jueves, 26 de marzo de 2020

Mi jornada hacia la vida, Día 1930, Expandiendo sobre la personalidad del "Salvador y personalidad de Complacer a otros"

Es fascinante lo difícil que parece simplemente desacelerar y dejar de correr, dejar de luchar con la situación que se está viviendo y con los propios pensamientos que uno genera en y hacia la misma, donde aparentemente siempre somos las víctimas de las circunstancias jamás creadas por nosotros... sarcasmo... y es uno de los principales elementos de la paciencia que he venido a aprender dentro de mi vida, sobretodo cuando hay algo que está verdaderamente preocupándome, es de hecho darme por vencido y aceptar el hecho de que no tengo control alguno de las condiciones, los tiempos, los retos o los regalos que traen consigo un determinado momento, y es por ésto mismo que, puedo estar incondicionalmente abierto a aceptar todo cuanto pueda emerger en un instante, haciendo incluso de la situación mas jocosa, una oportunidad para el divertimento, la profundización o la intimidad con uno mismo.

No digo que siempre logro estar "allí", ya sabes, en ese punto donde todo fluye, la verdad es que personalmente sigo aprendiendo a administrar mi tiempo a lo largo del día, ya sabes, adaptándose a los ritmos del movimiento o el sedentarismo, realizando las actividades apenas necesarias y suficientes para el día a día, y al final, el tiempo con el que cuento, se reduce a una cierta cantidad de horas que puedo invertir en un día a mí mismo; por eso el arte fue para mí por ejemplo, el perfecto instrumento para tener intimidad conmigo mismo, mientras realizaba una producción suceptible de comercialización - o al menos ese es el prospecto - he invertido una cantidad de tiempo inconmensurable en la creación de imágenes en diversas técnicas, donde el arte ha sido para mí el más noble, paciente y diestro maestro, que me recuerda una y otra vez, con cada error que cometo que el resultado de mis acciones es sólo mío y siempre hay una oportunidad para volver a intentar y obtener un mejor resultado en cada ocasión; que la diferencia entre un trabajo bien hecho y uno mediocre reside en los detalles; que la observación es maestra de la paciencia, y la paciencia es madre de la perfección.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo salir corriendo a publicar cualquier cantidad de cosas en lugar de aprovechar esta oportunidad que tengo conmigo mismo de ponerme a escribir esos asuntos pendientes que no me he dado el tiempo de resolver, por comprometerme con tantas otras cosas allá afuera, asumiendo cargas y responsabilidades que en muchas ocasiones no me corresponden, sin embargo me ofrezco a ayudar, porque si yo estuviera en la misma situación, me gustaría que alguien me apoyara de la misma forma, sin embargo, de igual puedo ver como dentro de mi participación en este punto, también por momentos llega a extenderse con facilidad hasta la personalidad de "el salvador" o simplemente el "complacer a otros", y de esto último, puedo ver en honestidad conmigo mismo, que tiene más que ver con esta intención pretensiosa y superflua de ser "reconocido", y de hacer de mí "otra personalidad" en el sistema, tratando de aferrarme a pedazos de lo que soy en realidad, lo cual apenas comienzo a explorar, sin embargo, hay algo que puedo decir por seguro: Estoy enamorado de mí mismo, enamorado de ese mundo que llevo más guardado que un secreto, y cuyo potencial apenas comienzo a entender y expresar.

Me siento infinitamente agradecido de haber comenzado este proceso cuando cumplí los 18, y siendo honesto, a veces me atrapa una curiosidad inapalabrable de ir en la imaginación para ver ¿Cómo habría sido este proceso para mí si lo hubiese comenzado desde la infancia? ¿Qué habría cambiado? Siento que la imaginación no me alcanza para siquiera palparlo, sin embargo, la verdad es que tampoco es fácil imaginarlo, puesto que, aun cuando esta clase de preguntas me invitan a pensar y planificar el llegar a tener mis propios hijos, sin embargo no deja de fascinarme, y ciertamente atemorizarme de igual modo encontrarme una y otra vez ante la misma respuesta = El alcance de mi potencial como el de aquel ser humano que me gustaría traer a este mundo, se verá limitado por la cantidad de dinero que pueda proveer tanto para mí, como para mi pareja y un tercero, para educarle, y compartirle esa visión (la cual probablemente quebrantará en mil pedazos, para crear una versión propia que se adecuará a las necesidades del mundo, del mismo en que nosotros hicimos con la herencia de nuestros padres...).

Me siento más abierto, más inclinado y naturalmente guiado a aventurarme más allá de lo que creí que llegaría a hacer o a conocer;  irónicamente hace dos años estaba seguro de que no pasaría de los 30, ahora me doy cuenta de que mi vida aún es muy corta, mi potencial aún está en desarrollo. Voy aprendiendo poco a poco a ser más optimista en medio del caos, no ya en la búsqueda por la promesa energética de vibraciones, luces, etc., sino que comienzo a apreciar el "dolor, los duelos, las transiciones y los silencios de manera diferente.

Cuando me quedaba al interior de las prisiones, no había nada en el interior con lo cual pudiera entretenerme realmente, es decir, desde luego había cosas que hacer, pero por momentos, los tiempos de espera eran realmente largos, para lo cual comencé a llevar algunos libros, e incluso comencé a avanzar algunos escritos de ciencia ficción que he estado publicando en mi cuenta de Youtube. Si hay algo que agradezco del arte en sí, es justamente lo que este ha venido a mostrar no sólo al momento de hacer una ilustración, sino todo lo que está implícito en la creación de una "visión", así como la paciencia implícita en realizar dicha obra y llegar al resultado esperado. Lo mismo ocurre con la escritura, ya sabes, cuando logras llegar a ese punto donde por medio de las palabras podemos hacer de nuestra propia historia una novela épica, una tragedia, o podemos contar un relato para crear una consideración acerca de un punto o de un momento.

