relación de ese tipo conmigo, esto trajo una serie de reacciones emocionales que cambiaron mi actitud por completo y, donde antes tenía la plena certeza, seguridad y confianza de caminar basado en esta idea y expectativa, ahora me encontraba con una "baja de energía" en la cual, incluso hasta por momentos parecía reemerger aquella depresión y personalidad de victimización y de lástima hacia mí mismo, también reacciones de enojo por y como consecuencia de querer aferrarme a este deseo e imágenes que me había formado de mí mismo con dicha persona en el futuro.

No obstante, no quise dejar rienda suelta a aquella experiencia emocional, puesto que ahora que habíamos comenzado con el negocio y el proyecto, no podía simplemente hundirme a mí mismo en una experiencia que, en relaciones pasadas, llegó a convertirse en un peligroso punto de auto sabotaje contra mí mismo que podía dejarme en estados de inactividad prolongados; así que comencé a aplicar perdón a uno mismo sobre y hacia todas las ideas, expectativas y creencias que me formé en y con respecto de dicha persona; y poco a poco, a medida que aplicaba cada oración de perdón a uno mismo, comencé a darme cuenta de que: Me encuentro aquí, compartiendo no pocos momentos con una persona sumamente fascinante, divertida, fuerte e inteligente, que por si fuera poco se expresa y comparte conmigo de manera auténtica e íntima, pero no me detengo a valorar y apreciar uno solo de estos momentos que comparto con ella, sólo porque en mi mente tengo este único enfoque en este deseo de "querer encontrarme bajo el velo de una relación con dicha persona"

Es extraño porque, ¿qué es lo que hace en realidad un título o una definición de encontrarse en una relación de pareja además de "el derecho a tener sexo"? Absolutamente nada, es decir todos esos momentos que se comparten con dicha persona siguen y seguirían siendo exactamente lo mismo con o sin el "título de una relación" ¿por qué no puedo simplemente expresarme con esta persona y con cualquier otra persona de manera incondicional sin definirme ya con base en la expectativa de dicha relación? Y aquí lo interesante: A medida de que progresaba con el perdón a uno mismo, comenzaba a notar que dentro de mis relaciones pasadas, habían acontecido momentos o experiencias similares que formaría con y hacia diferentes personas con quienes, se había creado de igual manera una expectativa, pero al final no se daría o concretaría una relación de pareja per se, y no obstante, en dichas relaciones obtendría una gran satisfacción de todo lo que podría hacer y compartir en compañía de dicha persona, pero incluso y a pesar de todos esos momentos, algo de mí no terminaría de PRESTAR ATENCIÓN AL MOMENTO Y DISFRUTAR EL MOMENTO DEL TODO, SÓLO POR ESTA IDEA, SÓLO POR ESTE DESEO DE TENER SEXO CON DICHAS PERSONAS.

Lo que he estado aprendiendo aquí y el proceso que se abre ante mí ahora, es aprender a amar de manera incondicional y aprender a amarme de manera incondicional en compañía o ausencia de relaciones de pareja, ya que al final, si mi expresión está condicionada por algo como un título o por el solo deseo de tener sexo con dichas personas, ¿qué dice de mí realmente toda acción, palabra o expresión que se pueda compartir con dichas personas si esto depende de la posibilidad de tener sexo con ellas? ¿qué queda realmente si limito mi relación con las personas al rubro de mis intereses personales donde hago de los demás no otra cosa excepto mi juguete sexual para poder tener la clase de "experiencias" que busco y no me detengo siquiera a considerar y conocer de hecho a las personas en su totalidad, exista sexo o no en el proceso?

Continuo en el siguiente post

martes, 25 de septiembre de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1118, Aprendiendo a escuchar y no sólo a oír 2

El día de ayer me reuní con un amigo a quien no veía desde hace ya algún tiempo; aproveché la oportunidad para "despedirme de él", aunque ciertamente lo pongo entre comillas porque en realidad no dejaré de visitar las ciudad, hay muchas cosas y negocios que puedo llevar a cabo aquí y, por lo mismo, no dejaré de ver a mis amigos por completo, simplemente nuestras reuniones serán más infrecuentes. En fin, nos reunimos en un pequeño restaurante y ambos nos sentamos a compartir los eventos que han transcurrido en la vida y experiencia de cada uno, pero a medida que avanzaba la conversación, comencé a notar que emergía nuevamente este punto en el cual no terminaba de ponerle atención del todo, pues en el momento que comenzaba a hablar de algún punto en particular, en mi mente comenzaban a emerger estos pensamientos y consideraciones, que no estaban del todo alejados de "el tema central de la plática", pero al final no estaba poniendo atención del todo.

