miércoles, 8 de enero de 2020

Mi jornada hacia la Vida, Día 1922, Lo que enseña la muerte de un ser querido 2

Trato de "abrir el corazón" aquí, sin juicio a lo que estoy viendo que emerge dentro de mí, porque no todos los recuerdos en y hacia mis perros son algo lindo, aunque lo que puedo reconocer de ya en mi resistencia y ciertamente "dolor" en enfrentarlos en honestidad conmigo mismo, es que muchos de los recuerdos "negativos" (sino es que la totalidad de ellos), están en su mayor parte relacionados con los momentos en los que yo participé de una emoción como el enojo cuando mis perros no me obedecían, o la indiferencia cuando me pedían que los sacara y yo siempre me decía a mí mismo que estaba muy ocupado para atenderlos; quiero abrir aquí estos puntos, sin temor o pensamiento acerca de lo que se pueda pensar de lo que estoy escribiendo.

Justo unos meses antes de que muriera Luna, emergían pensamientos en los que me veía queriendo que falleciera, no sólo por la enfermedad que ya comenzaba a hacerse presente, sino incluso antes de eso, cuando me sentía "fastidiado" de tener que tomarme esos 30 minutos para salir a dar la vuelta con Luna, y de igual modo, como a manera de "auto castigo" me repetía a mí mismo de que me arrepentiría de ese deseo, porque al final la extrañaría mucho una vez que se fuera; una parte de mí ya no quería verla en la casa, en parte porque me daba mucha tristeza sentir que estaba atrapada entre estas paredes, y de igual modo le decía a mis padres que a la muerte de Luna lo mejor era ya no traer más perros a la casa; es irónico porque justo una semana antes de la muerte de Luna, llegó una perrita de la calle a quien mi hermana estaba buscando un hogar, y si, cómo es evidente, nos hemos quedado con esta nueva perrita; sin embargo, y parte de lo que puedo notar que ahora emerge con la presencia de este nuevo ser en la casa, es que nuevamente quiero crear esta "distancia", lo cual no sólo me ocurre con los animales, de igual modo me ocurre con las personas; como tratando de "no generar un lazo o conexión con ella", y no obstante, a medida que me he acercado más y más a esta perrita que pronto se convertira en un nuevo miembro de esta familia, más comienzo a darme cuenta que es inevitable que "las personas y los seres nos acontezcan, incluso si uno trata de poner un halo de indiferencia y sentirse lejano o esquivo de estas relaciones, incluso la ausencia de dichos seres también influye en uno"

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme culpable por desear que Luna falleciera pronto, sobretodo en aquellos días que la veía con su semblante que parecía de alguna manera "triste", yo atribuía esa tristeza a su encierro en la casa, y sobretodo, ante más visitaba las prisiones, más comenzaba a ver reflejado el mismo "sistema carcelero" en mi relación con y hacia las mascotas que como seres humanos llevamos y encerramos en nuestras casas, simplemente porque queremos "esa presencia" allí, pero sin considerar realmente aquello de lo que privamos a esos seres; tal y como cuando uno quiere tener un ave y la encierra en una jaula; y si para nosotros perder la libertad y la posibilidad de ver a nuestros seres cercanos nos duele y nos quiebra, ¿cómo será para un ave perder el cielo, los árboles y la presencia de otras aves?

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta y reconocer que invariablemente si yo deseaba o no la muerte de Luna, eso no iba a evitar que muriera, ya que al final eso es algo completamente inevitable en ella y en todos, de modo que no tiene sentido alguno sentir culpa o juzgarme por dichos pensamientos o sentimientos, ya que de igual modo puedo ver que, aunque desde luego me habría gustado darle una mejor vida a Luna, la verdad es que de igual modo se le dio la mejor vida que pudo dársele, ya que no todos estamos en la posición de tener todo un rancho o de vivir en el campo para poder brindarles a los animales todo ese espacio que de hecho necesitan para su pleno desarrollo y felicidad.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que, apartar a los seres de uno antes de que mueran, en lugar de "ayudarnos a superar más fácilmente el proceso de la muerte", genera todo lo contrario, porque entonces comienzo a recriminarme por todos aquellos momentos en los que no estuve con Luna, en lugar de aprovechar al máximo todos y cada uno de ellos; viviendo y tratando a los demás de la misma forma que necesito tratarme a mí mismo = no dando por sentado los momentos, porque de hecho puede que ya no exista una segunda oportunidad después para hacer aquellas cosas que me repetí a mí mismo que podía hacer o terminar después, como de hecho he llegado ahora a hacerlo también incluso con los mismos proyectos que fueron en un inicio la excusa para no estar con mis seres queridos, porque justamente tenía que "alejarme de ellos" para atender únicamente a dichos proyectos, pero ahora incluso hacia éstos me he visto generando tal resistencia últimamente que, la verdad es que he llegado a uno de esos puntos donde la mayor parte de los días se me puede ir como agua entre los dedos simplemente "evadiéndome" de hacer dichos proyectos y trabajos; es irónico porque, de igual modo puedo notar que este mismo punto es el que ha hecho que últimamente me sienta tan vacío, ya que la pregunta asoma en el interior de mi consciencia sin siquiera tener que ser enunciada: ¿Qué estoy tratando de justificar y de evadir detrás de todos estos pretextos y de todas estas excusas? ¿Qué hay debajo de todos y cada uno de estos momentos en los que me veo evadiéndome? ¿Qué estoy evadiendo más allá de todo eso? ¿Qué puede ser tan aterrador de ver y reconocer en la simpleza de la honestidad conmigo mismo, como para que dentro de mí esté aprovechando todas y cada una de las posibles excusas en mi mente para simplemente NO VER LO QUE HAY ALLÍ?

Luna también suponía un recordatorio de "ese ser" por el cual no me hice responsable, ese ser que yo había traído a esta casa y al cual, con el paso de los años, poco a poco mi hermana menor fue a quien ella comenzó a seguir; Luna siempre dormía conmigo en mi cuarto, y dormía en mi cama a mi lado, así fue por muchos años, hasta la muerte de Rock, una vez que él murió, a los pocos años comenzó a dormir en el cuarto de mi hermana; sólo un par de veces se volvió a dormir en mi cuarto antes de que muriera; puedo ver que, una parte de mí deseaba de igual modo que muriera sólo para poder liberarme de ese compromiso que sentía que me ataba a ella, como si de alguna manera eso me impidiera hacer las cosas que hacía con libertad; sin embargo, aquí la ironía es que jamás dejé de hacer lo que quise, y ella jamás me detuvo de ello; en realidad sólo quería que se fuera de mi consciencia ese sentido de "deuda y obligación". Es gracioso porque, a medida que escribo ésto, uno de los factores que no tomo en cuenta, es lo mucho que este sentido de "militarización" que impuse sobre mi propio cuerpo y rutina, fue lo que me llevó a tener un carácter tan explosivo, con el cual yo mismo terminé haciéndole mucho daño a mis perros, los únicos que siempre habían estado allí para mí; porque al momento de regañarlos, mi forma de gritar... no sólo asustaba a los perros, también asusta a mi familia; yo mismo tomaba la correa y con la misma llegaba a pegarles y a ser sumamente violento, deliberada y excesivamente violento, un verdadero desgraciado... y es que en realidad, lo hacía porque dentro de mí trataba de descargar el enojo que sentía por los abusos que yo de igual modo padecía de las personas en mi entorno, el único problema es que me desquité con quienes no lo merecían.