Me perdono a mí mismo por no haberme aceptado y permitido a mí mismo poner de vuelta la atención aquí, en mí, para de hecho purgar mi interior de todas las cargas que he venido acumulando durante los últimos años, así como las cosas que no me he dado a mí mismo la oportunidad y el tiempo de perdonar y caminar

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que el "avance en el proceso", es algo que puede ser medido o determinado por algo o alguien, donde estoy constantemente juzgándome a mí mismo en y a partir de la idea y el mito de "el progreso", donde me veo infinitamente insatisfecho e inconforme con mi realidad porque aparentemente esta "tendría que ser otra", en lugar de simplemente ver que mi realidad es y expresa lo que hay en este momento, donde la única pregunta viable es siempre: ¿Qué puedo hacer aquí para crear y expandir?

Continuo en mi próximo post

miércoles, 25 de marzo de 2020

Mi jornada hacia la Vida, Día 1929,

Uno de los puntos más curiosos que han emergido durante mi estancia aquí en Panamá con otros Destonians, es la resistencia a aplicar perdón a uno mismo en voz alta frente a ellos... (lo cual he empezado a trabajar de manera práctica en y a lo largo de este día) es irónico porque, en las primeras fases del proceso, hablaría el perdón a uno mismo en voz alta, pero poco a poco me silencié a mí mismo debido a las reacciones de las personas en mi entorno, ya sabes, algunas veces al hablarlo en voz alta las personas (en especial las más cercanas) harían comentarios o como que incluso se burlarían de ello viendome y poniendo cara de: "¿qué le pasa a este fanático religioso?" Y a partir de ver esas reacciones en las personas me conté a mí mismo la historia de que "no podía hacerlo en público" porque de esa manera podía prevenir esas reacciones de las personas, y del mismo modo fue que dejé de compartir y de hablar acerca de Desteni.

Y es que en parte también puedo ver cómo en cierta forma necesitaba llegar a ese punto en mi vida en el que tenía que dejar de "hablar del proceso" y de tratar de hacer que otros lo vivieran y que otros cambiaran para empezar a vivirlo. Aunque muchas veces en lugar de hablar de algún punto en particular que estuviera viviendo en realción al proceso directamente, terminaría haciendo una completa perifrasis valiéndome de filósofos, psicólgos, etc., para hablar de ello, y así fue que comencé a "teorizar mi proceso" y a hacer de éste como si fuera una suerte de "estructura escolar", lo cual en cierta forma estuvo cool durante el proceso educativo porque lo hizo muy divertido lol.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo sentir vergüenza de que otros Destonians me escuchen hablando perdón a uno mismo en voz alta, lo cual en realidad me refleja en la honestidad conmigo mismo que mi resistencia no es en sí al hecho de que ellos me estén escuchando, sino que yo he cargado esta resistencia en sí a hablar en voz alta el perdón a uno mismo y escucharme en mi perdón, para enfrentarme a mí mismo en mis palabras, evaluando simplemente cómo se sienten al hablarlas y qué tan genuinas son en realidad al momento de expresarlas. Para ir ajustando mi ser y la totalidad de este en linea con la honestidad con uno mismo, el sentido común en consideración de toda la vida en igualdad. 

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo resistirme a escucharme a mí mismo incondicionalmente, sin juicios mentales que vengan del pasado o que proyecten hacia el futuro, simplemente veo y evaluo en honestidad conmigo mismo mis palabras, y siento al hablarlas si estoy siendo genuino en éstas, si me estoy llevando a donde quiero llegar dentro de mí con éstas, porque definitivamente necesito ir adentro y sacar toda la basura que aún se encuentre allí

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar mi propio perdón a uno mismo

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que si me juzgo a mí mismo por la forma en que aplico, escribo o me expreso, voy a conseguir que este "sea mejor", cuando en realidad lo único que estoy haciendo es condicionando más y más mi propia expresión para volverla a una idea de la mente

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo creer que mis juicios acerca de otras personas e incluso de mí mismo son válidos, sin ver y darme cuenta en honestidad conmigo mismo que esa "validez" que le doy a los juicios proviene únicamente de mi participación dentro de los mismos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar mi actual posición dentro de mi proceso, como si pudiera decir realmente "estoy en este punto y me falta este otro para terminar", donde entonces el juicio de igual modo es alimentado por la ansiedad y la urgencia de "llegar a algún punto allá" donde nuevamente trato de levantar una imagen de mí mismo, lo cual ciertamente jamás ha sido parte de este proceso y dentro de ésto

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo temer dejar ir de lo que aparentemente he venido a construir como la idea e imagen de "quién yo soy", creyendo que eso es lo valioso

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que al juzgarme a mí mismo me "prevengo" de arrepentirme de una determinada acción o palabra, sólo porque al momento de sentir "culpa", me estoy "arrepintiendo" y por lo tanto "puedo simplemente dejar ir este punto porque ya aprendí mi lección", sin ver y reconocer en honestidad conmigo mismo que no he parado los juicios, no he parado esos pensamientos en mi mente, donde la verdad es que lo único que hace falta para detenerlos es hacer exactamente lo mismo que los colocó allí en primer lugar = dejar de convencerme a mí mismo de que son ciertos

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgarme a mí mismo con estas ideas de que "no tengo lo necesario para cambiar mi mente" cuando en realidad ese es el pretexto más absurdo en el que uno puede participar, es decir, es sólo un pensamiento jajaja, un pensamiento que puede cambiar en un instante si sólo cambio mi decisión acerca de cómo vivo mi propia vida y cómo me veo a mí mismo