Al notar que me encontraba disperso en mis pensamientos, traje de vuelta el punto que he estado abocándome a trabajar en estos días, el cual es escuchar a las personas, y me di cuenta que en el momento en el que comenzaba a poner mi atención en la conversación, literalmente comencé a sentir mi cuerpo más presente o más aterrizado dentro del espacio en el que nos encontrábamos.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo haberme cerrado a lo que las personas tienen que decir o expresar acerca de algún punto o de su vida en particular, porque quería enfocarme tanto en presentar una imagen de mí mismo y obtener el reconocimiento de las personas a través de esa idea y proyección de mí, que no sólo no me he detenido a enfrentar mi propio egoísmo, sino que no he querido afrontar el hecho de que en esa arrogancia de creer que "sólo mi historia vale, sólo lo que yo digo tiene importancia" soy yo mismo quien se coloca más y más barreras para seguir expandiendo y de hecho encontrando nuevas rutas y alternativas a aquellas cosas que, por no haberlas vivido y experimentado antes, otras personas pueden de hecho darme un punto de vista más amplio o pueden ayudarme a considerar una solución que a mí me habría sido imposible considerar por no haber experimentado o vivido eso antes.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo enfocarme y limitarme a mí mismo al definirme dentro de y como la proyección de una idea en la cual he querido crear un halo de control y seguridad, en lugar de darme la oportunidad de fluir con el momento y permitirme escuchar, expandir y considerar lo que este momento, este ser humano o grupo de humanos pueden compartir para que entonces, todos podamos de ya parar la separación y comenzar a conectar de manera intima y real creando una auténtica comunicación

Me comprometo conmigo mismo a escuchar incondicionalmente durante las conversaciones con otros seres humanos para aprovechar esas oportunidades de expandir mi propia consideración acerca de algún punto o perspectiva personal y mismo si no encuentro nada de valor en la conversación, al menos logré desarrollar un poco más el punto de atención a la escucha

lunes, 24 de septiembre de 2018

Mi jornada hacia la vida, Día 1117, Aprendiendo a escuchar y no sólo a oír.

Uno de los mayores problemas que he tenido en mi vida, siempre ha sido la comunicación con otras personas, incluso en el interior de mi propia familia, personas con quienes convivo, pero de quienes en realidad conozco muy poco. Creo que es fascinante cómo a veces se puede conocer mucho más a los amigos porque se ha vivido con ellos que a la propia familia; y de hecho recuerdo un video hecho por Cerise Poolman en el que precisamente habla de todo ésto titulado "Spank or nor to Spank"



Me doy cuenta que en realidad llevo un largo tiempo alejándome de la gente, y no porque en realidad me cueste trabajo socializar, pues en realidad puedo ver lo que soy más allá de la máscara, sino porque en realidad siento mucho temor de la gente, y ésto por las experiencias que tuve toda mi vida con las personas, pero en ese punto, he sido yo quien de hecho se ha cerrado por completo, porque a partir de esa falta de confianza fue que comencé a gestar y generar dentro de mí mis propias limitaciones para comunicarme y es una de las cosas que definitivamente quiero y necesito enfrentar dentro de mí mismo.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo escuchar a las personas, y prestar a atención a lo que una persona decide compartir sobre su historia de vida, sin darme cuenta de que en realidad todo lo que está expresando aquella persona, es algo más que simplemente una historia, además de que cada cosa que se expresa dentro de aquellas palabras contiene algo tan íntimo y personal que, es en realidad por no prestar atención de esos detalles que verdaderamente me ha vuelto ineficiente al momento de formar relaciones, ya que, aun cuando soy consciente del hecho de que es imposible llegar a entender la totalidad de la forma en la que la otra persona entiende y percibe el mundo desde su sola experiencia, contacto, presencia y existencia dentro del mundo, lo que si es posible, es simplemente expresarme hacia los demás de la misma forma en la que a mí me gustaría ser tratado; pues así como no me gusta que me molesten y atosiguen, yo no tengo por qué hacerlo con la otra persona, porque al final si soy capaz de entender que dicha persona requiere su espacio y su tiempo, entonces de igual modo soy capaz de entender que así como a mí no me gusta que me besen y me abracen y estén a mi lado todo el tiempo, pues tampoco tengo que estar encima de la otra persona molestándolo sólo porque yo tengo la proyección de este deseo hacia el otro en el cual lo he objetificado y cosificado al punto de que no es más que un nuevo elemento de consumo para mi goce y satisfacción energética, porque no es justo ser tratado así, ¿por qué yo me acepto y permito tratar de esta manera a las personas? ¿Por qué me justifico dentro de mi propia mente diciendo que son los demás los que tiene la culpa de aquello que yo mismo estoy provocando?