Por eso mis perros fueron y son unos maestros para mí, porque tuvieron paciencia como nadie para enseñarme lo que nadie más podría haber enseñado con el mismo amor; al llegar a Desteni fue que cambié radicalmente estas prácticas, y mi consideración hacia ellos cambió completamente, también presté servicio en un albergue para perros, en parte admito que tratando de enmendar lo que hice inspirado sólo por la culpa, pero después esa práctica comenzó a convertirse en un ejercicio de consciencia, que me servía de recordatorio para ver los límites de lo que a veces somos capaces de hacer como humanos. Todo provocado por la misma rabia, la misma indiferencia, el mismo odio y rencor hacia nosotros mismos que simplemente proyectamos y toleramos en los demás, sólo porque nos falta el coraje para tomar ese paso que hace falta para nosotros parar el abuso que permitimos de afuera hacia adentro, y con ello poder parar aquel que entonces viene desde dentro hacia afuera, el cual desafortunadamente sale una vez que estamos en casa con nuestros seres queridos.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo dejar de juzgarme y sentir culpa por y hacia los errores que cometí en el pasado con Luna y Rock, por mi inmadurez y desconsideración, lo cual fue de hecho parte de lo que tanto Luna como Rock me mostraron acerca de mí mismo, y cómo empezar a tener esa consideración, no sólo hacia ellos, sino hacia los demás.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo desquitar mi enojo y mi rabia con mis seres queridos, en lugar de detenerme a contemplar esta, y ver lo que mi enojo me enseña de mí mismo en honestidad conmigo mismo, qué me dice acerca de la impotencia que siento frente a ciertos momentos en el que me siento el más insignificante y pequeño de todos, momento que me pega de manera tan brutal que entonces juego el papel opuesto y trato de parecer "dominante y autoritativo" sólo para no tener que verme en honestidad conmigo mismo y, armarme de valor para cambiar aquello que ya no estoy dispuesto a aceptar ni permitir en el abuso de y hacia mí o de otros hacia mí, y tratando de hacerlo sin que en el proceso lastime a mis seres queridos.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentirme culpable por aquellos momentos en el pasado en el que estallé con y hacia Rock o Luna, sin ver y darme cuenta de que, la forma de honrar lo que hicieron y trajeron en mí, es comprometiéndome a no volver a realizar o participar de dichas reacciones o de semejantes reacciones

Continúo en el próximo post

lunes, 6 de enero de 2020

Mi jornada hacia la vida, Día 1921, Una breve actualización del proyecto al interior del penal

En este momento hay una "situación" alrededor de todo el proyecto que he venido realizando en las prisiones que me ha empujado a re-evaluar, no sólo la continuidad de estos proyectos al interior de la prisión, sino de igual modo la continuidad de mi propia labor alrededor del arte. 

Durante los últimos meses, estuve ahorrando para poder conseguir algunos materiales que pudieran facilitarme esta labor al interior, entre ellos algunos equipos de tatuaje ya que, había incluido como parte de las mismas actividades y talleres, uno relacionado o dedicado al tatuaje, el cual tendría como propósito no sólo abrir la oportunidad de que las mujeres privadas de su libertad pudieran realizar algunos artículos que podrían vender al exterior para poder obtener un pequeño ingreso que les permita apoyarse a sí mismas y a sus familias. Sin embargo, justo el mismo día que partía ya para retomar las labores al interior, me notificaron que el proyecto del tatuaje se había cancelado debido al mal comportamiento de algunas de las mujeres al interior. Y la verdad es que cuando me dieron esta noticia, me sentí muy molesto porque ese tiempo, esfuerzo y dinero empleado, no sólo al impartir los talleres al interior para poder ganar "el permiso/autorización" de ingresar con los equipos y materiales, sino de igual modo dedicado a trabajar para conseguir dinero para así comprar más materiales quedó de un momento a otro cancelado, y todo el dinero invertido en ello perdido (Aunque no necesariamente perdido, pues esos mismos materiales puedo volver a ocuparlos), pero si detenidos e invertidos en algo que, palabras más o palabras menos, podría haber sido dinero que habría ocupado o destinado a otras cosas.

Esta situación me ha empujado a cuestionarme ¿qué es lo que sigo haciendo en las prisiones? ¿Qué es lo que aún espero encontrar dentro de las mismas? Es decir ¿Cuál es el motivo real por el cual sigo dedicando tanto tiempo, esfuerzo y dinero a un proyecto que esencialmente no me está dejando, ni me dejará nada, y menos ahora que me veo en la necesidad de encontrar un oficio que pueda retribuirme económicamente de alguna manera, para pagar las deudas que he generado con mi familia por los prestamos que les he tenido que hacer a lo largo del año, y esto sin mencionar el obtener al menos un ingreso mínimo para mí? Y la verdad es que, al colocarme a mí mismo frente a estas preguntas, vi que me encontraba buscando una mera "satisfacción personal", una "positiva y altruista" por haber realizado dichos proyectos, pero nada más allá de los mismos... y lo peor del caso es que, me veo aún en la obligación de darle continuidad a todo esto, al menos en el transcurso del próximo año, pues he tomado la decisión de moverme a buscar oportunidades fuera del país.

En fin, por ahora debo dejarlo aquí, porque esta semana iré nuevamente al interior del penal, ya que he realizado un compromiso que, desafortunadamente no me es posible soltar tan fácilmente, pues debo terminar con lo que empecé, y en el transcurso encontrar el modo de conseguir dinero, pero ya no para invertir más al interior del penal o de estos talleres, sino simplemente para ahorrar para mi boleto.

Continuo en el próximo post

Mi jornada hacia la vida, Día 1920, Mis creencias 1

Una de las creencias con las que me encontré que había formado alrededor de las plumas, esto por la misma importancia que les dan los Indios a las mismas, es que éstas en sí mismas estaban dotadas de alguna especie de "poder" que puede "limpiar, descargar o mover energías", cuando en realidad no es "la pluma" la que lo hace, sino la consciencia de la misma persona que "recibe la limpieza"; por eso creo que cuando dicen que "lo más importante, sin importar que tipo de trabajo se haga, desde qué filosofía, espiritualidad, medicina/planta sagrada, ciencia, es que uno mismo tenga "Fe" en lo que hace, que uno mismo "se la crea"; porque en realidad todo se trata de la relación que nosotros creamos con los objetos externos, tratando de hacer de éstos unos "catalizadores", para poder aprender a canalizar y movilizar nuestra propia energía y nuestro propio poder, a través de la intención, lo cual es el trabajo de "sentir", y ese ha sido un trabajo muy difícil para mí, porque cuando yo llegué con los Indios tratando de combinar de alguna manera el proceso de la escritura, el proceso del perdón a uno mismo y las herramientas en general de Desteni, a la filosofia y las formas de las ceremonias, recibía estas "llamadas de atención", porque tenía que mantenerse la forma, y aún soltar el control, es decir soltar mi deseo de "controlar" el entorno, la experiencia que tengo, es lo que a menudo también se interpone en mi propio aprendizaje. Es precisamente este punto que bien podría definir simplemente como arrogancia, en este grito que incluso puedo ver en mi mente emergiendo en algunos momentos estando con los Indios clamando: "Tú no me vas a enseñar nada", y al mismo tiempo sólo descubriendo que de igual modo, "Yo no soy el juez de nadie, ni soy quien para enseñarle algo a los demás" porque al final, no soy sólo yo en este mundo, ni soy más o menos que los demás; simplemente soy uno como todos, con el mismo delirio, en la cabeza que llamamos mente, el mismo velo que confunde y apendeja, que me hace separarme de ese punto de conexión con la vida.

