martes, 4 de junio de 2019

Mi jornada hacia la Vida, Día 1885, Perspectivas y diferencias entre Honestidad y la Honestidad con uno mismo

- Hola Gabriel;esta parte no la comprendo bien:

"Tenga cuidado con la tendencia a querer proyectar la honestidad con los demás, sin primero estar absolutamente seguro de que ha establecido la honestidad con uno mismo y como usted mismo ABSOLUTO, sin vacilación, sin incertidumbre ni dudas" Como puedo saber esto? Me podrias poner un ejemplo practico?

Saludos


- Hola de nuevo J.

Con gusto: Imagina que de pronto mientras te encuentras enfrente de tu hermano y te viene un recuerdo de la infancia, cuando él digamos que te prestó sus walkman/discman con su disco favorito, y entonces tú te lo llevaste a la escuela pensando que no habría problema, pero estando en la escuela el maestro te quitó los walkman/discman, por estar escuchando el disco en lugar de prestar atenció en clase. De modo que regresas a tu casa y avergonzado de decirle la verdad a tu hermano, le dices que te robaron los walkman/discman, y tú lo haces para evitar problemas con tu hermano proyectando la culpa hacia alguien más.

Ahora, una vez que notas esta memoria, te dan ganas de acercarte con tu hermano a confesarle HONESTAMENTE: "Cuando me prestaste tus walkman/discman, me los llevé a la escuela y como los estaba escuchando en clase el maestro me los quito."

Pero si te das cuenta, en realidad no estás atacando aquella situación de raíz, porque lo que estas haciendo es simplemente tratar de "remediar" la culpa que sientes por haber dicho una mentira con tal de evitar la responsabilidad con y hacia tu hermano, es decir, está cool que digas la verdad, sin embargo, el decir la verdad no está haciendo que enfrentes el punto más importante dentro de ti mismo: El motivo por el cual te llevaste los walkman/discman a la escuela, y por el cual en el temor de reconocer tu error y responsabilidad, decides mentirle a tu hermano porque estaba también presente el temor a confrontar a tus padres, y estaba presente el temor de tener que rendir cuentas por una acción que sabías de antemano que no tenías permitido hacer; el esclarecer estos miedos para ti, y es decir esto es más allá de sólo reconocer la existencia de estos miedos, es ir a cada uno de ellos y mirar detenidamente - si existe miedo hacia el hermano, ¿por qué hay miedo hacia tu hermano? - si existe temor a reconocer el error ¿por qué esconderse de la responsabilidad? pero es hacerlo de manera sincera y honesta con uno mismo, exponiéndolo y reconociéndolo por uno mismo, en lugar de sólo ir y decirle a los otros "sólo la verdad". ¿Quedó más claro?

Saludos



- Gracias Gabriel;ya comprendo un poco mas,uff.. me queda un largo camino hacia la honestidad con uno mismo jejej!

Saludos



- Sólo tienes que darte cuenta que no se trata de "llegar a la honestidad contigo mismo", porque tu ya estas aquí, tienes todos tus recuerdos, todos tus pensamientos, todos tus arrepentimientos, culpas, miedos, deseos, etc., es decir ya tienes todo lo que necesitas para ser honesto contigo mismo.

Por lo general suele pasar mucho en la vida que, cuando hay algo que a nuestra percepción parece demasiado lejano, es porque solemos tenerlo a un sólo paso de distancia, lo cual es y comienza con la decisión de ser "Real" "ser auténtico" en lo que se hace, sin juzgarnos a nosotros mismos, ni a los demás, porque reconoces que cada uno es único, sin embargo es igual, porque somos iguales en esa Unicidad, pero ¿quién puede en verdad juzgar la vida de otro, o decir si fue o no una vida más fácil o más difícil? Sólo uno mismo es quien impone o determina esos juicios sobre uno mismo, porque la verdad es que no tenemos idea de lo que otros puedan pensar o creer de nosotros, y las opiniones son tan variadas que, al final si dejamos que eso nos construya o determine, es decir si aceptamos los juicios de otras personas, lo único que tenemos al final es sólo una multiplicidad de imágenes que construyen un "yo" diferente en cada persona, y todos esos "yo" se convierten en la definición que cargamos de nosotros mismos, sin darnos cuenta de que no somos nada de ello, es más ni siquiera somos "una persona..."

Llevamos años cargando con nuestras propias mentiras y justificaciones, las cuales nos hemos repetido a nosotros mismos por tanto tiempo porque esas definiciones nos hacen sentirnos "parte de un orden", sentimos que encajamos porque nuestros instintos de supervivencia nos dicen que debemos movernos en la misma dirección que el rebaño, y por ello comenzar a ser honestos con nosotros mismos de manera auténtica, suena como a algo muy distante porque lo primero que viene a la mente es el recuerdo de todos los compromisos pendientes en nuestra vida, todas las personas en nuestro entorno que tal vez reaccionarían o se alejarían de nosotros si nos atrevemos a dejar de ser todo eso que alguna vez nos hemos sentido forzados a ser sólo para no estar solos con nosotros mismos y vernos de la única forma en que podemos enfrentar todo lo que no queremos ver de nosotros mismos, todo lo que no queremos recordar o pensar de nosotros, porque sabemos que nos duele demasiado vernos de manera tan cruda y real.