Continuo en el próximo post

martes, 24 de marzo de 2020

Mi jornada hacia la vida. Día 1928, No estoy perdido, me he encontrado

Desde antes de venir a Panamá, ya me veía proyectando el deseo de encontrar una pareja, llevo poco más de 1 año y medio desde que me dije a mí mismo que me tomaría un respiro con el tema de las relaciones, sin embargo, el problema es que a la fecha, sigo encontrándome con el hecho de que este ese deseo ha estado acaparando buena parte de la atención de mi mente; como si dentro de mí estuviera diciendo: "pero ¿dónde está esa relación que tanto estoy buscando? Y la verdad es que tan sólo al escribir estas palabras, volteo a ver la realidad de la situación en la que me encuentro, es decir, específicamente hablando de mi proceso aprendiendo a hacer dinero y literalmente a seguir los ejemplos de algunas personas en mi entorno que han logrado llevarse a esa posición de auto-suficiencia para sostenerse a si mismos; y es que esta inevitable, simple y sencilla realidad que pesa sobre mi bolsillo, y que pesa de igual modo en y para todos en este punto de quiebre de la historia de la humanidad, en la cual nos encontramos a punto de entrar a una recesión global... no veo cómo puedo crear la relación que tanto me veo anhelando, si primero no establezco las bases necesarias y suficientes para establecer la relación, y ciertamente, lo que pesa de dicho reconocimiento, es que la respuesta a mi pregunta: ¿Cuándo podré crear la relación que quiero en mi vida? Es simple y sencillamente = No es pronto, y lo más probable es que tampoco sea necesariamente aquí en Panamá.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo crear ahora "el miedo de no tener una relación" sintiendo que ha pasado "demasiado tiempo" sin que tenga una relación, cuando en realidad, no es que no se me hayan "presentado oportunidades" a lo largo de los últimos meses para entrar en una relación, es simple y sencillamente, que de igual modo he sido yo quien ha tomado la decisión de dejar ir esas oportunidades que se presentaron, porque el punto de partida en sí mismo era algo que estaba creado desde no más que sólo el deseo de tener una relación, y al notar mi propia energía y la naturaleza de mis pensamientos, sentí miedo de iniciar "la labor de conquista", no porque la otra persona no fuera suficiente ni mucho menos, sino porque podía ver claramente que yo era quien no estaba en posición de sostener una relación cuando ni siquiera podía conmigo mismo, y por eso tomé la decisión de esperar en aquellas ocasiones, para poder trabajar en mí mismo.

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que la forma más rápida de caminar este proceso era si lo caminaba yo solo, porque aparentemente "los demás quitan tiempo o estorban", y es decir, claro, son un "estorbo" para las "preocupaciones" en la mente que aparentemente si son importantes y que si son trascendentales, y es decir, no es como que enfocarse en los propios proyectos sea ahora "algo malo", sin embargo, puedo ver como al igual que mi padre, me he convertido únicamente en este robot que trata obsesivamente de mantenerse fiel a la idea de "el progreso", porque eso fue en parte lo que me enseñaron, lo que aprendí como parte de mi sistema educativo y cultural, social y familiar, y es decir, tanto fue lo que mi padre ocupó de su vida en aquella empresa en la cual laboró por más de 30 años, que ahora veo gran parte de su energía sólo desperdiciada viendo series en Netflix, reflejo mismo por el cual, me da miedo verme a mí mismo sentado frente al televisor y dejando pasar el tiempo; pero la verdad es que, incluso en ese juicio, hacia mi padre o hacia mí mismo, puedo ver cómo de igual forma he generado mi propia e individual idea del progreso, y como la definición de cada palabra en realidad existe en una forma única e individual dentro de mí como una expresión que viene en un conjunto de personalidades a través de las cuales trato de vivir esta idea de "progreso". Y es irónico porque, cuando trato de responder la pregunta de: ¿A quién estoy tratando de demostrarle mi fuerza o mi valía, o cualesquiera de estas proyecciones que me veo haciendo de mi ser, limitándome a mí mismo a ser no más que el concepto de una persona? La verdad es que, al principio creía que respondía a "mi padre, mi madre e incluso a mí mismo", pero no, es más bien como si esa prueba estuviera para ser vista y presenciada por los demás donde yo sólo me limito a esperar por "El Día del juicio", donde en realidad el único imponiendo el juicio sobre sí mismo es este "yo", tratando nuevamente de definirse de acuerdo al pasado o tratando de alcanzar algún punto ideal en un improbable futuro que permanece en constante cambio y proyección a cada instante con el cambio de cada nueva situación...

Y para no darle tanta vuelta... hace unas semanas atrás, de pronto tuve uno de estos momentos en los que, uno contempla la totalidad de lo que ha venido a ser construido como "la vida", es decir ¿quién soy y quién he sido en esta vida? Y lo que encontré en mi mente fueron todas esas historias que construí y articulé en palabras de un pasado que ya no recuerdo, porque la memoria muta y cambia, se olvida y se perdonan muchas cosas en el proceso que poco a poco vienen a pasar a ser parte igualmente de esa historia, hilvanada principalmente de mis propias "mentiras", mis propios cuentos en los que, desde mi perspectiva yo era la víctima de esas circunstancias, o el héroe, o el traidor, o el honesto, o el deshonesto, pero ya sabes, más allá de todo eso, más allá de todos los dramas y telenovelas que cargamos en la mente como álbum fotográfico, como el álbum de fotos del celular, ya sabes, de vez en cuando me veo repitiendo y repasando las imágenes, memorizando como un loro mi historia y mis creencias, acerca de mí mismo, incluso de las mentiras contadas - No a los demás, sino a mí mismo porque, siempre nos contamos una versión de la historia que viene desde nosotros mismos experimentando ese momento, viviendo esa experiencia, pero sólo hasta que el momento termina, es que normalmente uno se toma el tiempo de dar ese paso atrás para imaginar, ¿Cómo se ve desde el punto de vista del otro? Y es en esa pregunta, donde comienzan los juicios, las comparaciones, las ideas de "quién yo soy" y en ello, establezco mi "relación con el otro y con el mundo", por eso el YO no puede ser solo, porque necesita de un OTRO, para volverse un "YO"; en cambio, sin juicios, sin comparaciones, sin ideas, ni siquiera hay lugar para un Yo, simplemente somos seres humanos aquí juntos aprendiendo a vivir; y es allí donde, desde el punto de nuestra Unicidad e Igualdad, que puedo vaciarme y volver a empezar siempre; lo pasado sólo es parte del aprendizaje aquí, no me define, y aunque en efecto no puedo cambiar el pasado, puedo cambiar lo que he hecho de mí - irónicamente tras haberme sentido profunda y completamente "perdido" durante los últimos meses, o al menos así me sentí y creí existir por un largo tiempo, en realidad encontré una respuesta muy sencilla que me ayudó a traerme de vuelta = cualquier cosa que no podía responder, cualquier evento en la memoria que aparentemente era incapaz de encontrar, siempre puedo traerlo de vuelta en la honestidad contigo mismo; ya sé que suena "obvio", porque ya sabes, uno estuvo allí viviendo eso y uno sabe cuales fueron las mentiras que uno dijo para escapar de una situación, para quedar bien, o para conseguir algo basado en los mismos deseos que creemos desear (ya sabes, no tenemos el deseo, sino que este nos tiene adictos en su energía). Pero ya sabes, sólo en medio de la historia que uno se cuenta, sólo es necesario hacer la pregunta: ¿Cómo fue que empezó realmente todo el lío? ¿Qué fue realmente lo que pasó en mí y dentro del otro que nos llevó hasta ese punto de conflicto y que aparentemente ha permanecido en mi memoria como ese "recordatorio" que no he dejado ir