Y el problema es que invariablemente de si los demás deciden despertar o no, a veces mantener el enfoque en que el único a quien debe interesarle mi propio proceso, es a mí mismo, porque al final yo he encontrado herramientas prácticas para mi camino, sin embargo esas herramientas tampoco vinieron "de mí", las tomé de alguien más, y todo lo que me ha pasado y acontecido, es lo mismo que me ha enseñado, es de donde he aprendido, de donde he crecido y construido todo cuanto soy, por eso si bien es cierto que mi yo es algo mío, y es lo más mío, no es por todo obra mía.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo querer comprar una pluma de las aves más grandes, de las aves "más poderosas", sin ver y darme cuenta de que, en esta obsesión por mostrarles a los demás "lo que tengo" que "soy alguien" que "soy superior" que "he logrado o conseguido más cosas", yo soy el único que está haciendo crecer y que alimenta esa ignorancia que me he permitido y aceptado que exista dentro de mí, porque en esa misma ignorancia estaría comprando y pagando por el PERJUICIO de las propias aves y de todos los seres que habitan los cielos, porque soy yo mismo quien está participando y creando un mercado alrededor de las plumas, sin ver y darme cuenta de que, aquello que pretendo "obtener de éstas", lo cual he definido especificamente como "dirección y estabilidad", no es algo que vaya a venir de la pluma en sí, es decir ¿por cuánto tiempo he tenido estas plumas dentro de la casa y en mi habitación? ¿Por cuánto tiempo estuve de hecho obsesionado y empecinado con conseguir más y más plumas hasta que de hecho tuve no se cuantos cientos de ellas y todas ellas no hicieron mi vida "ni más sencilla, ni más extasiante?" Es decir, en cierta forma lo hacían, porque al ver tantas plumas me sentía "abundante" y el tener esta sensación de que algo grande estaba por ocurrir... me quedaba esperando, aguardando cualquier momento que tomaba para contemplarlo como "una lección" o "el movimiento de cierta energía" que en sí misma hacia que mi vida se sintiera dotada de "esta emoción por la expectativa ante el acontecimiento mismo que es la vida", sin ver que en realidad yo soy quien estaba imprimiendo "esta emoción", y quien está creando por consecuencia su propia experiencia en mi mundo y realidad a cada momento, ya que yo soy el que está imprimiendo esa energía en mi persona con la intención/pasión misma con la decido vivir mi propia vida. Porque siento que estoy aprendiendo a hacer de esta una aventura; aunque irónicamente, el no saber "definir" y "poner en palabras una experiencia" como esa "la abundancia", y lo sutil y fácil que puede llegar, y lo mucho que impacta al mismo tiempo en mi persona cambiando completamente mi estado de ánimo, mi percepción de la vida y del mundo.

Por eso fue que encontré tanto valor en las enseñanzas con los Indios Americanos, y el motivo mismo por el cual volví a pararme dentro del círculo, porque estaba tratando de "recordar" ¿qué era eso que me hacía sentir tan abundante y tan completo en la labor que realizaba con ellos? Lo cual era simplemente pasión, vivir la vida intensamente, pero no con esa intensidad donde uno pone la propia vida en riesgo, como lo asumía originalmente con los primeros significados que comencé a hilvanar alrededor del fuego, pero precisamente porque no me había dado cuenta de que había añadido una palabra alrededor de éste = peligro, lo cual desde luego es un aspecto a considerar cuando se le maneja, pero no es el único, ni el más importante, y es que en esta sola definición, y la experiencia "negativa" alrededor del fuego; me peleaba con esas experiencias

Las plumas en sí mismas se convirtieron para mí en un pretexto para poner atención a todo lo que ocurría a mi alrededor, no tenían ni estaban dotadas de un poder en sí, yo fui el único que les atribuyó dicho poder y quien generó en ellas esta expectativa de que "llegaran a cambiar mi vida", sólo para darme cuenta de que, sin importar cuántas cosas materiales pueda obtener, o cuantos "artículos espirituales" pueda conseguir, ninguno de éstos harán una diferencia en mi vida por mí; porque para empezar, cuando yo llegué a ese punto que experimenté por primera vez en la Ayahuasca, es decir ¿Se debió dicha experiencia, el contenido y profundidad de ésta únicamente a la Ayahuasca per se? No, porque para empezar, si no existe alguien "que beba la medicina", no hay experiencia.

Es decir, la claridad con la que pude ver las cosas dentro de la Ayahuasca, la puse en separación de mí mismo, donde todo se volvió acerca de la medicina per se; sin ver que el trabajo que yo estaba haciendo ya con Desteni, era de hecho el punto mismo que me mantenía enfocado en lo que era de hecho aquellos principios mismos en los que se estaba fundamentando la experiencia; lo irónico es que yo mismo escribí acerca de ello cuando había dicho que no volvería a tomar medicinas, y ahora pareciera que simplemente no pudiera evitar ver y reconocer el hecho en honestidad conmigo mismo, de que la única razón por la cual volví a las ceremonias, se debió primordialmente al deseo mismo de sentir estas experiencias energéticas, es decir sólo estuve buscando la energía dentro de estos últimos meses; esperando encontrarme de nuevo con la misma experiencia que sentí la primera vez que tomé ayahuasca. Y ahora, después de ver todo esto desecho por mí mismo, donde, tal vez, al inicio las medicinas fueron necesarias, aunque de igual modo sólo temporales, porque es decir, yo ya estaba en ese punto donde quería suicidarme antes de ir a mi primera ceremonia de Ayahuasca, y en ese momento, las herramientas de Desteni, las había apartado de mi camino; después las retomé como parte de la preparación para la ceremonia, pero después de esa experiencia, la verdad es que me senté sobre mis laureles a creer que "ya estaba terminado el proceso y ahora sólo me correspondía disfrutar", siendo que, en realidad, las mismas críticas que yo comencé a poner en y sobre mí mismo, al hacerme de una expectativa de "llegar" a algún punto en el que "tendría el control" de todo lo que acontecía en mi vida, y ciertamente es parte del control que aún me veo buscando, llámese en las plumas, llámese a través de las ceremonias o llámese a través de la magia misma, donde me veo tratando de encontrar ese "control" de vuelta que consideré perdido

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que la Ayahuasca, el Peyote, o todas las drogas en sí, podían devolverme ese punto dentro de mi vida en el que "podía recobrar el control" de mi vida, simplemente yendo a pedir cosas para mí mismo, y donde irónicamente comencé a delegar esa responsabilidad a las medicinas, o a colocar ese poder en separación de mí mismo al creer que era la medicina la que estaba haciendo ese trabajo, sin ver que yo mismo era la antena para esa experiencia

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo anhelar obtener y conseguir total control de mi vida, no queriendo reconocer que es de hecho el control mismo lo que no he querido soltar, porque si tengo la idea de que puedo dirigir y controlar mi experiencia y no ser afectado "por la vida"

domingo, 5 de enero de 2020

Mi jornada hacia la vida, Día 1919, Lo que enseña la muerte de un ser querido

Desde hace algún tiempo, dejé deliberadamente de escribir, no sólo en este post aquí, sino de igual modo en mi libreta personal, y es que simplemente ha sido tanta la cantidad de cosas que han estado aconteciendo dentro de mi mundo y realidad de manera simultánea, que llegó un punto en el que incluso comencé a darme por vencido en "intentar recopilar", todo lo que acontecía día tras día dentro de mí. Al menos hasta el día de hoy que, un evento finalmente llegó con el peso necesario y suficiente para obligarme a tomarme un momento para escribir acerca de todo esto que ha venido aconteciendo, no sólo fuera, sino de igual modo dentro de mí.