Sólo una cosa puedo decirte: si te enfocas en tan solo ese punto, es decir volverte honesto contigo mismo, te vas a ahorrar 2 años de trabajo escribiendo día tras día, hasta que finalmente, en el hartazgo de aquella absurda labor mecánica, finalmente te preguntes por el sentido de escribir y por el sentido de todas las cosas que haces en tu vida; cuando la pregunta ya no pueda ser evadida, porque el tiempo que has invertido ha sido tanto, y el resultado se siente tan poco e insignificante, que sólo te queda reconocer que el resultado es insignificante porque siempre hiciste la misma labor sin significado, sin sentido y sin darle el valor, cómo se hace o se crea ésto? Simple:

"Ok, tengo que resolver el problema con mi hermano, veo que no me llevo bien con él, ¿por qué no me llevo bien con él? Porque hace dos años me mintió, y 1 año antes de eso me delató, y 3 años antes de eso me insultó, y cuando eramos niños no me prestó el juguete con el cual él estaba jugando y un laaaaargo etcétera... (Tomas un respiro y comienzas a observar) pero ¿lo que yo hice tampoco fue honesto, porque yo quería que me prestara el juguete justo en el mismo momento que el lo estaba usando, yo quería que me hablara con respeto y que me hablara como un igual cuando estábamos frente a los otros niños, pero no me di cuenta de que estaba presente la niña que a él le gustaba, por lo cual estaba enamorado y quería hacerse lucir más fuerte para llamar su atención, si... también veo que me ha pasado lo mismo con otras mujeres, es por eso que a veces llegué a mentirle y a tomar alguna cosa que yo quería usar de entre sus pertenencias para lucir bien frente a esta chica que me atraía tanto..." ¿Tiene sentido?

lunes, 3 de junio de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1884, ...


Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo ver y darme cuenta que yo mismo generé mi desempoderamiento al repetir dentro de mí mismo que no tengo sentido, que la vida no tiene sentido y que las cosas no tienen sentido, sin ver que en realidad yo estoy creando esta vida que vivo y experimento en cada decisión que tomo dentro de mi mundo, porque en la forma en que decido actuar e interactuar con las personas del entorno es como entonces, yo mismo voy estableciendo que no es la sociedad la que me define a mí, sino que soy yo quien define su interacción con la sociedad, si es que simplemente voy a pasar por aquí como un observador sin levantar la voz respecto a nada, o si decido tomar las riendas de mi vida y comienzo a diseñar la clase de mundo que me gustaría crear tanto dentro como fuera de mí

Es decir, lo irónico acerca de todo este tema de la depresión en sí, es que yo mismo me estoy repitiendo a mí mismo ese discurso de que ya me he dado por vencido, y es una oración que se ha convertido casi en un mantra dentro de mí en un sin número de momentos en mi vida, el problema es que ahora que se ha salido de control, entonces comienzo a ver y a sentir realmente mi temor a la muerte, porque siendo sincero en realidad no tengo ese deseo de morirme realmente, simplemente he estado haciendo berrinche dentro de mí diciendo que no quiero hacer algo en particular y que la vida es muy injusta por ponerme en una situación donde esencialmente tengo que mover mi trasero y no esperar que las cosas simplemente se hagan por mí

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que no soy capaz de hacer nada, que soy insignificante ante el sistema, que en algún punto de esta eterna lucha que había creado hacia el sistema simplemente me di por vencido. Es irónico porque yo mismo reconozco ya que la necesidad de escribir y de leer, es precisamente para enfocar la mente en otras cosas que no sean esas a las que damos todo nuestro valor e importancia, precisamente para no llegar al punto de sentir que no tengo sentido, porque soy yo mismo el que se ha creado este “sin sentido” sin significado


Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que cuando escribo una publicación, o escribo perdón a uno mismo, lo "tengo que hacer para cumplir" con una tarea, cumplir con una manda o un deber; sin darme cuenta de que en realidad no estoy haciendo o escribiendo esto por ni para nadie, lo único que estoy haciendo es crear esto por y para mí mismo, porque al final, es cierto que podría dejar de hacer todo ésto en cualquier momento, podría dejar de escribir, de hacer videos, pero ¿cuál fue la razón por la cuál continué haciendo ésto después de tanto tiempo? Porque me di cuenta de que funcionaba, de que era eficiente, de que podía entenderme a mí mismo en una dimensión completamente diferente, y que podía dentro de ello darme a mí mismo una oportunidad para hacer las cosas bien en esta vida; porque es justo cuando dejo de escribir que parece que todos los proyectos, que todo cuanto hago, digo e incluso pienso dentro de mi mundo y realidad se va en picada, porque es en esos momentos cuando me quito a mí mismo esta oportunidad de reconocer, ver, entender y sobretodo verme, entenderme y reconocerme mejor a mí mismo, que comienzo a sentir mi visión más nublada, mi determinación vulnerada y mi motivación derruida, porque comienzo a delegar ese espacio conmigo mismo, comienzo a dejar de considerarme a mí mismo, comienzo a dejar de ver quien soy yo dentro de todo ésto y quien puedo llegar a ser si me comprometo con este trabajo, si sigo adelante con todo ésto.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que tengo que escribir para alguien, para cumplir con alguien, haciendo de la oportunidad que es la escritura como uno mismo, sólo una obligación más que termina por no ser del todo un espacio propio