¿Quién soy yo en principio y final? Yo soy el punto de partida que tomo en esa escena, con todo lo involucrado, desde las personas, los seres y las energías implícitas en el momento del acontecimiento, y cómo me dirijo a mí mismo dentro de y más allá de ese punto en consideración de toda la vida como una e igual... pero ya sabes lo que dicen = Conocer el camino no significa haberlo caminado. Por eso quiero hacer este compromiso conmigo de devolverme a mí mismo a la escritura y lectura diraria, para recuperar "mi tesoro perdido", la disciplina en mi propio proceso que ha marcado la pauta y la guía que, sólo me ha dado en compensación = los mejores junto con los peores momentos de mi vida, en destrucción y construcción de mi ser, ya sabes lo que dice la historia del hombre que se encuentra con la muerte y le pregunta a ésta:

¿Por qué la vida es tan difícil?

A lo cual la muerte responde:

La vida es hermosa, nadie dijo que fuera a estar fácil.

martes, 17 de marzo de 2020

Mi jornada hacia la vida, Day 1927

There are quite a ton of things that I am learning to appreciate more, than whatever expectation or believe I had initially of myself and my own process; all of this is happening as a whirlwind since a arrived to Panama.

I must confess that, yes, to a degree I do knew that I was going to have to face my own "expectations" whenever I met other Destonians, and yes, I do admit that I had other things in mind when I was coming here, and now the challenges are... well simply different than what I initially considered, but I mean, despite all the warnings that have existed for years around the economic collapse, who would say that it would happen just as soon as I arrived here? Along with a virus that it´s closing all the borders of all the countries, and I just got at the perfect time before all of that happened... LOL!!! And all of this that has been going on, the moment of my life in which its happening, and what this truly tells about myself, has got me to ask some true serious questions about the very purpose of walking and living my process.

To a certain degree I feel as if the idea that I had of the process itself was “so much more”, and it’s just amazing actually the simplicity of it; and how this passion that I feel in separation of myself-meaning the passion that I placed on the very process that I walk with Desteni, it’s actually my passion for life, and that which I saw as “so big, so great” feels actually more like what I am feeling now in the presence of me... but there is always the expectation of waiting for it to be “more” when it already is, it’s just that learning how simple and fragile it is, how much you got to take care of yourself in every single moment, in every single thought, memory, just to not get lost in the idea of yourself

Don’t misunderstand me, the challenge keeps being great, my principles are definitely being put at test yes, but I must say, it´s not a matter of "where I am" it’s simply more a consequence of finding myself in the face of my own expectations when literally meeting some of the people with who I have been walking this process of writing for more than 10 years

It’s more like, a moment that has come for me to realize the amount of actions that I have taken in this process, the actions that I took of putting myself out there to actually test myself and "see something/vision something" of myself, and now, seeing that there is nothing written in this historym that there is not a right or wrong way of doing things, but simply an opportunity of being self honest, and in which actually... despite that I do see how much I do have to still learn and change, seeing how many steps I have pushed myself to take, how far I have got when I never believed that I would even get just to this point, allows me to just feel inexplicably proud of myself in a way, for pushing myself to do so many things, even if it was only in my idea of what this process apparently meant
All of the “extra” that I have found in the road, and in which I placed this “meaning” it’s the path that I created for me, and how I want to live and express me

Realizing how my life has turned out since I arrived to the process, and that it’s something that I built from me, from my home, from my every day living, and not something that I had to come and look out anywhere else, and that I will not find out anywhere else, not even in the sacred medicines or the holy paths or anything of that. Everything that I have been looking for, it’s here, it’s me and yes, I do came here to understand how to appreciate and love myself, but it feels like it was just to understand that I didn’t needed to come to Panama to realize that.

And this is the funny part you know? Because every si for day at Mexico, I was just hoping and wishing to some day have the opportunity to get reunited with my brothers and sisters in this process, which I am doing now and it’s fucking amazing!!! Yes! But it also it’s quite eye opening to realize that there is not “outside” of me where I am able to find my happiness. But in me. And in me only

I feel like this is just beginning, and I can do feel that this is going to be quite an amazing ride that´s just about to begin 

sábado, 14 de marzo de 2020

Mi jornada hacia la vida, Día 1926.