El día de ayer tuvimos que dormir a mi perrita Luna, quien de hecho llegó a la casa por consecuencia mía, pues yo fui quien le había pedido a mi padre durante la secundaria que quería un perrito labrador chocolate. Y al poco tiempo fue que llegó Luna, traída por nadie más que por mí propio capricho y separada de su madre como resultado del mismo. Es irónico porque, ese pensamiento, es decir, la consciencia de que había separado a Luna de su madre, es algo que se encontró bien presente, no sólo en el momento en el que llegó a la casa y la escuchaba llorar por la noche mientras la dormía a mi lado en mi cama para calmarla, sino que fue un pensamiento que se mantuvo presente en y durante prácticamente toda su estancia en la familia, al tiempo que ella pronto se convirtió en un miembro más de la misma.




Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo recriminarme el haber traído a Luna a la casa en primer lugar, haciendo que la separaran de su madre, sin ver en simple sentido común que, para empezar, si no hubiese traído a Luna a la casa, no habría llegado a significar tanto como de hecho lo hizo; ya que en realidad un sinnúmero de perros mueren todos los días, pero no me veo generando el mismo "vínculo energético" en y hacia todos ellos, porque en realidad, yo soy el que crea y que determina la naturaleza de mis relaciones en y hacia la vida misma.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que fue "malo" haber traído a Luna a la casa, (mientras escribo ésto, también veo que de igual modo quiero pensar que fue malo que llegara en primer lugar, porque no estoy queriendo ver que me duele el hecho de que se haya ido, y tengo miedo de sentir el dolor de esa pérdida) porque eso provocó que la separáramos de su madre, sin ver que, en realidad ella de todos modos iba a ser dada en adopción y si no hubiese llegado a nuestra familia, la verdad es que quien sabe cómo le podría haber ido, y si, desde luego siempre puede ser mejor, pero en parte me siento contento por todo lo que pude hacer por ella, porque al menos durante el tiempo en el que pude y tuve la disciplina para hacerlo, la sacaba todos los días más de una vez al día, y la llevaba a ella y a mi otro perro a nadar y a pasar un buen rato; así que en realidad, de igual modo puedo ver que es debido a esto, que no siento "arrepentimiento", porque sé dentro de mí que hice lo mejor que pude.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo proyectar esta culpa en separación de mí mismo, al creer que el problema alrededor de la muerte de Luna, está en si la adopté o no, en si la separé de su madre o no, cuando en realidad la culpa que siento es como simplemente una forma de barrera que puedo verme colocando dentro de mí, como para no tener que "sentir" la conexión con ella y no sentir el dolor que puedo verme aún reprimiendo, al no querer derramar lágrimas por ella y no sentir todo lo que de hecho fue y trajo a mi vida; es más como si al estar escribiendo que "ella no debió haber llegado aquí en primer lugar", me estuviera diciendo a mí mismo que incluso este dolor es por culpa de ella y si ella no hubiese estado, entonces este dolor no estaría, pero la verdad es que si ella no hubiese estado cuando yo me encontraba quebrado y destruido internamente, donde ella y mi perro Rock (quien también murió ya hace unos años) fueron mis compañeros y mis maestros durante todo este tiempo de vida que compartieron conmigo, al tiempo que compartían su apoyo quedándose a mi lado y acercándose a consolarme cuando me sentía solo o simplemente abrumado por algún conflicto emocional.





Conforme fui creciendo, y con la muerte de Rock, poco a poco fui apartándome de Luna, como consecuencia tanto de la necesidad que yo tuve de poco a poco salir a hacer más cosas de forma física, aunque de igual modo, por mi temor a sentir lo mismo que cuando murió Rock; y ella de igual modo fue acercándose más con mi hermana menor, quien ahora ha sido la que le ha guardado un gran cariño y quien sufrió y padeció mucho más de su partida. Y aquí el punto que llama mi atención, y sobretodo al recordar a las mascotas que han pasado en y a lo largo de mi vida, es cómo este temor al ver morir a mis propias "mascotas", me recuerda también acerca de mi propia muerte, lo cual es algo a lo que recuerdo bien cuando era niño cómo llegué a crear este gran temor acerca de "desaparecer", dejar de existir, el cual traduje en cierta forma en y como mi propia distancia de y hacia las personas dentro de mi mundo y realidad, porque es como si nada de esas relaciones de hecho permaneciera al mantenerlas tan "superficiales", precisamente como en este temor a crear conexiones profundas, incluso en el sólo acto de detenerme a considerar y escuchar lo que las personas tienen que decir acerca de sí mismas, de su relación con el mundo y la vida; ciertamente siempre me cerré a tomar en consideración lo que otras personas pudieran decir, pero sólo porque yo mismo de igual modo había creado también esta forma de burbuja de aislamiento ultra superficial, donde lo único que me interesaba es que la vida transitara y de igual modo terminara rápido, para no sentir siquiera mi propio temor a VIVIR.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo, haber deliberadamente apartado a Luna de "mi vida", al poco a poco distanciarme en mi tacto hacia ella, siempre bajo la excusa y pretexto de que "no tenía tiempo para dar esa vuelta" y que "no tenía tiempo para dedicarle esa atención como solía hacerlo en un inicio", porque en realidad sentía miedo de que algo le pasara, sentía mucho miedo de perderla porque sabía que me dolería, y tanto me daba miedo sentir ese dolor con ella, como de hecho me suele pasar también con mis seres queridos, que mejor trato de distanciarme de ellos y de mantener mi contacto al mínimo con las personas, porque me da miedo sentir esa pérdida. Ya que, al creer que los pierdo a ellos, también me veo perdiendo "la definición de mí mismo y la imagen que he creado de mí en mi relación hacia ellos"

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta que no necesito "crear un drama" ante la muerte de Luna, porque puedo simplemente aceptar que su ciclo ha concluido y que se ha marchado, porque en este momento siento como si el hecho mismo de que su muerte no provocara el llanto en mí, es algo "malo", porque en parte me trae esta imagen de mi propia indiferencia hacia Luna, sobretodo por el hecho de que tuve que desprenderme de ella para poder salir a hacer muchas cosas que, a fin de cuentas necesitaba aprender, y es decir, desde luego no podía ser de otra forma para poder llevarme al punto en el que estoy ahora, sin embargo, de igual modo puedo ver como el "trabajo" en sí mismo, y el sentirme en esa "prisa y angustia" constante, se convirtió en el pretexto con el cual me he distanciado, no sólo de los animales en mi entorno, sino de igual modo de las personas.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a llorar por Luna, por Rock o por las personas dentro de mi mundo y realidad, sin ver y darme cuenta de cómo me estoy resistiendo a de hecho dejar que la vida "me acontezca" al encerrarme y esclavizarme todo el día a mis pensamientos, sentimientos y emociones, sólo para no poner atención de lo que está pasando dentro de mí, donde en mi temor a "sentir" la vida, a "sentir" a las personas, yo mismo he creado mi propia consecuencia de "sentirme vacío" y "sentir la vida vacía" y sentir que no voy en ninguna dirección, porque en realidad al no enraizarme aquí, en mi conexión con lo físico, tampoco veo claro cuál es "mi labor aquí", aunque anteriormente creía tenerlo muy claro.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo no querer sentir, ni crear relaciones profundas con las personas, donde irónicamente siempre me decía y repetía a mí mismo que todos estaban de paso y que, al final, este no era el lugar al que debía de fijar o poner mi atención, porque, cada persona y cada cosa que pasó por mi vida, yo fui quien quería que pasara de forma "rápida y superficial", y literalmente fue así como cree y establecí mis relaciones a lo largo de toda mi vida, simplemente de manera superficial, haciendo de mí mismo de igual modo, simple y sencillamente un "ser vacío y superficial"