Me perdono a mí mismo por no haberme dado a mí mismo esta oportunidad y espacio que estoy construyendo dentro de mí, con la escritura diaria, sin realmente dar o dedicar este trabajo y ejercicio a alguien más sino a mí mismo

martes, 28 de mayo de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1883, No es posible detener al violador, pero es posible educar a niñ@s.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que así como nosotros no podemos controlar a los violadores poniendo una sentencia más fuerte o un castigo más duro, es decir, incluso para tratar estos delitos se ha tratado de reestablecer la pena de muerte, pero la realidad es que ni siquiera eso sería suficiente para detener esta clase de cosas; no podemos controlar a los niños – la gran mayoría de los casos de pederastia son cometidos o perpetrados por familiares cercanos a la víctima, pero ¿que quiere decir esto?

Nuestros padres siempre nos enseñaron que estaba mal hablar con desconocidos o confiar en extraños, pero jamás nos dijeron que deberíamos desconfiar de nuestros primos, hermanos o incluso de ellos mismos, es irónico porque, en realidad los padres sólo están tratando de proteger a su hijo del mundo que saben que existe tanto fuera como dentro de nosotros; tratamos de censurar la violencia, la pornografía, los deportes extremos, las drogas, es decir, como tratando de crear esta “esfera segura” que simplemente permita a la nueva generación transitar segura y lejos de todas estas cosas que nos gustaría poder dejar atrás tanto como las memorias de la culpa y la vergüenza que sentimos de nosotros mismos por participar de estas cosas. No obstante, es curioso ciertamente encontrarnos con una realidad que nos pesa, y que ciertamente y a medida que escribo esto puedo ver con claridad, cómo muchos de los paradigmas que condicionaron a mis padres a un cierto “enfoque de la vida” (religión, cultura, creencias, ideas), no necesariamente se convirtió en mi condición de percepción ante la vida, no practico la misma religión que me trataron de inculcar, tampoco soy afín a sus ideas, creencias o ideologías, ni la cultura a la que me encuentro expuesto fue el único punto de influencia, lo cual fue y creo es algo muy importante que, si bien es cierto que constituyó un duro desbalance al modo de vida que se conocía antes, el acceso a la información, al internet, a la difusión tan pronta y expedita de las cosas, es algo que constituyó, como lo ha sido en otros momentos de la historia, una brecha generacional infranqueable.

Pero ahora, vienen las nuevas generaciones, y tal y como la generación de nuestros padres tuvo que llevar la batuta tratando de darnos lo que consideraron era lo mejor para nosotros, nosotros ahora tratamos de controlar todo lo que hemos creado, todo lo que existe en este mundo, porque carajo ¡¿quién podría querer que sus hijos tuvieran que vivir en un mundo como éste?! Sin embargo, y tal como ocurrió con nosotros, la solución a esos problemas y peligros de los cuales queremos proteger a las nuevas generaciones, no va a venir a través de nuevos castigos, sino a través de la educación sobre aquello en lo que sabemos TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS que tememos de nosotros mismos, nuestros miedos, inseguridades, ideas, creencias (tanto positivas como negativas); porque la verdad es que: aunque encerremos a los violadores o impongamos la pena de muerte a miles de ellos, nada podrá evitar que las futuras generaciones encuentren la manera de acceder a los materiales y productos que tratamos de apartar de ellos, porque son cosas que existen y se encuentran distribuidas por todo el mundo, y la única razón por la cual existe un índice de violaciones a menores de edad tan alto en el mundo, es por el simple hecho de que existe un potencial agresor sexual en cada casa, en cada familia, y por ello el abuso sexual a menores de edad, es algo que ocurre tan comúnmente, porque es algo que en realidad empieza con juegos donde el adulto se aprovecha de la ingenuidad del niño y de su confianza en él, para perpetrar estos actos de abuso y, bajo esta premisa, son actos que ocurren casi de forma consensuada… desde luego la/el niñ@ no tiene idea o consciencia plena acerca de lo que está sucediendo, es decir, no sobre el hecho de que hay algo muy incómodo, molesto y abusivo acerca de esa situación, de lo que no tienen consciencia es del hecho de que estos actos constituyen un delito, y un delito grave contra ellos.