La velocidad con la que transcurren los acontecimientos siempre ha rebasado mi capacidad racional para entenderlos, aunque me queda claro que la mente recibe y capta mucho más que aquello que me he creído y considerado "consciente", siento que la velocidad de la mano para aterrizarlos es como ver a una tortuga correr contra un guepardo; siento que antes podía sentarme por horas a resquebrajar y desmenuzar una línea de acontecimientos, y ahora el trabajo y las rutinas y los compromisos, son apenas la excusa perfecta que me separa de la labor que de verdad siento el deseo de realizar, y que al mismo tiempo, a pesar de tener una y todas las oportunidades para hacerlos, me rindo ante esta experiencia de resistencia, a simplemente tomar la pluma y el papel para ponerme a escribir y bajar todo esto que acontece dentro de mí.

Este punto en el que siento mi mano demasiado lenta y mi cabeza demasiado torpe para tratar de hilvanar una infinidad de ciclos cerrándose y abriéndose en el día a día cual si fueran portales, me genera una gran frustración el sentir que "no voy lo suficientemente rápido", o que no voy "al ritmo necesario", ya ni se diga al ritmo al cual solía realizar las cosas al inicio de mi proceso, mucho debido a que, en efecto la "emoción" de ese primer momento de encontrarme con el grupo de Desteni pasa o concluye como cualquier otro momento. Y ahora, como si no fuera suficiente la confusión que estos caminos auguran con sus misterios, entre el patético y arcaico archivero que tengo por memoria, cuando trato de ponerme a bajar el sin sentido de estas experiencias y la indecible fortaleza e impacto que han supuesto en mi persona, me siento rebasado por esto que ahora siento y que, me veo innegable e inevitablemente impulsado a seguirlo y a confiar en ello sin importar a dónde me lleve; la vida acontece más rápido de lo que uno puede detenerse a explicarla y a entenderla, sin embargo, vale la pena realizar el esfuerzo de hacer esto, es decir, de sentarme a aterrizar y compartir la visión de aquello que me encuentro enfrentando dentro de mí, porque, si bien es cierto que la escritura sigue el sentido de una lógica lineal, a veces el detenerse a observar un acontecimiento en el silencio, y ciertamente en la lentitud de este proceso, paso a paso, momento a momento, me ayuda y previene para no descarrilarse del todo siguiendo ciegamente mi propia intuición, la cual a veces, incluso figura como el pensamiento "preventivo" en sí mismo.

Es absurdo creer que puedo explicar la vida, incluso, y me siento más absurdo aún cuando trato de explicar mi propia vida, me encuentro ante la puerta de este portal sin fondo con el potencial de revelarme los más obscuros secretos, y sin embargo, me siento tan desmotivado que es como si dentro de mi ya no me interesara tratar de explicar o comprender nada; porque siento que sólo trato desesperadamente de hacerme una opinión que pueda parecer "más real, más cierta o más correcta de la vida", y sobretodo después de haber visto, atestiguado y presenciado una serie de eventos en los últimos meses que, han roto nuevamente el paradigma mismo y absurdo de la vida aquella que haya podido tener el día anterior, y que seguramente cambiará al día siguiente y al siguiente, hasta que la única certeza que acabará con todas las otras certezas, es decir, la muerte, termine por demostrarme que no había ayer o mañana que importaran tanto como la oportunidad que tenía aquí en la vida, en cada momento que dejo ir, con cada respiro que no tomo en la sola iniciativa y voluntad de permanecer aquí, para ya no "escaparme" a mis propias divagaciones, porque es justo entre esas distracciones, que se me escapan las oportunidades para captar el mensaje que está aquí en y como la vida.

domingo, 23 de febrero de 2020

Mi jornada hacia la Vida, Día 1925, Siento


Desde que se definió el viaje a Panamá, he estado repasando una y otra vez una serie de imágenes que emergen cada tanto acerca de: ¿Cómo serán las cosas una vez que me encuentre allá? Y ciertamente, cuando emergen esos momentos, trato de apartar el pensamiento simplemente respondiéndome a mí mismo de esta manera: “Nada de lo que pueda imaginar, va a ser como lo que vaya a vivir allá, ni yo seré quien creo que seré, ni la gente será quienes yo creo que serán, y nada está o estará garantizado cuando me encuentre allá, en todo caso, el resultado de las cosas dependerá de mí”, y sin embargo, la verdad es que, no me había detenido a expresar toda la serie de temores e inseguridades que han estado emergiendo dentro de dichos pensamientos, esto en suma a algunos recuerdos que me había prometido a mí mismo traer, puesto que, encuentro una relación entre estos eventos que mi mente no deja de traer a mi consciencia como un incansable recordatorio de los asuntos pendientes:

Este recuerdo emergió en casa de un amigo, en un instante en el que el salió del cuarto, y, en la habitación contigua había una pequeña reunión, estaban tomando alcohol, y platicando un poco, y esos elementos presentes, detonaron un recuerdo de mi infancia: algunos momentos en los que decidí aislarme cuando era niño, momentos que definieron o fueron una gran influencia sobre mi patrón a aislarme en sí del mundo; y estos momentos ocurrieron en el transcurso de eventos en los que asistía mucha gente, es decir, fiestas que hacían mis padres en la casa; detestaba la música estridente que lastimaba mis oidos, y cuando trataba de acercarme con los adultos, estaban metidos en sus pláticas que, sin importar cuanto tratara de llamar su atención continuaban ignorándome, y era entonces que subía a mi cuarto y me encerraba, en esta actitud explosiva que no tengo otra forma de definir excepto como lo que es = un berrinche que hice por no tener la atención que yo quería, y especificamente, porque no manifestaba los eventos que se presentaban en mi mente tal y como yo los quería... estas proyecciones mentales en las que me veía, y las cuales esperaba impacientemente por ese día en el cual pudiera “exhibirme” y mostrarme de una manera en la que a todos les gustaría mi presencia y mi persona, para poder conseguir esa atención, es en verdad fascinante lo mucho que luchaba tanto por sobresalir y darme a conocer, lo cual es un patrón que he podido identificar y rastrear hasta este punto de mi vida, en todo lo que he querido y pretendido demostrar de mí a los demás, tratando de buscar su aceptación y su reconocimiento. Y es que la pregunta más simple es también la que más me cuesta aún hacerme cuando emergen estos momentos: ¿A quién estoy tratando de demostrarle mi valor? ¿A quién estoy tratando tan desesperadamente de demostrarle lo que valgo? ¿Es de verdad a los demás o es sólo a mí mismo? ¿Qué herida estoy tratando de sanar? ¿Por qué necesito seguir pretendiendo cualquier cosa en mi mente acerca de una realidad que no es otra sino la que está aquí? ¿Por qué me preocupa y me ocupa tanto hacer las cosas que he creído que otros esperan ver de mí o incluso algo tan estúpido como lograr algo por lo cual otros sientan envidia? Pero lo peor es cuando, a pesar de tomar consciencia de esos momentos, y evidenciar lo vacío y pretensioso de todo ello, esa basura mental sigue ahí y continúa emergiendo en una cantidad de formas que, tengo que reconocer en honestidad conmigo mismo, fueron parte de algo que me ha llevado a crecer y crearme a mí mismo de esta forma, con estas consecuencias de mi día a día, porque es ahora, después de ir a esta última ceremonia con esta pregunta: ¿Cuál es la labor que me corresponde hacer en este mundo por esta vida? Para poder hacerla expresando mi máximo potencial en esta vida, y poner esta labor al servicio de la vida misma?