Es decir, aquí la gran ironía es que, en realidad el único motivo por el cual no tengo pareja en este momento, es porque temo que su presencia pueda interferir en los proyectos que quiero realizar, y donde aparentemente dedicar algo de tiempo y espacio a una relación con una pareja, es sólo entendido por mi mente como un consumo de tiempo. Es fascinante porque, me veo a mí mismo corriendo por todos estos proyectos, y apartando o incluso manipulando a todas las personas de mi entorno/camino, precisamente en mi intención por concretar lo más a prisa posible dichos proyectos, porque sólo en la "conclusión y realización" de esos proyectos, es donde entonces puedo encontrar ese "tiempo y espacio" para compartirlo con esos "seres amados" a quienes he de hecho apartado en mi sola ambición por alcanzar eso que me he creído que tengo que tener para poder ser... ¿feliz? 

Continúo en el próximo post

sábado, 4 de enero de 2020

Mi jornada hacia la vida, Día 1918, Sobre los juicios a la apariencia física

J:

Hola de nuevo Gabriel;te escribo sobre la reacción emocional que sentí, hace un par de meses, cuando fui a pasar la inspección del coche.Mientras esperaba mi turno para que revisaran el estado de mi coche, reconocí a lo lejos una cara familiar, una persona que no veía hace 10 años, y que fue mi mejor amigo, pero que después de hacer negocios juntos y no llegar a un mutuo acuerdo, acabo convirtiéndose en mi peor enemigo.El caso es que al darme cuenta de quien era, deseé que la tierra me tragara, reaccione negativamente dejándome llevar por el miedo a lo que diran, el sentirme inferior y la vergüenza por estar gordo(por ironías de la vida, hace como diez años, cuando yo era delgado sentía gordofobia, miedo a los gordos jajaj)
Por que tendria miedo a los gordos??aqui habria que escribir otro perdón? tu me podrias ayudar Gabriel?

Gabriel: 

Hola J. Claro que puedo apoyarte, pues aunque no me encuentro experimentando físicamente el sobrepeso, si puedo ver estos juicios presentes en y hacia mi propio cuerpo y el de los demás. La gran ironía alrededor de todo este discurso del sobrepeso, es que uno puede tomar todas las ideas que alguna vez ha pensado alrededor de las personas gordas/obesas/con sobrepeso o como se les quiera llamar en este aparente sentido "peyorativo" e "inferior", y al tiempo de que aparecen estas connotaciones e ideas "negativas" alrededor de los mismos, te aseguro que todos tenemos una experiencia en la que seguramente eramos "molestados o agredidos" por una persona con esta aparente "deficiencia física". Te confieso que a lo largo de mi vida, las personas "gordas" fueron en muchos momentos de mi vida, "bullies" para mí; por ejemplo durante la primaria tenía un compañero de la escuela, a quien admiraba muchísimo, no sólo porque a pesar de su corta edad, poseía un intelecto que destacaba entre el grupo, y ciertamente, uno de los más fuertes, también destacaba por su gran habilidad para jugar football, mientras que yo, siendo delgado no era "ni tan listo, ni tan fuerte, ni tan ágil".

Muchas veces, de igual modo, eran ellos quien de pronto se encontraban con aquella chica de la que yo me encontraba enamorado y que me parecía inalcanzable, y es entonces cuando se vuelve peor ¿no? Porque entonces ya no se trata de algo tan "simple y superficial" como sólo el cuerpo, ahora se trata de algo más que hace que esa persona se convierta "o en alguien de quien tenemos celos o a en alguien de quien guardamos envidia (que no son la misma cosa, los celos es más como hacer de la persona un ideal a alcanzar, la envidia es el odio hacia la persona y el deseo de su destrucción". Y ahora los juicios pasan al siguiente nivel y a la siguiente imagen negativa que podamos formularnos alrededor de los demás... ahora veremos si es blanco o moreno, si es rico o pobre, si es inteligente o tonto, sólo porque en realidad dentro de nosotros es tan difícil responder esa pregunta: ¿Qué tiene él que no tengo yo? ¿Qué es lo que no soy? ¿Qué me hace falta para poder acceder a esa experiencia que yo quiero, a ese momento, persona o empleo que yo deseo? > A lo mejor sólo dejar de participar de ese pensamiento superficial y enfocarse en las cosas prácticas para hacer y manifestar eso que uno quiere

Y curiosamente, en el polo opuesto, puedes notar que las personas más atléticas, más atractivas, más "famosas" por su apariencia física, suelen ser en realidad las personas que reciben mayor "atención", pero a la vez "mayor cantidad de críticas, juicios, comentarios negativos, etc." que nos podamos imaginar, tan sólo ponte a pensar en la cantidad de modelos que son tildados de ineptos, brutos e ignorantes, o vamos a un absurdo aún mayor y veamos a los juicios que existen aún desde las "similitudes e indistinciones" entre cuerpos grandes o delgados: si no es la forma de la nariz, entonces es la forma de la barbilla, si los ojos no están muy juntos, están muy separados, si su frente es alta o chata, que si tiene pene grande o pequeño. Y mira que incluso en estos últimos juicios que existen alrededor del cuerpo, ni siquiera tenemos que hablar de una persona con o sin sobrepeso, a fin de cuentas, todos estamos hundidos en un mar de cualquier cantidad de críticas y juicios que aparentemente "por no pertenecer a ese grupo de personas" nos hace "mejores", pero claro, sólo en tanto no se den cuenta de que nosotros "pertenecemos de hecho a otro de los tantos grupos de igual modo juzgados y criticados por alguna (cualquier) característica o rasgo externo que justamente se encuentre provocando algún "recuerdo desagradable" en alguna persona y que simplemente nos limitamos a definirlo y apartarlo en estas categorías, porque es más fácil verlo a través de un aparente "juicio inofensivo y sin mayor importancia y trascendencia" el cual curiosamente, a pesar de que notamos muy bien la superficialidad y banalidad interna propia desde la cual lo expresamos y desde la cual escondo mi propia sensación de que soy inferior a los demás, porque sé que estoy y soy "tan vacío" como ese juicio que proyecto en separación de mí mismo, que de hecho expreso y manifiesto ese mismo "vacío" en mi persona, al ocultarme tan bien en una máscara de hipocresía en mi trato hacia las otras personas, donde pretendo que "todos me agradan, que todos me caen bien, que no tengo juicio a nadie" cuando el pensamiento está rompiendo hasta la más pequeña fibra de mi ser, resquebrajando esa inocencia que uno sabe que solía poseer.