El problema, es que en efecto hemos aprendido a ver afuera, y a ver el mundo desde lo que nos llega en toda la información que consumimos diariamente, pero no hemos aprendido a ver adentro de nosotros mismos, para entender y entonces poder enfrentar aquello que tratamos tan desesperadamente de controlar, porque la realidad acerca de aquello que tratamos de controlar, de esconder y ocultar tanto de los demás como de nosotros mismos = es nuestra propia deshonestidad, nuestras propias mentiras, miedos e inseguridades; porque tal y como serán las nuevas generaciones las que tomarán la batuta en un futuro, sólo ellos, cada niñ@ tienen que ser el primero en entender lo que está sucediendo en el momento que su esfera interpersonal es transgredida, tiene que ser el primero en reconocer y denunciar el abuso, porque este es el principal motivo por el cual tantas leyes locales dictaminan que el abuso sexual sólo se considera por ejemplo desde los 8 hasta los 16 años de edad, por el simple hecho de que estos actos ocurren, pero pasa el tiempo, pasan los años, y sólo hasta el momento que es reconocido y entendido como el abuso que es, resulta denunciado, y como ha pasado el tiempo y se vuelve sumamente difícil comprobar el abuso, sólo 10 de cada mil agresores es imputado...



Es importante educar a cada ser humano sobre la introspección de su mente, sus pensamientos, sus sentimientos, emociones y deseos, para que entonces podamos lograr lo que de verdad se espera alcanzar con todas estas medidas y luchas = que estos sucesos de verdad jamás vuelvan a ocurrir, porque ahora ya ni siquiera será necesario que l@s niñ@s tengan que enfrentarse a esas situaciones, porque en cada uno de nosotros habrá un filtro de seguridad que detendrá estos actos, desde su sola ideación.

miércoles, 22 de mayo de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1882, Perdón a uno mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo querer escribir y publicar en este blog sólo para que otros vean, lo cual en realidad expresa que este deseo de ser "visto"  no es sólo para que otras personas vean, sino para que yo de igual modo crear en mí mente esta idea de que me encuentro alcanzando algo, yo estoy creando dentro de mí la necesidad de ser visto, a través de la idea de que lo que yo soy es lo que hago y si lo que hago es bien recibido por otras personas entonces puedo vivir y expresarme de esa forma, sino recibo la misma admiración de las personas, entonces es una expresión que está siendo rechazada y con base en esas "lecturas" que hago del valor de "quien yo soy", con base en la cantidad de "likes" que recibo en las publicaciones que subo...

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo definir quien yo soy en función de la cantidad de "likes" que recibo en las publicaciones, donde entonces, lo que no quiero reconocer es mi propia vanidad, al desear ser "visto y admirado", y no obstante escondo y reprimo al mismo tiempo esa "vanidad" porque es socialmente incorrecta moral y éticamente, pero es parte del funcionamiento y engranaje del sistema mismo; de modo que entonces comienzo a tratar de engañarme a mí mismo creándome "licencias morales" actuando o parándome del lado de una "causa justa" para entonces sentir que he "saldado mi deuda" y que puedo ir y cometer por otra parte un abuso hacia mí mismo, hacia mis propios principios y contra esta moral y ética, a través de otras acciones que sé que no están bien vistas... lo cual pone en evidencia esta programación mental, que ha definido mi actuar de tal modo, que no veo que me he vuelto esclavo de mis propias convicciones, he creído mis propias mentiras y he creado de mí mismo este personaje que exhibe una cara en redes sociales, pero en su propia oscuridad es otra persona.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo reconocer que el único que puede rediseñar su programación mental soy yo mismo, porque soy el único que de hecho está evadiendo la respuesta que tengo justo al alcance de mí propia intimidad conmigo mismo, en la honestidad conmigo mismo

jueves, 16 de mayo de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1881, El peligro detrás de las ideologías 2

Es fascinante lo mucho que el dinero se ha convertido en la ideología misma a través de la cual podemos vender un sueño, porque pese al riesgo que existe detrás de una inversión arriesgada, o el de incluso llegar a la cárcel o perder la vida... la gente aún participará de actividades que definitivamente no son algo que les gustaría hacer o expresar dentro de su vida.

Como podrán ya imaginarse, el motivo por el cual he escrito ésto es porque una amiga mía recientemente ha entrado a una de estas empresas multinivel, en este caso la empresa de Amway, y me invitó nuevamente a uno de estos "seminarios" para presentar el caso de éxito de una persona en la empresa. Ahora, el costo del boleto del seminario era de 300 pesos, y al evento acudieron alrededor de 350 - 400 personas, eso es un total de: 120 mil pesos por uno de esos seminarios, y evidentemente esta persona realiza no una, sino varias conferencias en su estancia en un solo estado, o mismo si fuera en un sólo país... bueno, de allí es de donde emerge realmente "el caso de éxito", no del producto per se, no de la "ideología y filosofía de la empresa", porque claro que este sujeto se detuvo a explicar la importancia de leer y de estudiar y de escribir, como si ese no fuera ya el discurso y receta que nos dan para el éxito no sólo allí, sino prácticamente en cualquier lugar al que uno vaya, en la familia, la escuela, el trabajo, los museos, la vida misma...

Aunque curiosamente dentro de ese seminario no se explican en forma alguna las estrategias de ventas o negocios, no se explica nada técnico de lo que estos "eruditos" de los negocios aprendieron para lograr ese éxito, simplemente repiten ese mismo discurso y eso es todo (o toman los discursos prefabricados de otras personas, como lo hizo este conferencista con uno de los stands de Franco Escamilla cuando hablaba de la relación que tiene con su mujer...)