Confieso que he tenido estos momentos y proyecciones en los que me veo pidiendo por la respuesta a estas preguntas al Portal, e irónicamente en la serie de Reptilianos pude encontrar justamente estas entrevistas sobre el propósito en EQAFE; en esta imagen/proyección, lo único que puedo ver es al Portal diciéndome exactamente aquello que ya sé que va a responderme: “Si esperas que te de las respuestas que estás buscando, lamento decirte que no es así, porque estás buscando por esas respuestas en separación de ti mismo”, y sería cierto y sería la verdad, porque estoy bajo la creencia de que trasladándome a otro lado a buscar “la respuesta”, sólo es como yo diciendo: “necesito una explicación para esto, necesito que alguien me ayude a justificar el miedo que siento a estar en ese momento de estar en el círculo con Santiago, porque en realidad dentro de mí no he soltado la lucha que siento de simplemente creer que mi ego ha sido herido y más importante aún, que a algún otro además de mí, le importa un bledo si mis sentimientos están heridos o no… es decir, ¿son alguno de estos sentimientos y emociones que siento algo real? O es que ¿sólo están definidos por mis ideas, creencias o experiencias del pasado?


Estando en la casa de un amigo al que visité recientemente, hubo un momento en el que él se fue, y me dejó solo en su cuarto un instante, y curiosamente sentí enojo por el sólo hecho de que se fuera (como un bebé que reaccionaba ante la presencia o ausencia de una persona – en especial los padres) o que en algunos momentos no me diera la respuesta o incluso que manifestara la experiencia que quiero, como recibir un “Muvieri” el cual, no he aprendido a utilizar, pues en realidad tengo uno, el que yo me hice a mí mismo… pero relacioné el “tener o recibir un Muvieri” con “honor” y por consecuente = “aceptación que no me he dado a mí mismo, honor que no me estoy guardando a mí mismo primero”, porque en realidad me estoy esforzando por hacer muchas cosas afuera para que las personas “me vean y me respeten” pero ¿Qué trabajo estoy haciendo en mí mismo realmente excepto seguir las palabras de otros, sobre las cuales muchas veces llego a actuar sin siquiera estar de acuerdo, pero ya sabes, siempre es mucho más fácil “dejar que otro lleve la batuta”, es simplemente “más fácil” porque entonces la responsabilidad de los actos gira entorno de “aquel otro” a quien yo decido otorgarle la dirección de mi vida y de mi responsabilidad, el cual se sienta en una pirámide desde la cual no sólo lo que ocurre en la ceremonia “hace un guía” a la persona en dicha pirámide en el contexto de la ceremonia, la ceremonia invade y toca cada aspecto de la vida, y aparentemente dicha persona tiene derecho e inherencia sobre cada aspecto de tu vida – lo cual juega también como erotismo en los juegos de dominación, en esta necesidad de delegarle la responsabilidad de nuestro placer a otro y la responsabilidad por nuestra vida e integridad física, sobre la cual podremos culparlo posteriormente… - y al final, este sentimiento que no he logrado “apalabrar”, en y hacia el líder de esta ceremonia con los Indios Americanos, se ha vuelto “eso”, la perfecta “justificación” de mi actuar o de mi “no actuar”, ante ciertas situaciones o circunstancias, por tratar de “escalar” en una pirámide, en la cual pudiera probar que mis argumentos son “correctos o válidos” y porque YO SOY correcto o válido, pero sólo a través de la búsqueda de y por la “aprobación” de otros.

Con esto, no estoy diciendo que necesito hacer un berrinche ante mi Temaztlani, simplemente puedo darme cuenta ahora de que había vuelto para cumplir con el último acto que no había logrado perdonarme dentro de y en el contexto de las ceremonias = cerrar el ciclo como corresponde> entregando tabaco, lo cual es el acto simbólico para poder pedir permiso al realizar la labor y de igual modo el que se entrega al concluirla.