El punto es... uno puede almacenar frustración hacia cualquier clase de persona, y de hecho no entender en lo absoluto lo que es encontrarse en sus zapatos, sin ponernos a considerar la clase de retos, sueños, ideas o problemas que puedan estar enfrentando en su vida íntima, y de pronto, ya sabes, uno con los años ya no es tan fuerte, tan atractivo, tan ágil o simplemente ya no es el más inteligente porque ahora han llegado nuevas generaciones con nuevos alcances y nuevas ideas acerca de un mundo que para ellos parece muy nuevo y para uno todavía luce como que esta mierda va demasiado rápido... y no nos queda más que darnos cuenta de que "todos vamos en el mismo bote", y que al final sin importar como hayas sido o quien hayas sido, estamos condenados a ese momento que descarnará hasta el último de los pellejos de nuestro cuerpo, hasta que finalmente, lo que siempre estuvo debajo, y que era probablemente igual de "delgado" en todos nosotros lol, queda al descubierto entre nuestros huesos y nuestra cadavérica sonrisa...

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo decir que los gordos son lentos, tontos, pendejos, inferiores, porque en realidad detrás de cada juicio, chisme, o crítica dentro de mi mente, tengo una memoria reprimida detrás de la cual trato de esconder los momentos vergonzosos o dolorosos que viví en y hacia alguna persona y, a quien me dolía tanto ver directamente por el reflejo que suponía al mostrarme "mis defectos", que simplemente, y a pesar de que no tenía ningún juicio o idea hacia dicha persona, fue más fácil simplemente ponerle a esas personas "una etiqueta" "una máscara", que me permitía "recordarlos como ese juicio" al tiempo que me permitía "olvidar mis auto-percibidos errores, faltas, limitaciones, deficiencias y con ello olvidar el dolor en y hacia los juicios que escondo de mí mismo".

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo tener miedo de volverme "gordo", como aquellas personas a quienes veía que juzgaban y criticaban en la escuela, justamente porque muchos de ellos solían ser los más destacados, y los más dedicados en muchas otras cosas que el resto simplemente no lográbamos superar con tanta facilidad como ellos.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo observar en honestidad conmigo mismo a todos mis compañeros, a todos mis amigos, a todas las personas que alguna vez he pensado e ideado algún juicio y crítica en honestidad conmigo mismo, para reconocer qué es aquello que trataba de apartar de mi mente y mi consciencia acerca de mí y de lo que no quería ver acerca de mí mismo; como incluso aquellos juicios que lanzaba hacia las mujeres que me gustan y por las cuales me siento atraído, diciendo dentro de mí: "es tonta, es puta, etc." porque en realidad me duele reconocer que me siento tan pequeño a su lado y las veo tan inalcanzables, que de hecho pongo ese juicio delante de mí, sólo para hacer que no me duela tanto porque "aparentemente es más fácil así aceptar y dejar ir la sola consideración de estar con ellas", sin ver que lo que me está matando y destruyendo en realidad en ese acto, es el no darme la oportunidad de atreverme, de acercarme, de intentar y peor aún, incluso de LLEGAR A LOGRAR CREAR UNA RELACIÓN INCLUSO CON ESA PERSONA QUE CONSIDERO INALCANZABLE.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que aquello que proyecto externamente como un juicio hacia otras personas, no existe en ellos sino en mi mente, donde con ese acto, yo me quito a mí mismo la oportunidad de abrirme plena e incondicionalmente al momento y las personas dentro de mi mundo y realidad, limitando así únicamente mi potencial de crecimiento y desarrollo como una expresión de vida aquí, uno e igual con todo cuanto existe

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo compararme con la imagen de otros seres humanos dentro de mi mundo y realidad, sin de hecho ver y entender en honestidad conmigo mismo, que toda apariencia, toda imagen, toda forma que alguna vez haya expresado en y como mi cuerpo físico se transforma y transmuta, desde mi llegada a este mundo como un bebé, hasta el día de mi muerte, en el cual perderé incluso la carne que alguna vez cubrió mi cuerpo, junto con todas las definiciones y posibles ideas alrededor del mismo

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo darme cuenta de que la belleza existe en la mente como temor a la muerte, reflejando así que no he caminado fuera de mis juicios en y hacia la expresión libre e incondicional de la vida misma, la cual acontece tanto en la creación como en la destrucción, como la vida y la muerte, como respiro y suspiro; y dentro de ésto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo querer que la vida sólo tenga momentos "hermosos" y "momentos que me gusten", sin ver cómo de hecho hemos llegado a este punto de destrucción tanto de nosotros mismos como de la Tierra y la Vida, evadiendo el dolor, evadiendo la incomodidad, evadiendo todo aquello que no parece "positivo, bueno o agradable", cuando en realidad, esa "positividad" a la que mi mente se ha vuelto adicta, buscando la luz como su señal de existencia energética y supervivencia, pierde de vista la oportunidad que viene con y la destrucción de todo aquello que alguna vez definí en y como uno mismo

viernes, 20 de diciembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1917, ¿Por qué la vida se siente como una prisión?

Hay una pregunta que, no ha dejado de dar vueltas en mi cabeza en lo que va de los últimos 2 meses. ¿Qué es lo que quiero realmente en la vida? ¿Qué es lo que espero realmente de este mundo? Y me resulta fascinante que, cada proyección, idea o experiencia que pueda enunciar a manera de "deseo" en torno a la vida misma, es una producción que se me ha enseñado a desear, que se me ha incitado a alcanzar, todo para poder "encontrarme allá afuera" "alcanzarme a mí mismo allá afuera".

Es fascinante porque, cuando trato de ver más allá de aquellas cosas que, aparentemente definen "el sentido máximo de completud, satisfacción y éxito que un ser humano es capaz de alcanzar", lo único que puedo ver es un robot orgánico, que desespera por conseguir alguna suerte de "seguridad y control" sobre mi propia existencia...

¿Será acaso que, el mayor deseo es reconocer y saberme responsable del resultado que imprimo en este camino que es la vida a través de mis palabras y acciones, sólo para entender y llegar a la simple y sencilla conclusión de que = No existe nada, ni nadie por encima de mí más que yo mismo, que el único que se pone y se ha puesto el pie a lo largo de su vida, he sido únicamente yo, y que el resultado último de mi experiencia sobre esta existencia depende única y completamente de mí?

Porque lo fascinante es que al colocarme a mí mismo en y sobre el camino que dicho proyecto augura en aras de un "éxito" allá en la distancia, me doy cuenta (y aún más en los momentos que me veo alcanzando aquello que, creí desear) de que me encuentro con una gran "desilusión". Porque veo en mí una expectativa que, de hecho antecede a toda experiencia o proyección futura de este supuesto éxito, y ésto es: El deseo de que todo termine. Incluso, el deseo de dar MUERTE y TERMINO al sistema mismo en el cual nos encontramos inmersos. Como si una vez alcanzado aquel punto que me vi proyectando en el pasado, que ahora resulta en mi presente, fuera no más que un salto de fe, a la esperanza de poder hallar la cúspide que satisface definitivamente toda frustración, todo pesar, todo temor y es decir, absolutamente toda experiencia de "sufrimiento" en este mundo.

Si se me permite aventurarme en dimensiones un tanto más turbias en derredor al deseo mismo de dar la muerte a otros (cualesquiera) individuos que he percibido en forma alguna, poseedores de alguna suerte de control sobre mí, la vida o mi experiencia dentro de ésta; me he topado con un descubrimiento fascinante alrededor de estas experiencias que, he venido a descubrir existen en todos y cada uno de nosotros (sino de manera presente o incluso consciente, persiste como potencial manifiesto en la sola manifestación de la corporeidad que supone el cuerpo, el PODER que supone ser y haber nacido "HUMANO"). Y es que, en realidad cada uno de nosotros, somos el prisionero, el guardia, la institución y el PODER tanatológico = El poder de dar muerte a otros, que es en realidad, el PODER sobre LA VIDA misma de OTROS, el cual supone el poder y control sobre mí mismo...