Una de las cosas que ocurrió después de la conferencia, es que apenas le comenté a esta amiga que me invito al seminario, que "no me interesaba la ideología, sino que simplemente quería conocer la plan de negocios", es como si hubiese quebrantado ese "halo místico y religioso" alrededor del negocio mismo, porque en realidad no se trata de "los productos que venden" tanto como de la necesidad que tienen y se les educa en estos "seminarios" a estas personas, a que deben vender la ideología misma la cual es básicamente = el sueño de volverse tan ricos como los expositores de esos seminarios que viajan mucho y se quedan en lujos hoteles y tienen "la vida resuelta a partir de esos negocios", es decir evidentemente lo que vale dentro del negocio es la red de personas que uno pueda generar para que de las ventas que hagan otros uno pueda ganar ese "porcentaje" adicional de la venta de otros, evidentemente ante más personas "dormidas en los laureles de ese sueño" puedan añadir a sus filas sin que cuestionen las modalidades y tecnicidades del negocio es aún mejor...

Pero tal y como de igual manera me compartía esta persona que conocí durante mi servicio en la prisión:

- Una vez que te agarran, el gobierno embarga todas tus posesiones y todas tus pertenencias, cancela tus contratos y todo lo que pueda estar a nombre tuyo o de tu familia. Cuando yo llegué aquí, no creía cuando me encontré con un hombre que se encontraba detenido bajo el mismo cargo que yo y me dijo: 

-¿Tienes dinero?

- Si

- Se va a acabar... ¿Tienes esposa?

- Si

- Te va a dejar... ¿Tienes hijos o familia?

-Si

- Te van a olvidar

- Yo no lo creía hasta que al paso de unos años, te das cuenta de que las cartas cada vez son menos, las visitas que antes eran una vez al mes, ahora son una vez al año, y después simplemente todo se detiene... es entonces que uno recibe "a los nuevos" y les dice con toda certeza... ¿Tienes dinero?... Se va a acabar ¿Tienes esposa?... Te va a dejar ¿Tienes hijos o familia?... Te van a olvidar....

Puede parecer una exageración de mi parte comparar estos negocios con el narcomenudeo, el problema es que, el patrón, sin importar si es legal o no, se repite una y otra vez, porque una vez que esas personas que antes eran tan cercanas se cansan de la insistencia que uno se ve obligado a ejercer (y esto bajo tutela misma del negocio), poco a poco también se alejan. Y es curioso y triste que entre los mismos miembros de estas empresas comienzan a llamarse "una gran familia", es decir, claro... porque uno lenta y paulatinamente se ve rodeado de las únicas personas dispuestas a escuchar la misma mierda una y otra vez, las únicas personas que creen en la misma basura que lentamente se convierte en la única vida y familia que uno conoce tras 5 o 10 años de dedicarse a un negocio que sólo les puede interesar y redituar a esas personas....

Cuidado con las ideologías, cuidado si algo suena demasiado bueno, fácil y rápido, sobretodo cuando se trata de dinero...


martes, 14 de mayo de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1880, El peligro detrás de las ideologías


Quiero compartirles 1 historia, bueno... más bien 2 historias, la primera de ellas es de un hombre que se dedicaba al narcomenudeo internacional burlando los filtros de aduana, la segunda historia es del sistema de las empresas multinivel, tales como Royal Prestige, Melaleuca, Just, HerbalLife, Amway o cuales sea que prefieran. ¿Qué tienen que ver una cosa con la otra? Sólo una cosa en particular, y es la venta misma de una "idea"

Como algunos saben, hace cosa de un año presté servicio en la prisión por un periodo de un mes dando clases de dibujo, y dentro de la misma llegué a conocer una considerable cantidad de historias, entre ellas la de este hombre, con quien conviví cotidianamente dentro de la prisión y aún de manera posterior a su liberación.

Un día compartiendo una taza de café por la tarde, comenzó a contarme la forma en que él entró al círculo del narcotráfico y cómo fue que le vendieron "la ideología" que le hizo caer presa de su deseo y desesperación por adquirir dinero de manera rápida, eficiente, aunque desde luego no segura, ni legal... él me decía lo siguiente:

- ¿Te gusta imaginar? 

- Pues... si (le respondí)

- Pues muy bien, vamos a imaginar... ¿Conoces Machu Pichu?

- No

-  Pues ¿qué te parecería viajar a Machu Pichu? Y no sólo eso ¿qué te parecería que yo te pague tu boleto de avión, que pague de igual manera tu hotel, te de dinero para que te compres un abrigo de piel de llama y además te de medio millón de euros?

- Pues suena muy bien

- Pero no sólo eso, sino que además, después de volar a Machu Pichu, te voy a regalar un viaje a lo largo de todo el mundo, ¿qué lugares te gustaría visitar? ¿Conoces París?

- No

- Pues vas a conocer París, y allí voy de igual manera a pagar tu hotel, tus comidas, e incluso regalos para toda tu familia.