Es irónico porque ciertamente ese ha sido el “resentimiento que le guardé a las medicinas sagradas” = que no hicieran el trabajo por mí y ya! Que no hubiera “ESE LUGAR ALLÍ AFUERA” que fuera a darme todas las respuestas o incluso todas las justificaciones que me he dado a mí mismo día tras día, para no responder por mis propias preguntas Lol; y luego ese enojo lo llevé hacia una persona o lo proyecté en la manifestación de una idea/imagen que yo utilicé y abuse en mi mente de dichas personas, al colocarlas exactamente en la presentación que yo quiero ver y “vivir”, pero que sólo ocurre en mi mente y, al no verlo manifestado de manera real en lo físico es entonces que me frustro y culpo a las personas por no hacer exactamente lo que quiero vivir y experimentar…
Sólo yo puedo responder y asumir la responsabilidad de esa respuesta, porque sólo yo puedo sentir exactamente “eso” que siento, sólo yo puedo nombrarlo, sólo yo puedo parar el caos que he creado dentro de mí mismo, porque sólo yo puedo saber lo que estoy sintiendo, sólo yo puedo comprender lo que estoy sintiendo, sólo yo puedo asumir responsabilidad por las decisiones y movimientos que haga en mi vida, porque sólo yo soy el que actúa a través de sus propias palabras y de cómo las vivo y las defino, y si las utilizo para esconderme o para enfrentarme, porque aparentemente es más fácil vivir a través de las palabras de otros llamándolas “mis justificaciones”, siendo que, nuevamente estoy tomando la imagen de esa persona en mi mente y usándola a mi conveniencia, imaginando cualquier escenario en el que justifico el abuso de mis palabras y de mi sentir, porque sólo allí, dentro de la intimidad de mi mente es donde he permitido y aceptado que otros tomen la dirección de mi vida a través de lo que me digan, o lo que me digan que aparentemente significa eso que estoy sintiendo y cómo debería sentirme al respecto de ESO que estoy sintiendo,  sus palabras se vuelven entonces en las justificaciones que me presento a mí mismo en mi propia mente a manera de ideas o pensamientos que he llegado a establecer en y como mi mente, como estas imágenes de mí mismo en un momento en el que puedo expresar lo que sea en un instante, porque aparentemente soy Dios adentro, (y entonces, el concepto de una realidad virtual se vuelve “viable” lol,) y puedo hacer lo que quiera adentro y abusar de quien sea adentro, porque no hay “consecuencias”, cuando la verdad es que a cada momento estoy generando las consecuencias que yo entonces experimento en mi vida, que irónicamente es también “La otra/siguiente vida”, esa que no quiero ver de mí, sintiéndome impotente y un perdedor, y un fracasado y un inútil y un estúpido, y un largo etcétera de los mismos condicionamientos que, en algún momento escuché de igual modo de alguien, y le creí a dicha persona, porque en aquel entonces, la imagen de EL ADULTO para mí, era una imagen a la que se debía guardar respeto, pues mis padres parecían un ejemplo ideal de amor que, al siempre cuidar de mí; es como si, siendo un niño, hubiese relacionado entonces la idea de que, los adultos, quienes eran en un inicio los que cuidaban de mí, debían de representar la misma imagen de responsabilidad y amor en todos los seres humanos ADULTOS, hasta que finalmente uno escucha de los propios maestros, quienes son aquellos a quienes luego somos confiados en y por el sistema educativo, nos muestran una y otra vez en tablas de números que aparentemente establecen el valor de nuestra “inteligencia, capacidad, potencial” para hacernos saber qué tan capaces, aptos o estúpidos somos, y lo creemos, y creemos sólo en aquellas habilidades y puntos que son aplaudidos por nuestros maestros.

Lo irónico es que ni siquiera nuestros maestros, podrían dar esas respuestas para sus propios problemas que ellos de igual modo aún no se atreven a responder por sí mismos, así como todos estamos en el mismo proceso que sólo a cada uno de nosotros nos corresponde hacer, y no, yo no soy el juez de nadie, ni siquiera de mí mismo, porque a fin de cuentas = todo esto que estoy enfrentando dentro de mí, es el resultado de un programa, de las consecuencias manifestadas que venimos cargando por generaciones. ¿Para qué fastidiarme a mí mismo tomándome personal la mierda que ni siquiera entendía el modo en el que me encontraba instaurando y engendrando dentro de mí mismo?

Eso que siento cuando me siento frente al fuego, eso que es tan “Antiguo, que es tan sabio, que es tan suficiente de sí mismo”, eso que he definido en separación de mí mismo, es también un reflejo de mí mismo, porque ese “calor” que cada uno siente y que define en cualesquiera de sus infinitas formas, es la experiencia de sí mismos en y como eso que están sintiendo. Cuando la gente le reza a la Virgen, a Jesús, a Allah, Jabe, Satanas, Odín, y ven ESO que en realidad habla más de lo que están sintiendo, y de eso que de igual modo somos capaces de invocar y manifestar en y a través de nosotros mismos y nuestro propio ser, porque somos ESE, YO SOY, que pronunciamos en nuestras afirmaciones diarias, en las afirmaciones que resultan de nuestros pensamientos, palabras, acciones, obras, y todo lo que en ella va implícito, desde la intención hasta la muerte de dichos infinitos ciclos de vida y muerte, entre una vida a la luz del día, y otra a raíz de la noche en los sueños, donde de igual modo también estamos participando de una determinada forma. Esa ofrenda que doy al fuego, jamás es poca, porque la implicación de la existencia misma de ese tabaco, es ya tan ancestral, tan suficiente de sí misma, que siempre, por pequeña que pueda parecer, es siempre suficiente en y de sí misma. Aunque, sólo y siempre que sea con esa consciencia y consistencia. Es extraño lo mucho que parece que simplemente brinco de un momento a otro, donde en un respiro tengo claridad de una determinada circunstancia y al siguiente ya no, o simplemente como que mi mente se queda “satisfecha” con esa creencia de que ya “me di una explicación o ya pasé a través del problema porque ya lo entendí, cuando en realidad aún me falta caminar la corrección de ese patrón de “evasión de la honestidad conmigo mismo”, la cual esencialmente emerge cuando me olvido de mi propio respiro, y esencialmente a cada momento que dejo pasar como si nada.


viernes, 21 de febrero de 2020

Mi jornada hacia la Vida, Día 1924, Parando el conflicto interno hacia el sexo opuesto 2

Sé que había dicho que ya no iba a volver a ninguna ceremonia de Ayahuasca, sin embargo decidí volver a tomar porque así como era innegable que la labor que realmente tenía que hacer quedaría pendiente. También era innegable que en este camino que decidí caminar, encontraría herramientas que me servirían para llevar a cabo dicho trabajo.