Quítale a este mundo todos los seres humanos y ¿qué queda? ¿Tendría sentido alguna institución, gobierno, país, frontera, escuela, hospital, cementerio o lo que tú gustes y mandes? 

Bien dicen que, la felicidad es en realidad un proyecto en sí mismo inalcanzable, y mucho menos en el contexto que ha venido desarrollando la modernidad como aspiración de la "felicidad", ya que, ninguna de estas experiencias en torno al "éxito", me dicen más de mí mismo, que el hecho de que, por supuesto puedo programarme a mí mismo a fin de ajustar las condiciones necesarias que me llevarán hasta ese sitio que pretendo donde, según mi mente, existe "PODER y CONTROL" de mi experiencia de vida, pero lo irónico es que una vez que en mi mente ya ha fabricado la imaginación en un determinado punto de "éxito", mi cerebro ya está desplegando la "máxima cantidad de endorfinas" que es posible de hecho experimentar dentro de dicha "imagen" y, al encontrarme allí, realizando incluso aquello que imaginé y preparé previamente, me topo con el hecho de que, "No se siente ni más elevado el sentimiento, ni más intensa la experiencia". Es como cuando uno se masturba pensando en la persona amada, ya sabes, la musa más improbable, más deseada, más requisitada, pero una vez que se tiene la relación sexual, física y real con dicha persona, puede en efecto satisfacerme temporalmente, pero no lo hará por siempre, e incluso uno descubre que ha tenido mejores orgasmos cuando uno se limitaba a fantasear con dicha persona, que en la experiencia misma de la relación consumada (lo cual es algo que vine a comprobar recientemente, cuando una de las mujeres a quien idolatraba en y bajo el halo de la más perfecta manifestación femenina encarnada, de pronto quedó para mí descartada por todo el tsunami de juicios, comparaciones e ideas que desbordó mi mente al contemplar la "imperfección" de la realidad en comparación de la fantasía)

No hay nada más desalentador, que descubrir que uno se encuentra obsesionado de la fantasía misma, la cual jamás podrá de hecho alcanzarse en forma alguna... porque simplemente no es, ni puede, ni será alguna vez REAL...

Si eres de esos estúpidos que creen que la vida es sentimiento y que lo que sientes según tu mente es real, no te preocupes, ya puedes cerrar este post, nada de lo que diga aquí va a convencerte de lo contrario. Pues lo único que sabemos a ciencia cierta, es que el límite de nuestras percepciones es determinado por los sentidos mismos que, el cuerpo y la mente, son capaces de proveernos, pues así como existe un límite al espectro sonoro perceptible por nuestro oido, de igual modo existe un límite para la gama visual de los ojos, o el tacto y, desde luego la mente no puede sino pensar en el sentido mismo de la programación instalada desde el lenguaje grafológico, visual, táctil, sonoro, etc, que se ha instaurado en nosotros al contexto mismo de la sociedad y la cultura en la que hemos crecido. Es por esto mismo, que jamás habremos de entender y experimentar "EL TODO", ni podremos alguna vez alcanzar de hecho "LO REAL", en tanto haya mente QUE DICTAMINE, LIMITE Y DIRIJA EL CUERPO.

En cada visita que realizo a una nueva prisión, cada vez más evidente se vuelve la similitud que este dispositivo llamado "la cárcel", comparte con nuestra vida diaria. Porque de hecho, la prisión es una estructura que deriva directamente del sistema educativo (para abordar de manera más amplia este punto, les sugiero leer Vigilar y Castigar de Michel Foucault).

¿Por qué la vida se siente como una prisión? Porque lo es... una prisión que creamos todos y cada uno de nosotros, cuando salimos a la calle y juzgamos las acciones de tal o cual individuo. (que son de hecho también nuestras acciones, palabras y contexto, el que hacen posible dicha manifestación y reconocimiento de aquello que, si bien podemos juzgarlo y señalarlo en el otro, es porque simple y sencillamente se encuentra instaurado en nosotros) Es decir... ¿de verdad alguna de esas pinches empresas, instituciones o gobiernos tienen más control sobre nosotros que el orden que nosotros mismos hemos aceptado y permitido en nosotros mismos como la sociedad, gobierno y país que de hecho SOMOS Y REPRESENTAMOS, tal y como NUESTROS REPRESENTANTES Y GOBERNANTES NOS MUESTRAN Y REFLEJAN QUE SOMOS EN REALIDAD? 

Si de verdad existiera en nosotros el deseo de parar el Narcotráfico, ya lo habríamos hecho, dejando de consumir las mismas substancias que han llenado los bolsillos y proveído las armas, física  y psicológicas, para delegar el control y el poder sobre aquellos que "NOSOTROS HEMOS ELEGIDO PARA QUE TOMEN DIRECCIÓN Y PLENA DICTAMINACIÓN DEL CONTROL DE NUESTRAS VIDAS". Porque en realidad, lo que deseamos más que ninguna otra cosa, es que alguien tome el control de nuestras vidas, que alguien tome el PODER y LA RESPONSABILIDAD POR NOSOTROS. Tal y como añoramos aquel primer momento en los brazos de nuestra madre que nos alimentaba con la leche que manaba de su seno, sabiéndonos indefensos y vulnerables, protegidos y acogidos por un ser que ha sobrevivido más que nosotros, que comprende, domina y puede más que nosotros... ese es nuestro deseo de "volver a la comodidad de la satisfacción inmediata" que nos enseñamos a nosotros mismos a replicar, con el llanto y la queja que, al igual que cuando eramos bebés, entendimos que, al quejarnos, emberrincharnos y frustrarnos, podíamos simplemente demandar y atraer "la atención" de nuestros protectores para satisfacernos...

Por eso es que nos quejamos del gobierno en turno, por eso nos quejamos del sistema económico, por eso es que imponemos resistencia. Porque si no existiera resistencia ante el PODER, el sistema mismo no tendría sentido, porque, en el dominio absoluto de todo ¿Qué sentido tendría un líder? ¿Qué sentido tendría un gobierno, un sistema o una institución? Somos nosotros con nuestras quejas que hacemos posible el CONTROL que hemos DELEGADO a otros.

Dicen por ahí que "El jugar a hacer de nosotros mismos la víctima, es una de las drogas no farmacológicas más adictivas de todas, porque nos LLEVA a buscar "LA SATISFACCIÓN TEMPORAL", separándonos de la realidad que supone nuestra responsabilidad por la cárcel PASIONAL en la que nosotros mismos nos hemos encerrado...

Queremos que nos controlen, porque tenemos miedo de nuestras propias mentes, cuando vemos cómo emerge el ENOJO, EL DESEO, LA ANSIEDAD, LA FELICIDAD... TENEMOS MIEDO A VIVIR Y POR ESO HEMOS ESTABLECIDO UN CONTROL, QUE SOLICITAMOS Y DEMANDAMOS, SE IMPONGA SOBRE NOSOTROS CON TODO EL RIGOR Y EL PESO DE LA AUTORIDAD QUE NOSOTROS MISMOS HEMOS ARMADO Y DOTADO DE LA CAPACIDAD PARA EJERCER LA VIOLENCIA ANTE EL DESACATO DE NUESTRAS PROPIAS NORMAS, TODO PARA QUE EL MUNDO "FUNCIONE".