- ¿Del monto que yo quiera? (refiriéndome a los regalos)

- ¡Claro! 

- ¿Y aún así conservaré el medio millón de euros?

- ¡Desde luego!

- ...

- ¿Qué otro lugar te gustaría conocer? ¿Conoces Venecia? ¿Suecia? ¿Berlin? ¿Qué tal incluso la India?

- ... Ok... ¿Cuál es el truco?

- Muy sencillo, lo único que tienes que hacer por mí, es llevar una maleta a Machu Pichu, tu no tienes que cargar con la maleta, es más yo la voy a llevar por ti y la voy a registrar a tu nombre, la voy a dejar directamente en la fila de abordaje, y al llegar a Machu Pichu, tú no tendrás que llevarla contigo, una persona la va a recoger por ti y de ahí tú no tendrás que preocuparte por nada, simplemente podrás realizar tu viaje por el mundo. ¿Cómo ves? ¿Te vas?

- ... ¿Qué hay en la maleta? 

- No tienes que saberlo, ni preocuparte por lo que hay adentro.

- Si digo que no voy, ¿me harás algo?

- No, simplemente desapareceré y tal vez no ahora, pero posteriormente, en algunos meses, cuando las cosas no vayan tan bien... te haré nuevamente la oferta..., pero mira, vamos a suponer que aceptas el trato y te vas, porque sino no hay historia.

- jaja ok...

- Pues bien, tú llegas a Machu Pichu y te das cuenta de que "no pasó nada", tú haces tu viaje por el mundo, todo maravilloso, y ahora tienes medio millón de euros ¿Qué harías con ese medio millón de euros?

- Supongo que tendría que esconderlos o maquillarlos de alguna manera

- Ajá, ¿qué harías con ellos?

- Pondría un negocio, un estudio de diseño y fotografía de primera, y con el sobrante, invertiría en acciones en alguna compañía para poder lavar el dinero...

- Muy bien, ahora digamos que pasa un año, y yo vuelvo a aparecer y te ofrezco otro viaje, ¿qué lugares te gustaría conocer ahora?

- Mmmmm, no lo sé, tal vez ¿Brasil?

- ¡Perfecto! Te vas a Brasil, pero también te voy a regalar un viaje a más lugares ¿qué te gustaría conocer? ¿Qué tal te suena amanecer en un Yate rodeado de hermosas mujeres en Singapur? Por cierto, el Yate te lo puedes quedar...

- Suena a que me estoy metiendo en algo demasiado grande

- No, es que metido ya estás, pero el viaje todavía no acaba, la cuestión es ¿cómo termina?... ¿Qué otro lugar te gustaría conocer?

- ... 

- ¿Conoces Egipto? ¿Te gustaría conocer Milán? ¿Qué tal también Dubai? Todos estos lugares y además te voy a dar 1 millón de euros.

- Ok...

- Pues bien, te vas nuevamente, y tal como en la ocasión pasada tu debes de llevar una maleta por mí, resulta de que todo sale perfecto, nuevamente tienes un regreso exitoso y ahora tienes un millón de euros, ¿Qué haces con tu millón de Euros?

- Pondría negocios por todas partes, pequeños y grandes, seguiría invirtiendo en más empresas para poder lavar el dinero...

- Excelente... ahora, yo vuelvo después de un año, y ahora te digo que debes llevar un maletín con 100 millones de euros, de los cuales te voy a dar  10 millones. ¿Te vas?

- ¿Es el último viaje, verdad?

- Tal vez... pero qué ¿entonces te vas?

- No...

(Él sonrió de una forma un tanto maquiavélica) y me dijo: Pero Gabriel, ¿qué va a pasar con tu novia, tu familia, y con tus amigos? 

- Ellos no forman parte del trato

- Es que si forman parte del trato... porque ahora yo te voy a decir, dónde viven, a qué se dedican y cómo se han visto beneficiados con el dinero que te he dado y los regalos que les he comprado... entonces ¿Te vas?

- Tengo que ir...

- Exacto... tienes que ir... porque ya toqué tus afectos, lo que más amas.


Hace un par de años, había entrado a trabajar a una empresa multinivel conocida como Royal Prestige, era la primera vez que entraba al negocio de ventas de artículos, y lo hice con y bajo el prospecto de poder obtener un pequeño ingreso, ya que en aquel momento me encontraba estudiando los últimos semestres de la carrera. En fin, como parte de las "actividades" a las que uno estaba obligado a realizar como "socio" de esta empresa, era acudir a una serie de pláticas en las cuales nos presentaban casos de éxito, es decir gente que platicaba acerca de cómo se encontraban hundidos en la deuda o sin tener un peso en la bolsa, y a medida que avanzaba la plática, comenzaban a decir cosas como ésta:

- Cuando yo empecé en este negocio, trabajaba al mismo tiempo como administrador de una bodega, realizando el inventario de todo lo que entraba y salía de la misma; cuando mi colega me invitó a participar en la venta de los productos de Royal Prestige, el simplemente me dijo que eran productos para la salud, y ya una vez que fui me presentaron todo el negocio y que en realidad eran estas ollas y productos de la más alta tecnología, pero que en ese momento me parecía imposible llegar a ganar lo que me estaban diciendo, así como todos los beneficios que me daba la empresa. Un día estaba con mi socio y el me platicaba