lunes, 17 de septiembre de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1116, Empezando la mudanza

Este fin de semana me mudaré a Tepoztlán; siempre quise encontrar un lugar tranquilo para vivir y más específicamente un lugar fuera de la ciudad. En este pequeño pueblo mágico he conocido ya muchas personas con quienes pretendo llevar a cabo varios negocios, sin por supuesto cerrar las puertas a los negocios que puedan emerger en la ciudad, ya que afortunadamente ésta se encuentra sólo a un par de horas de distancia en caso de que tuviera que trasladarme.

Este fue un paso que en no pocas etapas de mi proceso quise realizar de manera pronta y expedita, es decir salirme de casa de mis padres, pero la verdad es que la gran mayoría de esas situaciones siempre se vieron motivadas por algún desplante emocional mío, y creo que en este aspecto le debo un profundo agradecimiento a mi buddy, quien de hecho me ayudó a estabilizarme y darme cuenta de la cagada que estaba haciendo, lol, porque al final toda relación, ya sea de pareja, amigos, familia, conocidos o desconocidos probablemente conllevará toda una serie de situaciones y probablemente no pocos conflictos que siempre hay que resolver, o encontrar la mejor manera de resolverlos, y ciertamente la mejor manera de aprender a resolver conflictos está aprendiendo a resolver éstos en nuestra relación con nuestros padres.

Es curioso que en este momento de mi proceso encuentre ahora tanta resistencia a salir de mi casa, cuando antes parecía sólo un paso fuera del hogar, ahora salir con el prospecto de un proyecto, el cual es dedicarme a diversas áreas del arte y el diseño, entre ellas por supuesto el tatuaje, parece algo infinitamente más difícil que tomar cualquier empleo (lo cual por supuesto también soy capaz de hacer en el dado caso de que la necesidad lo demandara), no obstante quiero apostar por este proyecto, por este camino que se ha abierto ante mí, quiero vivir confianza en mí mismo, quiero vivir disciplina, quiero vivir dedicación, quiero vivir amor a uno mismo y quiero vivir este proyecto de vida.


sábado, 15 de septiembre de 2018

Mi jornada hacia la Vida, Día 1115, Y pues ya me titulé lol


 Unas horas antes de iniciar al examen profesional, me encontraba tan nervioso que literalmente el estómago se me revolvió y realmente llegué a creer que vomitaría..., pero afortunadamente todo salió bien y nada fue expulsado de mi cuerpo lol.

Si se me permite ser brutalmente sincero, llegó un momento justo antes de iniciar con el examen, en el que me di cuenta de que había colocado aquellos conocimientos que tanto me había esforzado por recabar en mi tesis, en separación de mí mismo, es decir literalmente me había sentado delante de mi hermana para tratar de ensayar mi presentación para el examen, y literalmente me topé con una pared de ansiedad que no me permitía expresar ni el "buenas tardes", lol. Y en ese momento me di cuenta, de lo mucho que antes me habría definido por dichos conocimientos, pero lo mucho que éstos en realidad habían sido colocados en separación de mí, porque no era algo que sintiera la libertad de expresar como lo he podido hacer con tantas otras cosas...

Afortunadamente la presentación y el examen salieron bien al final, y terminé por recibir el título de Comunicador Visual, así que soy oficialmente un elemento autorizado en las infinitas filas de Godinez Mexicanos, lol

Si hay algo que agradezco infinitamente, es por supuesto la presencia que ha implicado el grupo de Desteni en todo acontecimiento y proceso, no sólo dentro de la universidad, sino en la vida misma, porque la realidad es que sin todo el trabajo realizado a través del Portal, esta tesis jamás habría visto la luz.