Continúo con este punto en el próximo post. Gracias por leer

Para más contexto, estas entrevistas les recomiendo ampliamente escuchar con atención estas conferencias:







miércoles, 18 de diciembre de 2019

Mi jornada hacia la vida, Día 1916, Visiting an ex-convict in his house after his liberation.

For the last weeks I have been living with an ex-convict who used to work for one the drug cartels here in Mexico, quite some years ago. He spent around 15 years in jail, and all that it implies, in terms of the type and kind of experiences that one is able to face at the interior of a place that can basically be described as the living hell.

I meet him at the interior of one of this facilities, when I was giving a drawing course inside the prison, I was invited by a friend who has been working at the interior of this facilities for more than 40 years, his name is Jorge Correa and his known also as the father of the "Prison Theater". Yes, he is an actor, and he has been sharing this "art" at the interior of this facilities as a way of therapy for the purpose of  social re-adaptation. And certainly one of the most inspiring examples that one could ever ask for, when one is looking up for a Master when it comes to finding just the right communication and interaction with this groups of people who, have grown completely immerse in environments of such violence, that one can hardly imagine until one literally places oneself in such places... as I took the decision of doing once that, this guy who used to be part of this Drug Cartel, invited me to his house, once that he was released of one of this facilities.

I didn´t really knew what to expect once that I place myself on that bus, knowing and fearing that, maybe he could kidnap me as a mean of revenge, or try to convince me to join to the Cartel, and you know, everything that you could imagine when you know that you are walking into the tiger cave, so to speak.  But, despite everything, nothing that I could ever imagine, was even close to the scenario that I suddenly found myself on, once that I walked into the land of origin, of this guy. As soon as I arrived, the first picture of the extreme conditions in which he grew up in, not only because of the Drug war that is taking place right now in the middle of a town where the people is assassinated everyday, where whoever tries to place a business, is charged with a 50% of your entire incomes by the Cartel, and if you refuse to pay, they kill you and your family, in the best scenario...

It didn´t seemed ethic to me to take pictures of the house of this man, so I am able to share some of the "pictures" that I can briefly recall from the place that, is the place in which, not only him, but also his partner and 12 year old boy are growing and living.

I still remember the irony of the first visit that I made to him, one year ago, in the moment that he told me that I was able to take a bath when I arrived at his home. Where he took me in front of this broken fridge filled with water that smelled like sewer, water that its also used to "clean the food", and I mean, obviously there is not "hot water" available, they only use a little bit of chlorine to take out the smell, but you know, the water its still a little bit dark and, a little bit hard to try to simply ignore, the toilet that they have has no water, and one has to fill a bucket near a pond that´s down a cliff that´s quite far from the house, and trust me, only having to walk up and down with a couple of buckets, it´s really quite an exhausting journey to do even twice in a day, specially walking down a road that, is literally filled of garbage, garbage that includes needles left randomly by the local drug addicts. The rats run freely in the same places that the food is prepared, and by nights the amount of bugs and places that run freely inside the place in which he lives, can quite easily take oneself to the point of saying: “Man, this is not life, why am I here? Why am I even tolerating this conditions that I have no reason to expose myself into...?

Its interesting, because, I was able to "complain", while for this people there is literally no choice, I mean, at least not in the short term. They have been working very very hard in the last year since my last visit. And they have now at least, being able to place a couple of walls to give a little bit more of privacy at the toilet, which previously only had a little curtain to, not feel entirely exposed while taking a shit, lol. So yes, they are moving, slowly but surely; hopefully,by the time that the son of this guy reaches the 20 years old, they will have completed the toilet and placed a floor for the interior of the house, as they don´t have any at the moment, which is part of what has made that the plagues have become so hard to expel from it.

Well, after the work that I have been doing at the interior of the prisons, eating and living with the prisoners for periods of 1 week to 1 month, I believed that I was at a point where I was already, quite “free” of the limitations of my own mind, as I regarded myself already able to let go of everything.

And, fascinatingly enough, once that I was in the middle of this place, with this guy who, despite of all the limitations in which he lives, he would still share with me the food available, a bed inside of his house and, you know, he would even protect me and direct me in the middle of that place, where there is literally a drug war exploding outside of his house. But despite all of it, there would still be a place in my mind where I would say: This is the consequence that he created for himself, so he is basically getting what he created, lol. But unfortunately that is not the chase, as this is exactly the same way of life of thousands of people around him, literally hundreds of thousands, some of them never committed a crime and despite it all, the very government said that it was impossible to do anything for them, as the zone was considered literally “Lost” at the hands of the Drug Cartels.

It´s something quite ironic I must say, when you see that the very families of the people who live in the middle of such violence, applaud and celebrate when one of the members of the family becomes part of the Cartel, because that means at least the opportunity to have a little bit more of some "luxuries", and the promise that, the family will be protected by the same Cartel as long as the family member keeps alive (which is very rare, specially when some of the members of the drug cartels start from the 12 years of age and have to fight against fully grown up and well train man on the military)

I suddenly found myself depressed in the middle of that “picture” so to speak. Because, I suddenly realized that I never had to go through all of that, and yet they were offering what they had at hand while I was complaining that it wasn’t “clean enough, healthy enough, safe enough”. And yes, it’s not the type and kind of conditions in which any human being should live in; nevertheless, I took the decision to focus on what was really going on around. And something fascinating that you are able to notice, is the “comradely” that takes place with and all the people, who actually, try to make the best of the worst...

I had and still need a lot to write and put down around this experience that I just came back from, but it definitely open a point within me: "I have no excuse to give up, I am no longer tolerating my own excuses and depression to get in the way, I really don’t have to reasons to be, sincerely speaking... I am in the middle of one of the greater process that any human being could ask for, and YES it’s quite a ride, one of the most amazing rides one can ever ask for. 

Now I know that, whenever I believe that “I am done with something" but I still find myself complaining and being ungrateful, I am barely beginning to see the real opportunities that I have, the privileges that I have... I am taking this chance, this opportunity from and all of this, to be aware of how close I have been, of never being able to do what I am already doing, which is to being able to live doing the work that I love, and those completely absurd moments in which I sometimes find myself saying that: "Its unfair that I am not earning enough, because I don´t have this or that". Or even better when I complain about how I see other people and I compare with them saying that I am less, inferior, not worthy enough, not good enough" When many, many, many, MANY PEOPLE, don´t even had any other choice, but what was available... is it really a surprise that the Drug Cartels have grown so powerful when one sees the true origin of their "success" to attain the necessary labor force. One that is willing to go ALL THE WAY, as they have nothing to loose, because they never knew anything different than this.

I am grateful for this opportunity that has shown me, just how lucky I have been of growing up in a family that, has literally being able to provide more than the basic: Water, food, roof, education, health... I am able to read and write, not only in my language, but I can do it also on English for God sake! Which is already more than what others have had the opportunity of doing! I mean, quite a ton of privileges, only to learn how arrogant I can be when I found myself complaining about what I would like to have, and that I even take me to the point of "Self Pity", by the very comparisons that I stupidly make with those people who "have those things and experiences that I want". I mean of course it’s not necessary for everyone to go into such extremes. But, this has been certainly quite a wake up call for me, and I am done with complaining, because even when you believed that things were tough enough lol, it can always get more and more extreme. 

Something is not working in my life as cool as I would like it to be? Then yes, I can change to the best I am able to, that’s the chance that I can give to myself. You are able to change something in your life that you don’t like? That’s already quite a privilege. You are very very very very VERY Rich, if you are able to change things within and around you. Be grateful for it.

Thanks for reading.