Imagínense esto nada más eh? Nos llevaron al hotel X (un hotel de gran turismo) en el cual todos los días que nos quedamos nos sirvieron un buffet del más alto lujo, nos transportaban en limusina a todas partes, hicimos un viaje por en un Crucero por el Caribe y al regresar tomamos un avión para dar una conferencia en Nueva York, eso si, con todos los gastos pagados, la comida y demás. Y el me dijo ¿Te gustaría una vida así? Yo le respondí ¡Claro! Pero el me advirtió que para poder lograrlo, no bastaba con esperar a que las cosas se dieran, yo tenía que leer mucho, de hecho cuando yo lo conocí el ya había leído más de 300 libros en el plazo de 2 años, hacía ejercicio, y claro es que - Mente sana en cuerpo sano.

Yo comencé a hacerle caso en todo lo que me decía, a veces había momentos en los que no lograba ventas, pero entonces lo que hacía era sumar a personas a la empresa, como ustedes saben nosotros les damos un porcentaje de comisión sobre cada producto que vendan sus asociados, de modo que comencé a sumar gente y al cabo de un año, ya había alcanzado el siguiente nivel, no me podía creer que ahora ganaba 20% más sobre tal y tal producto, pero lo hacía, de pronto mis deudas habían desaparecido, mis hijos acudían a escuelas privadas, e incluso ya había pagado el enganche para mi primer auto... dejé mi anterior trabajo y entré de lleno al negocio.

Les aseguro, para aquellos que acaban de integrarse con nosotros, que si le hacen caso a sus asesores, llegarán a comprobar lo que ahora yo mismo estoy viviendo en carne propia. 

Le agradezco mucho a Dios porque no me abandonó, y porque la verdad es que si uno cree que se puede, y de verdad uno lo desea con todo su ser, créanme que si pasa...


En aquel tiempo, me compré completamente la ideología, tan es así que durante 4 meses me dediqué al negocio al grado de que con tal de realizar una venta viajaba de la ciudad a las 6 am hasta el Estado de México para hacer demostraciones de los productos y regresaba antes de las 4 pm a la universidad, las primeras semanas logré un par de ventas, y eso me motivó a seguir adelante, al final era un dinero extra al que no quería renunciar, pero con el paso de los meses, lo que no tomé en cuenta y tal como ocurre en la plataforma de estos negocios, uno debe comenzar con lo que se conoce como "mercado cálido" es decir, uno hace demostraciones e invitaciones a familiares, amigos y conocidos para tratar de lograr estas ventas; y curiosamente tras algunas demostraciones y ventas, notaba que no sólo el mercado cálido evidentemente se agotaba, sino que a mi alrededor, las personas que me conocían ya habían recibido alguna que otra advertencia de "el chico de las ollas", y poco a poco todas las personas que me conocían dejaron de responder mis mensajes, o me dejaban plantado para las demostraciones. 

Aún así yo seguí buscando la forma de mover los productos, y esto es algo que agradezco mucho como aprendizaje de estas empresas de ventas, porque comencé a moverme en círculos de gente que no conocía y eso me ayudó enormemente para superar mi propio temor a interactuar con desconocidos; aunque desde luego comenzó a ocurrir que muchas veces, por el tráfico y los traslados, perdería algunas clases y de pronto me encontraba al límite de mis asistencias, lo cual habría implicado tener que retomar la materia, y de hecho ocurrió, perdí una materia, porque ésta requería de un requisito indispensable para poder estar al día no sólo en las asistencias, sino en la participación dentro de la misma, tenía que leer los textos que nos enviaban (los cuales no eran pocos ciertamente), y es decir, hacía las lecturas, me desvelaba para poder cumplir con el trabajo y la universidad, sin embargo, por mucho que leía, llegó un momento en el que me vi parado en medio de la clase, tras haber leído los textos que nos habían solicitado, pero mi mente se encontraba completamente en blanco...

Tuve que dejar las ventas en Royal, debido a que no podía darme el lujo de recursar más materias, con todo y el costo que estas implicaban al semestre siguiente, de modo que para poder subsanar el pago de las mismas, entre a trabajar en la misma universidad por las mañanas para que mis padres no tuvieran que pagar ese costo adicional.

No culpé a Royal Prestige, es decir ¿cómo podía? Al final fui yo quien no logró las ventas, ni cumplió con sus obligaciones en la universidad, había sido una mala administración de tiempo y recursos, sin importar que cumpliera con las obligaciones y expectativas que tenía de dar continuidad a la rutina, al final simplemente no podía obligar a mi mente a recordar todo lo que había leído apenas la noche anterior...