En conversaciones recientes con mi temaztlani, le comenté acerca de mi inquietud por llegar a conocer mi destino, y sobre mi inquietud por conocer y responder esta duda que llevo dentro de mí desde que llegue a este proceso con Desteni: ¿A donde lleva este proceso? (Lo cual irónicamente se empalma con las entrevistas que he visto recientemente de los Reptilianos en una pregunta muy similar, pero que al momento de escucharla cambió literalmente el enfoque del problema en mi propia pregunta: ¿Por qué estás caminando este proceso?. Llegaré a eso más adelante)

Me sorprendió y molestó su respuesta, la cual vino prácticamente de manera inmediata: No vas a ninguna parte...

Y ante una respuesta reactiva yo de igual modo en mi deshonestidad genere una emoción igualmente reactiva la cual fue este resentimiento que volvió una y otra vez en recuerdos de esa conversación, pero donde ahora me vería a mi mismo respondiendo a esa imagen mental del temaztlani, en una forma violenta y reactiva, como tratando de desquitar en mi mente a toda costa el enojo que sentía por haberme dado esa respuesta...

Sin embargo, dentro de mi no quería ver que mi enojo, no era hacia la persona que realizó la pregunta, sino a mi mismo, porque claramente me he visto a mi mismo haciéndome pendejo en la tarea que ya sé que tengo que hacer, el proceso y compromiso que no he querido concluir, esta deuda conmigo mismo que es el darme este momento de vaciar la mierda qué hay en mi interior. Y se que mi viaje a Panamá para encontrarme con los Destonians, no cambiará ni responderá la pregunta que yo mismo no estoy dispuesto a responder; la cual no me he dado la oportunidad de hacer.

Y si, es verdad que ninguna medicina sagrada puede hacer el trabajo por mi, sin embargo, me encuentro profundamente agradecido con la oportunidad que las mismas representan para poder parase un instante desde un punto de vista distinto, para corregir y alinear lo necesario, con una labor dedicada a hacer los cambios necesarios en nuestro día a día: lo cual es lo que quiero cambiar = quiero mejorar la relación con mis padres? Tengo que sanar lo necesario en los puntos que he visto que detonó el conflicto, empezando por mis propias reacciones. Quiero ganar más dinero? Entonces cambiaré mi actitud valorándome y apreciándome a mi mismo entregando y sabiendo poner el corazón en cada labor que me toca hacer, incluso aquellas que no me gustan, porque siempre hay algo importante que aprender de ello. Quiero crear una relación con una pareja sexual con quien pueda establecer una amistad, un negocio y un proyecto futuro? Tengo que corregir las actitudes que ya se que tengo que cambiar, sabiendo respetarme y respetar al otro, apoyarme y apoyar, considerar si es igual modo quiero ser considerado, sabiendo hablar con la verdad, con apertura e intimidad para saber compartir lo que existe dentro y fuera de mi.

 El fin de semana pasado en la ceremonia de Ayahuasca lleve una pregunta al Circulo Sagrado, y esta fue: Quiero saber cuál es la labor que me corresponde hacer en esta vida para poder alcanzar mi máximo potencial por esta vida y ponerlo al servicio de la vida. En mitad de la ceremonia me tocó asistir a un par de personas con algunas preguntas acerca de sus propios conflictos internos de igual modo pude darme cuenta de que la labor que tanto busco ser en realidad, toda la vida la he venido haciendo, tratando de responder: Cual a mi lugar en este mundo? El que yo esté determinado a crear para mi y los demás. Que tan grande será? Dependerá de aquello que considere o no considere como uno e igual con y cómo la vida misma. No es que tenga que encontrar mi lugar, simplemente es que estaba haciéndome pendejo y por eso me siento perdido

Me perdono a mi mismo por haberme aceptado y permitido a mi mismo crear conflictos con las personas de mi entorno, para no tener que ver dentro de mi las cosas que me han mostrado de mi, desde el espejo que son todos y cada uno de mis compañeros humanos, las cosas que no estoy sabiendo aceptar o valorar de mi, las cosas que yo mismo no me atrevo a realizar o cambiar mientras me quejo, repelo y critico de otros, como si yo estuviera en alguna posición de superioridad por caminar este proceso o haber vivido tal o cual experiencia, que aparentemente me hace “más espiritual? Más dedicado?” Se bien que no es así, porque puedo ver lo mucho que me evado en mis actividades diarias, en las cosas que quiero cambiar afuera sin antes cambiar adentro.

Me perdono a mi mismo por no haberme aceptado y permitido a mi mismo saber reconocer en honestidad conmigo mismo, que no es culpa de los demás el no verme a mi o progresar, no importa a donde vaya, mi camino es siempre aquí conmigo; porque ya me cansé de pretender ser fuerte, de que nada me duele y que nada me afecta, ya me canse de tratar de conseguir el reconocimiento de otros haciendo solo las cosas que pueden aplaudirme, para no tener que enfrentarme a mi mismo, apreciarme a mi mismo, y saber amarme a mi mismo así este cometiendo muchos errores, lo cual entonces es una gran señal de que realmente estoy haciendo el proceso de cambio, sin importar con quien camine o con quien esté, mientras yo no tome las acciones necesarias y haga los cambios dentro de mi; igual puedo encontrarme en el 1er mundo o tener todo el dinero que quiera o a la oreja que desee, pero seguiré sintiéndome vacío y perdido por dentro. Por no tener el valor de levantarme

Me perdono a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo crear este conflicto interno a las mujeres para evadir aquellos puntos donde puedo ver con claridad que no estoy asumiendo responsabilidad por mí mismo, donde entonces la proyección de culpa hacia las mujeres, es apenas el chivo expiatorio para no ver dentro de aquellos puntos que de hecho me avergüenza ver y reconocer en honestidad conmigo mismo