Más tarde probé con otra empresa llamada Melaleuca, sin embargo, aquí ocurrió algo que nuevamente llamó mi atención - la venta de los casos de éxito - y cabe decir que esta persona era una invitada personal de un familiar mío quien también participa en la misma empresa multinivel. Nuevamente esta persona comenzó a contarme como la empresa era mejor que las demás, como con sus apoyos había logrado salir adelante y pagar la escuela de sus hijos, conseguir el coche que tenía, hacer viajes, en fin, el mismo discurso, acompañado de la necesidad de cuidarse física y mentalmente, de leer mucho, y de cómo la empresa cuidaba y asistía a sus empleados con su educación y preparación...

Lo que no te cuentan estas personas son los casos de fracasos, como el de varias personas que, desesperados por llegar al siguiente nivel antes de que acaben los plazos de tiempo fijos para lograrlo (lo cual es más o menos en los transcursos de un año o tal cantidad de meses dependiendo de la empresa) solicitan préstamos al banco y compran esos productos ellos mismos para poder alcanzar los beneficios, esperando que una vez en el siguiente nivel pudieran cubrir sus deudas; lo que esa gente no sabía o esperaba es que de igual manera habrían agotado su mercado y apenas llegó un periodo sin ventas, pronto se vieron obligados a vender sus coches, y la gran mayoría de sus pertenencias. Eso es una de las cosas que si agradezco tras el primer "Seminario" de Royal Prestige, porque de hecho si hice caso de las advertencias de mi supervisora, sobre algunas de estas historias de personas que, en su desesperación por llegar a la meta solicitada para alcanzar los beneficios, llegaban a endeudarse e incluso a perder su casa/departamentos; por ello me decía que era tan importante leer e informarme sobre el funcionamiento de los negocios, porque en realidad "uno no debe casarse del todo con la ideología", al final es importante poner límites a la imaginación y no esperar que "seres divinos" intervengan en cosas que no son más que pura lógica y administración.

 Aclaro que con esto que escribo no estoy realizando ninguna suerte de "denuncia" con o hacia las empresas multinivel que he mencionado anteriormente, sin embargo, lo que si debo señalar, es que una "idea" se vende, sea legal o no, la toma de los riesgos implícitos en estos negocios tienen un impacto, y muchas veces lo que tiende a ocurrir, es que ante la falta de "comprensión del funcionamiento de los negocios o la economía", lo que uno hace es "LLENAR ESOS HUECOS CON LA ESPERANZA QUE DEJA LA IDEOLOGÍA MISMA", es decir, crear esperanza alrededor de estos casos de éxito de gente que de hecho entendió bien el funcionamiento implícito en lograr las asociaciones de más gente para ganar ese extra de la venta de sus asociados, aunado con una buena administración de los recursos y mucha habilidad en las ventas para vender más que sólo los productos - Lo cual es algo que en realidad NO TE DICEN EN ESAS PLÁTICAS Y SEMINARIOS, porque todos PROMETEN MILAGROS, pero ninguno de esos milagros se logran de y por intervención del destino o de seres divinos, sino por una plena educación en y sobre el negocio al cual uno está entrando. Y es que ciertamente ya sea que uno termine en la cárcel, o hasta el tope de deudas e incluso en la bancarrota, la imaginación es una herramienta que puede ayudar a edificar las mejores ideas y negocios o que pueden llevarnos a nuestra propia destrucción.

Continúo en el próximo Post

viernes, 10 de mayo de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1879, El valiente ve la vida solo una vez


El día del hoy me encontré con esta imagen; creo que no hay mucho que decir acerca de ella, es decir, es bastante autoexplicativa en términos del concepto y moraleja que la envuelve. No obstante, hay un contexto que ciertamente pierde de vista, más allá del hecho de que, si todos vamos a morir invariablemente de nuestras ideas, creencias, pensamientos, palabras y acciones, todos vamos a morir. Si cool... pero más allá del destino final que es la muerte en si misma, y tal como reza el refrán: Si te enfocas demasiado en la meta, perderás de vista el camino. 

Si importa cómo vives y lo que nuestras palabras, acciones y decisiones reflejan de nosotros mismos en y cómo cada una de estas, porque al final, cuando nosotros ya no estemos, lo que sea que hayamos dejado, eso será el eco de nuestra vida por la eternidad, los principios y valores que reflejamos serán nuestro legado ora cimentar las bases del futuro. Puedes decir que “no afecto a nadie tomando esta y aquella acción” pero la realidad es que más allá de nosotros mismos, hay un mundo sin el cual no podríamos existir y cada cosa en la que participamos implica la perpetuación o el fin de ciertas cosas que, de no ser por nosotros, tal vez no dejarían de existir del todo, pero tampoco ganarían ese pequeño granito de arena que las hace ser tan grande.

Es verdad, cada uno decide, pero si hay una acción que vale la pena realizar antes de cualquier otra acción, es darnos esa oportunidad de ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos: ¿Es está la forma en que quiero ver a mi vida una vez que se acabe? ¿Es esto algo de lo que puedo estar orgullos@? 

Porque tal vez sea precisamente ideas como: “Bueno ¿que más da si de todos modos hice lo que quise y me divertí?” Una de las cosas de las que más lleguemos a arrepentirnos cuando veamos las consecuencias de nuestra irresponsabilidad y nuestro egoísmo al buscar solo “la mejor experiencia y beneficio para nosotros y sólo nosotros...